Un cuento de Navidad

Me pide Ashet el comunactivo que le cuente, ahora que estamos en puertas,  que es lo más y  lo que menos me gusta de la Navidad.  Haré trampas y no responderé o responderé a mi manera. Ahí va:

Maria trabaja hasta tarde. Era maestra en un colegio privado pero ahora limpia casas. José está regulado, cobra menos que antes y, entre los dos, casi llegan a fin de mes. Un descuido  no planificado hace que ahora estén esperando un bebé. Es el tercer mes de embarazo y Maria decide ir a una clínica sin decirle nada a José. Espera en una habitación llena de chicas jovencitas y ella, que ya roza los cuarenta, se da cuenta que el suyo no es un caso raro. Habla con un sicólogo, que le trata con cariño, le anestesian localmente, y pese a todo nota como algo le hurga  por dentro. “Reposa” le dicen, le secan el sudor,  y al de una hora, se levanta con cuidado y coge el metro hasta su casa. Jesús no nacerá estas navidades.

Ron Cobb

María es negra como el carbón. Salió con su novio José, de su aldea,  rumbo a esa Europa que tanto brilla en la televisión que, a veces,  a podido ver en la cantina de la ciudad africana  cuando han acudido al mercado. En el desierto José no ha podido seguir, se quejaba de que le dolían los riñones y los guías le han prometido que cuando regresen le ayudarán. Le dejan un bidón de agua que sólo le alcanzará para siete días. Desde que se ha quedado sola,  María ha sido sistemáticamente violada por aquellos a los que pagó para que la llevaran a las costas del Sahara. Es inutil resistirse, la alternativa es quedarse en el desierto o una paliza. Para cuando, al cabo de un par de meses, el cayuco parte, Maria está embarazada pero no sabe de quién. Eso le dará igual. Una tormenta hace que el motor quede anegado y deje de funcionar. Cuando el buque  de rescate  llegue a la pequeña embarcación María y otras doce personas habrán muerto de sed y de frío. Jesús, su hijo, no nacerá estas navidades.

Miriam tiene un permiso del ejercito israelí para cruzar la frontera de Gaza y llegar hasta Cisjordania donde su madre está agonizando. Cada día cientos de personas agitan sus papeles y los soldados, apenas unos niños, miran con odio a la multitud y gritan que hoy no se podrá pasar que quizás mañana. Hoy la gente está especialmente nerviosa, se ha corrido el bulo de que las puertas metálicas se van a abrir y de repente todo el mundo corre, todo el mundo se agita. Una persona cae. Es una avalancha. Los soldados desbordados agitan sus porras, la marea humana se calma. Tres personas están en el suelo, sin vida. Un anciano, Miriam y el hijo que lleva en su vientre. Jesús tampoco nacerá estas navidades.

Un delfín arrulla al feto que sabe que está gestando. Desde que su inteligencia y su instinto le han enseñado que pronto habrá un nuevo miembro en el grupo su alegría es más intensa si cabe. Hoy se han acercado a comer los pequeños peces que llegan  hasta las arena. De repente un estruendo se ha empezado a escuchar y la comunición ha sido ya imposible. Un ardor blanco ha destellado en su lomo. Duele, y cada vez está más débil. Ve a sus compañeros agonizar y el agua toma el color de la sangre. El delfín hembra no lo sabe pero ha acabado su vida en la bahía japonesa de Taiji donde, cada año, cientos de delfines son arponeados por pescadores que les acusan de acabar con los bancos de peces.

Bienaventurados los mansos porque ellos heredaran la tierra…

Elogio de la Melancolía

“El peor enemigo de nuestra felicidad es la imagen de la felicidad que nos venden”.

No recuerdo donde leí este comentario y siento no poder citar a su autor, pero no puedo estar más de acuerdo. Vivimos en una sociedad profundamente infeliz porque la fachada que hay que proyectar a los demás, siempre e ineludiblemente, es la del éxito. Somos una sociedad adolescente en la que, frente a valores como la inteligencia, o la urbanidad se vende (nos venden) valores como la juventud o una rebeldía de salón. Y, atención, brothers & sisters, hace algún tiempo descubrí que uno sólo es joven durante unos escasos diez años de la vida. Eso sí, muchos se aferran a una perpetua adolescencia mental. El resto de nuestras existencias, según nos cuentan nuestros queridos publicistas, debiéramos estar condenados a la fustración y a la amargura. Somos infelices porque podemos pensar en serlo. Las sociedades más felices son curiosamente las más pobres. Como muy bien decía el doctor Corbalán nadie en un poblado de África tiene tiempo para pensar en su felicidad. Tienen bastante con planear cómo conseguirán dar de comer a sus hijos cada día.

Así que yo, blanco, occidental, y habitante de una de las regiones más ricas del planeta reivindico el poder de la melancolía, una melancolía inconformista y pesimista. Una melancolía irónica y descreída. Un risa ante lo inevitable, un luchar contra lo que sabes de antemano que te va a derrotar porque, sólo con el fracaso se aprecian los éxitos. Dice, en un poema, el poeta venezolano Rafael Cadenas que “el éxito es el fracaso asumido, y el éxito no asumido es el fracaso”.

La suerte de este trabajo de periodista que, testarudamente, decidí para mi vida cuando sólo tenía cuatro años, es la de encontrarte con personas tan inteligentes, irónicas y divertidas como el filósofo y hermeneuta Andrés Ortiz-Osés. Grabar sus palabras y transmitirlas para que otros las aprovechen. Compartir el conocimiento como se comparte con los amigos un buen vino. Os dejo con su reflexión sobre la melancolía. Yo, ni aunque viviera mil años, podría decir algo que fuera, tan sólo, la mitad de lúcido.

Si queréis contemplar toda su charla podéis hacerlo en el canal Forum de www.deusto.tv.

Homicidas con volante y ruedas

Hoy es el Día Contra La Violencia Vial. El tráfico ya se ha convertido en la principal causa de muerte violenta en Europa. En lo que llevamos de año, y a pesar del descenso provocado por medidas como el carnet por puntos, en España han muerto en la carretera más de 3000 personas. La perdida de vidas humanas que se produce en la circulación es equiparable a una pandemia y en este día yo recuerdo a Enaitz Iriondo y a Helena Castillo Zapata. También mando un abrazo a esas mujeres, sus madres, que han tomado la decisión de luchar para que no vuelva a ocurrir lo que les pasó a sus hijos. Mi cariño para Rosa María Trinidad y Flor Zapata y para todos aquellos que han perdido a seres queridos por la Violencia Vial.

Porque, dejemos las cosas claras. No debiera tener la misma valoración penal para el infractor causar un accidente (y recalco la palabra accidente) que matar por una conducción temeraria, agresiva o simple y llanamente homicida. Me comentaba un amigo jurista que, en España, matar con la ayuda de un automóvil sale prácticamente gratis a efectos penales. Las leyes deben cambiar y deben ser más duras para aquellos que ponen en peligro y matan a otros con sus vehículos.


“Ese día yo circulaba bastante rápido
Y el otro rodaba sólo un poco rápido
Respetemos siempre las limitaciones de velocidad”
Seguir leyendo “Homicidas con volante y ruedas”

La Humanidad está sobrevalorada

Hola, soy Pekka-Erik Auvinen, de 18 años, varón de Finlandia, hoy estoy muerto, pero ayer, antes de volarme la cabeza, he asesinado a ocho personas que pasaban por allí.

Me defino: Soy un cínico existencialista, un humanista antihumanos, un socialdarwinista antisocial, un idealista realista y un ateo amante de Dios. (La escritura lo aguanta todo, en realidad con 18 años soy (era) un pobre imbécil que ha visto demasiadas películas, que ha leído pocos libros y que ha dado y recibido muy poco amor a, y de, otros seres humanos).

Probablemente diréis que estoy loco, chiflado, psicópata, criminal o basura de esa. No, la verdad es que soy sólo un animal, un humano, un individuo, un disidente.Ya he tenido bastante. No quiero ser parte de esta jodida sociedad. Como otras personas sabias han dicho en el pasado, no merece la pena salvar a la raza humana o luchar por ella, sólo merece la pena matar. (Entre mis referencias intelectuales están Halo3, “Mi lucha” de Adolf Hitler, y alguna que otra serie de televisión. Desgraciadamente como soy un inmaduro y soy incapaz de sentir la menor empatía, todas esas referencias han organizado un cacao inmenso en mi, ya de por si, desolado cerebro. Desgraciadamente con que una chica se hubiera fijado en mi patética persona o con que hubiera tenido un amigo que me hubiera escuchado hubiera caído del lado de los buenos. Pero he traspasado la delgada linea roja y ahora entraré en la efímera historia como un patético perdedor que ha arruinado otros proyectos vitales. Si hubiera nacido en, por ejemplo África, sin todas las riquezas y oportunidades que me han dado y que he desaprovechado, habría tenido que trabajar desde los 12 años y posiblemente huir en una patera de mi país. Eso, sin duda, me hubiera hecho crecer como persona y hubiera sido definitivamente más feliz.)

Prefiero luchar y morir que vivir una larga e infeliz vida.Y recordad que esta es mi guerra, mis ideas, mis planes. No culpéis a nadie más por mis acciones. No culpéis a mis padres o mis amigos. Esta es mi guerra: un hombre solo contra la humanidad, contra los gobiernos y contra las masas de mente débil del mundo. ¡Sin piedad con la escoria de la tierra! ¡LA HUMANIDAD ESTÁ SOBREVALORADA! ¡Es hora de volver a la senda de la SELECCIÓN NATURAL Y LA SUPERVIVENCIA DEL MÁS CAPAZ. (Al igual que los terroristas machistas que siempre se suicidan cuando ya han matado a sus parejas mi torpe visión de la existencia no ha impedido que joda a un montón de seres humanos antes de ser consecuente y meterme la pistola en la boca. En eso he acertado; la humanidad está sobrevalorada desde el momento que es capaz de generar capullos integrales como yo. Es una pena, pero no he tenido el tiempo suficiente para darme cuenta de que para mejorar, para crecer, para comprender y disfrutar es necesario vivir y dejar vivir).

en negrita lo que sí dijo Pekka-Erik Auvinen

ps. la cita “la humanidad está sobrevalorada” está extraída del episodio piloto de la serie House, lo que demuestra que la contemplación de una obra de ficción no siempre lleva aparejada la necesaria reflexión

House: “If we don’t talk to them, they can’t lie to us, and we can’t lie to them. Humanity is overrated “

Fin de curso

Bilbao, azul eléctricoEl teléfono languidece, por la ventana entra el resplandor del azul eléctrico del cielo y los amigos y clientes hacen las maletas. Se nota en el aire que mañana comienzan las vacaciones de muchos. Esta semana es de fin de curso, con comidas, despedidas, promesas de quedar durante el mes de agosto en los diferentes destinos vacacionales y de comentar los planes que vendrán después. Yo de momento aún no tengo vacaciones en el horizonte, por lo que, este post sirve para desear lo mejor a los que se van y reflexionar sobre lo que ha dado de sí estos últimos meses.

En lo laboral en nuestra empresa seguimos metidos de lleno en apasionantes proyectos 2.0. Los compañeros, proveedores y/o competidores con los que he hablado en los últimos meses me han hablado de sus ideas. De este año destacaré iniciativas como las que promovieron Eneko Knorr, Josian Paunero y la gente de Iurismatica. Hablo de Bazkaria, la comida de negocios 2.0 de Euskadi una jornada para todos los emprendedores vascos de las nuevas tecnologías de la información.

Otros proyectos que me sorprendieron este año fueron noticia.es, el generador automático de menéames creado por la gente de Adlead. Este año, los que seguimos la actividad de la SPRI vasca hemos tenido la oportunidad de ver actos tan interesantes como el Start Up 2.0, con Rob Malda o el barnetegi tecnológico. También es ya un proyecto consolidado el portal audiovisual de la Universidad de Deusto, deusto.tv, en el que algo hemos tenido que ver. Su page rank, que ha oscilado entre el seis y el siete y sus contendidos dicen mucho de su repercusión. Otros proyectos que he seguido han sido el aupa tú, un meneamé de temas locales del País vasco creado por la televisión pública vasca y que su responsable Lontzo Sainz me invitó a betatestear. Otra herramienta generada por una empresa vasca que he seguido ha sido el ranking de blogs creador por Alianzo, la empresa de Jose Antonio del Moral. Se ha convertido ya en referencia en la bloguesfera y hace una semana uno de mis blogs el pesimista se introducía en sus listas de más visitados en Actualidad y País Vasco.

Como ya dije en otro post, uno de los proyectos que me han gustado ha sido el 11870. En especial me han gustado la potente, juiciosa y elegante comunidad que se ha creado y algunas de sus recomendaciones frikis. Por cierto muchas gracias a Roberto Heredia y a Maestroarmero por el regalito del otro día, muy bien presentado y toda una sorpresa. No se si me olvido de algo o de alguien porque ha sido un curso intenso. En otro post hablaré de los bloggers que he tenido la oportunidad de conocer y tratar este año, todo un mundo lleno de pasión, conocimiento y como dirían los Beach Boys “good vibrations”

90 al fondo, y la orquesta del Titánic sigue tocando

Mientras hablamos de la chirigota del secuestro de la revista EL JUEVES, en el Atlantico se han hundido como negras piedras 90 seres humanos.

Supervivientes del Naufragio, foto de EFE

Entre los inmigrantes que naufragaron la pasada madrugada a menos de 200 kilómetros al sur de Tenerife “había una familia entera de seis hermanos”, de los que “sólo uno ha sobrevivido”. Lo confirmó anoche Austin Taylor, coordinador del equipo de respuesta inmediata en emergencias de la Cruz Roja en Canarias. Taylor añadió que los inmigrantes, entre los 20 y 30 años, aseguraron proceder de Liberia y Ghana, que hablaban “en un inglés perfecto”. Esos fueron los afortunados.

Otros “se hundieron como un trozo de plomo” sin exclamar ni una sola palabra ni un solo grito de queja. Sus músculos estaban agarrotados después de diez días quietos en la misma posición. El peso de sus ropas de abrigo, que llevaban superpuestas para aguantar el frío durante la travesía, causaron el mismo efecto que los plomos de los submarinistas; un rápido descenso hacia las profundidades abisales.

Hoy son 90, mañana otros lo volverán a intentar. África, el Titanic, se sigue hundiendo y los pasajeros de los camarotes de tercera clase no subirán a los botes salvavidas. Mientras, en la prospera Europa la orquesta sigue tocando en la cubierta de primera clase.

(la fantástica fotografía de los supervivientes, que me recuerda a los cuadros africanos de Barceló es copyright EFE)

El efecto menéame, las injusticias y un blog

Helena CastilloAyer comencé a sospechar que algo no era normal cuando, al revisar mi correo, vi un número inusual de comentarios. Todos los días, antes de ir al trabajo mi momento de meditación se convierte en la escritura de una reflexión en alguno de los cuatro blogs que tengo abiertos. Eso me centra y me permite hablar con mis amigos de lo que me preocupa. Además, para un periodista, es un ejercicio de estilo: decir lo que quieres y utilizando los recursos expresivos más adecuados.

Mis amigos saben que odio las injusticias. No hay nada que más me subleve que el poderoso que abusa del débil. Hay asuntos con los que, francamente, no puedo. Uno es el de la violencia de género, al que siempre que tengo ocasión denomino “terrorismo machista”. Otro tema es el de las muertes en la carretera.  Esto también tiene ya una definición que pone las cosas claras: Violencia Vial. Coincido con la gente del Real Automóvil Club para los que he escrito esta semana un guión: “es la pandemia del siglo XXI”. ¿Os imagináis si todas las semanas muriesen por una enfermedad como, por ejemplo, la gripe aviar 200 personas? La alarma sería inmediata, se movilizarían todos los recursos sanitarios y se dispondrían recursos preventivos de carácter extremo. En la carretera eso pasa y ya lo vemos como si formara parte del paisaje.

Por eso hablé, hace meses, del caso Enaitz Iriondo, un asunto que suma a la desgracia la ignominia de un desalmado que pide a los padres que le paguen los daños que sufrió en su coche por atropellar a Enaitz. Ayer, antes de ir a trabajar recuperé un recorte de una esquela de EL PAÍS. Cuando, en su día, vi ese precioso recuerdo me estremecí. Hacía pocos días que mi hermano, Carlos, había muerto también joven y de una muerte repentina e injusta y me sentí conmovido y lleno de solidaridad. Ese pequeño recorte, al que no quise hacer ningún comentario (se comenta sólo) fue recogido en Menéame Meneamé pesimistay mi blog, pensado para poca gente, para mis amigos y los amigos que recojo por la web fue masivamente visitado.

Si queréis que os cuente mis impresiones, ayer sentí varias cosas: la primera orgullo porque mi pequeña contribución fuera tan vista y comentada siendo, como es, un asunto, para mi, de maxima importancia. La segunda impresión fue de cierta incomodidad. Es como, Wordpresssin querer, ser expuesto al escrutinio de un gran ojo público cuando no lo has deseado. La tercera gratitud a todos esos amigos que habéis llegado hasta mi casa; deseo que la consideréis desde ahora como si fuera la vuestra.

links recomendados:

El blog de la Madre de Helena

Stop Accidentes, el caso Enaitz

pesimista.noticia.es

 

pesimista Desde hace unos días está funcionando gracias al servicio noticia.es un “menéame” de malas noticias: pesimista.noticia.es

Noticia.es de la que ya hablé es anteriores entradas en una herramienta simple, potente e intuitiva para crear “menéames” a media. Que tu organización se dedica a la divulgación dl gorgojo de la patata y queréis tener una herramienta para conocer las noticias más relevantes sobre ese apasionante campo, pues esta es la herramienta. Hasta la llegada de noticia.es las personas que querían utilizar el código (abierto) de menéame tenían que programar ese código. Ahora para los ceporretes informáticos como el que escribe, hay todo un mundo de posibilidades a un par de clicks de ratón. Os animo a usar noticia.es.

Y ahora os preguntaréis el porqué pesimista.noticia.es; de ese ejercicio de masoquismo. Os cuento: soy pesimista con respecto al funcionamiento de nuestro género, de nuestra sociedad y de cómo tratamos a la naturaleza. Creo que una dosis de pesimismo constructivo es necesaria. No creo en el pesimismo pasivo, creo en el poder de la denuncia y de la rebelión ante la injusticia. Somos pesimistas pero no somos elementos pasivos de nuestro infortunio. Por eso he creado el blog pesimista.wordpress.com y también pesimista.noticia.es para que tu lo cuentes y te rebeles contra lo que cause tu pesimismo.

Pesimistas del mundo, uníos

“Un pesimista es un optimista bien informado y con la de información que recibimos diariamente no hay demasiados motivos para el optimismo”