La desgracia de la Mujer Guapa

Lo reconozco, me intimidan las mujeres guapas. A los hombres guapos directamente los odio o trato de ignorarlos. Pero esto es un complejo  del que hablaré con el sicoterapeuta y que no viene al caso de este post. Una mujer guapa es muy difícil de gestionar. Te hacen sentir invisible, transparente o, directamente, con todas tus vergüenzas al aire. Me refiero, naturalmente,  a las vergüenzas psicológicas. Me veo en el pasado, en el presente y en el futuro intentando normalizar el contacto con las mujeres guapas y fracasando, que es gerundio.

El caso extremo, verbi gratia, tuvo su cima en el festival de cine de San Sebastián,  cuando al quedarme a solas en un salón del Maria Cristina con Lauren Bacall directamente perdí palabra y casi me desmayo intentando farfullar tres frases en inglés.  La mirada de sorna que me dedicó la protagonista de “Tener o no tener” la llevaré grabada a fuego durante el resto de mi vida.  Los hombres no sabemos como comportarnos con ese tipo de mujeres y así nos va. Nuestro limitado repertorio va desde el gruñido gutural, al servilismo o al ridículo. La peor de las enfermedades en las que se puede caer un hombre en una relación con la mujer guapa  es el pagafantismo.

Por eso creo, hay  muchos que se van  al extremo opuesto y directamente ignoran a esas mujeres. Porque parten de la base de que nunca estarán a la altura. Y eso es una desgracia para la mujer guapa.

Ellas piensan en su belleza como ventaja pero, amigas, siempre será una desgracia. Están  condenadas a un desolador mundo de hombres patéticos, balbuceantes, sobreactuados o directamente gilipollas.   No se preocupen, hay esperanza. Las mujeres  con la edad maduran y se hacen más sabias y sensatas.  Los hombres con los años se infantilizan y cada vez se compran juguetes más caros.  El cambio social y de roles permitirá a la mujer descartar a esos hombres y directamente acudir al género no manoseado. Si usted es una mujer guapa no lo dude, rompa la brecha generacional  y busque a los jovencitos.  A los hombres  les lleva toda la vida funcionando esa  misma táctica.

ps

hoy es 2 de marzo, pues eso, zorionak

Aste Nagusia, Semana Grande de Bilbao III, Programa de folk y Deportes

The Pogues

OJO! ESTE POST ES DEL 2007

PARA VER LA PROGRAMACIÓN DEL 2008 PULSAR AQUÍ

Se va a acercando la Aste Nagusia de Bilbao y ya estamos todos con los dedos cruzados para que ninguna de las grandes actuaciones cancele a ultima hora. A mi el que más me preocupa es Miguel Bosé que últimamente está suspendiendo conciertos por problemas de afonía pero, lo dicho, crucemos dedos y que todo vaya bien.

Ayer, en EL PAÍS, dedicaban un reportaje a varias fiestas populares del Estado y nos ponían en primer lugar. El titular era “Planes para ir sin blanca” y eso no nos ha gustado demasiado. Si es cierto que Bilbao es una de las, escasas plazas donde los conciertos son gratis, pero es no significa barra libre, oiga. Que luego llega Odón Elorza y hace comparaciones odiosas entres su limpia, silenciosa, ordenada Aste Nagusia y nuestra Semana Grande multitudinaria, ruidosa y popular. Qué queréis que os diga, entre una cosa y otra, me quedo con esta.

Lo que decía EL PAÍS era:

“En el cartelón musical de agosto coinciden varias “semanas grandes” en distintas ciudades. Pero en Bilbao la programación de la Aste Nagusia incluye prácticamente los mismos artistas que en las demás juntas y amplía. Aparte de por número (más de 300 actividades y decenas de conciertos), la de Bilbao es la semana enorme, porque no hay excepciones a la gratuidad. El punk ochentero del grupo irlandés The Pogues y el rock de Los Inconscientes (18 de agosto) abren los conciertos en Botica Vieja. Allí estarán también Dover (el 19); Álex Ubago; la elite del hip-hop con los zaragozanos Violadores del Verso y el rapero sevillano Tote King (el 21); el vitalista rock flamenco de Los Delinqüentes,El Arrebato y su disco con las historias de andar por casa de Un cuartito pa mis cosas (el 22). El 23 le toca a los míticos Barón Rojo, en su 25º aniversario roquero; el 24 de agosto, después de recorrer Suramérica, llega Mägo de Oz, y cierra Miguel Bosé el 25 (todos en Botica Vieja, a partir de las 24.00).

El otro escenario bilbaíno es Abandoibarra, con alquimias insospechadas: aquí caben, a partir de las 23.30) Nena Daconte (día 18), el grupo revelación de los Premios de la Música, y María Dolores Pradera con Los Sabandeños (19 de agosto). Más nostalgia mezclada con vanguardia: La Unión (20 de agosto) y Pignoise (el 24), y el funk electrónico de Spektrum (25).

La vena folclórica arranca con los gallegos Milladoiro (el 18), y sigue con el gospel de la Northern Kentucky Brotherhood Singers (19 de agosto). Quizá lo más exquisito del cartel es el trompetista Randy Brecker -ha grabado discos y actuado con Sinatra, Frank Zappa o Springsteen- y la Pirineos Jazz Orchestra (el 22). Todos, en la plaza Nueva, a las 24.00.”

Ahora os dejo con el programa de folk y deportes que han elaborado mis compis…

Seguir leyendo “Aste Nagusia, Semana Grande de Bilbao III, Programa de folk y Deportes”

La mejor vista de la Concha (y perdón a los argentinos)

Acabo de asistir a mi enésimo curso de verano de la Universidad del País Vasco y a la maravilla intelectual de escuchar a gente inteligente y tocarte durante dos días la barriga se une la maravilla estética de disfrutar de la sede: el Palacio de Miramar donostiarra. En este Palacio hemos grabado a lo largo de estos años Cursos de Verano, Conferencias y hasta Consejos de Gobierno. Todo queda reflejado en este video.

La reina regente María Cristina (ya sabéis la de la canción María Cristina me quiere gobernar y yo le sigo le sigo la corriente…) mandó construir a fines del siglo XIX este palacio para acoger a la Corte durante el verano. Siguiendo las modas de la época, quiso un edificio inspirado en las casas de campo inglesas para lo que contrató a un arquitecto hijo de la Gran Bretaña. La ubicación del palacio es de las que a cualquier promotor inmobiliario hace salivar sólo con verla. Sobre la loma que termina en el Pico del Loro, punto de separación entre las playas de La Concha y Ondarreta, la zona ofrece la mejor vista de la bahía y la ciudad. En la actualidad, el parque está abierto para todo el mundo. Te puedes sentar en su verde césped y sentirte por unos momentos como un potentado.

El Palacio tiene una cafetería con menú del día apañado para la gente que acude a los cursos y (recomendación en voz baja), ahora que está lleno de estudiantes, si pones cara de empollón podrás moverte libremente por todo el palacio e incluso asistir a una clase magistral en alguna de sus aulas. (Pero que conste que yo no os he dicho nada)

La mejor vista de la Concha (y perdón a los argentinos)

Acabo de asistir a mi enésimo curso de verano de la Universidad del País Vasco y a la maravilla intelectual de escuchar a gente inteligente y tocarte durante dos días la barriga se une la maravilla estética de disfrutar de la sede: el Palacio de Miramar donostiarra. En este Palacio hemos grabado a lo largo de estos años Cursos de Verano, Conferencias y hasta Consejos de Gobierno. Todo queda reflejado en este video.

La reina regente María Cristina (ya sabéis la de la canción María Cristina me quiere gobernar y yo le sigo le sigo la corriente…) mandó construir a fines del siglo XIX este palacio para acoger a la Corte durante el verano. Siguiendo las modas de la época, quiso un edificio inspirado en las casas de campo inglesas para lo que contrató a un arquitecto hijo de la Gran Bretaña. La ubicación del palacio es de las que a cualquier promotor inmobiliario hace salivar sólo con verla. Sobre la loma que termina en el Pico del Loro, punto de separación entre las playas de La Concha y Ondarreta, la zona ofrece la mejor vista de la bahía y la ciudad. En la actualidad, el parque está abierto para todo el mundo. Te puedes sentar en su verde césped y sentirte por unos momentos como un potentado.

El Palacio tiene una cafetería con menú del día apañado para la gente que acude a los cursos y (recomendación en voz baja), ahora que está lleno de estudiantes, si pones cara de empollón podrás moverte libremente por todo el palacio e incluso asistir a una clase magistral en alguna de sus aulas. (Pero que conste que yo no os he dicho nada)