El peor viaje del Mundo

sotresHace casi cien años tres individuos hicieron a pie, arrastrando trineos cargados de pertrechos, un viaje que, con el tiempo se catalogó como “el peor viaje del mundo”. Fueron 96 kilómetros que se hicieron en medio de las condiciones climatológicas mas adversas que nadie pudiera imaginar, en la más completa oscuridad. Fue el viaje que realizaron tres miembros de la expedición Terranova que organizó Scott en su intento de llegar a Polo Sur. Una empresa que finalmente le costó la vida a él y cuatro de sus hombres y que es trágicamente recordado porque Amundsen se les adelantó por unos pocos días en la llegada.

Los tres eran Cherry-Garrard, Bowers y Wilson. De los tres el que me provoca una especial admiración es Cherry-Garrard. Cuando Scott anunció que se disponía a conquistar el Polo Sur se presentron más de 1500 voluntarios a una empresa que se presumía cuando menos, arriesgada cuando no posiblemente mortal. El empeño de esos hombres no era conquistar la gloria o territorios para su país, Gran Bretaña. Los ojetivos eran científicos. Simplemente querían saber más sobre unos territorios vírgenes para la Humanidad y compartir lo que investigaran con el resto de los países. Cherry-Garrard se valió de todas sus influencias para ser elegido para esa expedición pero fue sistemáticamente rechazado. Era muy joven, no tenía experiencia científica ni de exploración y era, terriblemte miope. El uso de las gafas estaba completamente decartado en un lugar en el que iba a soportar temparturas de hasta cincuenta grados bajo cero. Finalmente cuando Scott le descartó, Cherry-Garrard ofreció de manera altruista una alta cantidad de dinero para patrocinar la aventura. Ese gesto le supuso ser elegido en última instancia.

Cuando se prepraró el que iba a ser un viaje secundario dentro de los ambiciosos objetivos de Scott, Cherry-Garrard ya había demostrado sobre el terreno polar sus magnifica actitud frente a las dificultades. Su incapacidad para el desaliento, su carácter aglutinador y positivo sobre el resto de los miembros del grupo. Así que Scott decidió que acompañaria a sus dos mejores hombres en el viaje que le les llevó desde el cabo Evans al cabo Crozier. Sobre esa experiencia y sobre el destino de la desgraciada empresa de Scott , Cherry-Garrad escribió el que se   considera unánimente el mejor libre de viajes jamás escrito. Un libro que lleva el título de este post.

La primera expedición estaba destinada a conseguir unos huevos de pingüino emperador, un pájaro que en esa época era un total misterio para la ciencia. El pingüino sólo tiene huevos en el terrible invierno austral, una época en la que temperatura más “calida” es de 36 grados bajo cero. El viaje fue efectivamente terrible, en ese invierno de ventiscas, de oscuridad y de enormes grietas en las que cayeron en más de una ocasión. Unas caídas a las que sobrevivieron, porque iban atados por arneses a sus trineos que les servían de ancla frente a los abismos. Esos hombres anduvieron en sus jornadas peores un kilometro y medio al día y cuando llegaron, agotados al cabo Crozier se enfrentaron a lo peor. Tras conseguir tres huevos de pingüino, de los que dos se le rompieron a Cherry-Garrard porque se tropezó, se prepararón a pasar la noche en una improvisada cabaña creada con sus lonas y con nieve.

Esa terrible noche se abatió sobre ellos un temporal de fuerza descomunal que destrozó su refugio y se llevó por los aires su tienda. Hay que entender lo que eso suponía. Sin tienda, simplemente no tenían ninguna posibilidad de sobrevivir al viaje de vuelta. Esa noche con el el viento aullando sobre sus cabezas, sepultados por la nieve, metidos en sus sacos de dormir, la pasaron cantando himnos y canciones de taberna hasta que quedaron dormidos por el cansancio y la angustia.

Quiso la fortuna que al día siguiente encontraran la tienda incomprensiblemente cerca y emprendieron el viaje de vuelta. El frío, las privaciones, el cansancio les hizo en ocasiones desear la muerte como una alternativa dulce. El sudor que producían sus cuerpos se congelaba y hacía que sus ropas y sus sacos de dormir estuvieran congelados y duros como piedras. Cherry-Garrard contaba que una noche tiritó tan fuerte que pensó que su columna vertebral estaba a punto de romperse. Hicieron turnos en el viaje para que alguién no se durmiera andando porque el cansancio era tan extremo que se dormían durante la marcha mientras tiraban de sus trineos. Frente a todo, frente a las condiciones infames, frente a unas equipaciones que hoy no llevaríamos ni a una excursión de media montaña,  fente a una dieta inadecuada y escasa, esos hombres lo lograron. Fue un triunfo de la voluntad y al final no importó que el objetivo fuera un huevo de pingüino. Simplemente ellos dieron un paso más en su viaje hacia la meta.

Estos días he andado por la nieve, por las montañas,he seguido rutas, he pasado frío. ¿Por qué he elegido hacer eso y no me he quedado a gusto en el calor de mi casa? No lo se. Mientras caminaba pensaba en Apsley Cherry-Garrard, en Robert Falcon Scott y en un huevo de pingüino emperador.

Barnetegi Digital, Blogak 2.0 y el precioso Valle de Ayala

Hoy ha sido un día de esos bonitos. He conocido personalmente a personas  con las que había hablado en decenas de ocasiones y con las que había intercambiado muchos correos electrónicos. Esta mañana me reunía con David Montero de Enpresa Digitala , y Ruben Otero, del European Software Institute. Creo que no falto a la confidencialidad si digo que, nuestra reunión era para para preparar junto con los compañeros de Irontec y de Alianzo,  lo que se presume como una jornada apasionante. El próximo día 24, en el Museo Guggenheim de Bilbao, será la final del  concurso Start Up 2.0 y la intención es ofrecerlo en vivo y en directo.  Para eso estamos trabajando.

Por la tarde, viajaba hasta el Valle de Ayala, en concreto a la preciosa localidad de Quejana. Allí la SPRI, con Álex Crespo  en la organización  desarrollaba el primer Barnetegi Tecnológico. Esta actividad, en un marco de lujo, el hotel Arcos de Quejana,  (muchas gracias a su director Ángel San Mamed por las facilidades que nos proporcionó en nuestra labor) consistía en un “internado” para diez personas.  Los participantes, en su mayoría talluditos, fueron en dos días de concentración,  formados intensivamente en el uso práctico de nuevas tecnologías. Sus profesores, expertos como Ray Fernández, Juanan Pereira o Aitziber Hernández.  Tuvimos la oportunidad de hablar también con Iñaki Suarez, director de Área de la Sociedad de la Información de la SPRI y Txomin Alkorta de EJIE. Lo más gracioso de la tarde fue la “conferencia telefónica” que establecimos,  gracias a Txomin,  con un viejo compañero de batallas el “hacker reciclado” Jose Luis Farelo (queda pendiente la comida…).  Y hablando de los participantes deciros que  me emocionaron los testimonios de gentes como don Sebas Agirretxe, ingeniero industrial de 71 esplendidos años, que se declaraba encantado de poder manejar el mundo de Internet, o Farid Mikhael, con 65 años, dispuesto a no perderse ni uno sólo de los avances que se produzcan en  las TICs a partir de ahora. Con todo ese material ya estamos preparando un vídeo que se mostrará el próximo jueves en Tolosa, en el marco del Día de Internet. Como véis muchas cosas, todas muy rápidas, todas muy emocionantes. Espero poder contaros más los próximos días….

Y si queréis saber cuáles son las empresas finalistas de Start Up 2.0, continuar  leyendo a partir de la rayita (english):

Seguir leyendo “Barnetegi Digital, Blogak 2.0 y el precioso Valle de Ayala”

Los Medios de Comunicación pueden “acabar” con el Cambio Climático

Cambio GlobalLa escritora Connie Willis en su novela “Oveja Mansa” habla de los problemas de una investigadora a la hora de encontrar el origen de las modas que, con periodicidad de una gripe atacan a las sociedades occidentales. La pregunta que intriga a la protagonista es uno de los misterios más grandes de las culturas y sociedades humanas: ¿cómo demonios se originan las modas? ¿De donde salen esas efímeras sociales y/o estéticas modas? Esas modas absurdas,en las que si no estás a la última en el objeto de la moda eres un paria social. Al hablar de estas modas lo hacemos de asuntos que van desde las muñecas Barbie hasta el grunge, de los patinetes a Risto Mejide o Prison Break.Y si hablamos de modas, deberemos hacerlo también, del Cambio Climático y los Medios de Comunicación . Hace unos años, y hablo con conocimiento de causa porque dirigí un programa sobre ecología en Radio EUskadi, llamado “Frontera Azul”, el hablar de temas ecológicos era enfrentarse al desierto. Era una labor ingrata porque, no había interlocutores, salvo los cuatro militantes de grupos ecologistas y algunos abnegados científicos. No había oyentes porque para escuchar una noticia, supongamos, sobre la desertificación del Levante español, había que integrarse dentro de una miltancia medioambiental. El programa duró una temporada en antena y luego se me pidió una reconversión temática. Era demasiado pronto para hablar de algo que no estaba de moda.

Ahora ocurre todo lo contrario. Desde “La verdad incómoda” de Al Gore, el medio que no habla de cambio climático o que no le dedica un amplio reportaje, no está en la “onda” de lo que pide el lector. Y este es un asunto que se retroalimenta. A mayor despliegue de informaciones alarmantes sobre el futuro que nos espera, mayor número de noticias que se generan. Y esas informaciones ya no se integran en secciones exóticas, sino que llevan la etiqueta de economía y sociedad. El asunto es que “El cambio climático” está llegando en los Medios, a un punto de saturación a partir del cual dejará de interesar a los redactores jefes, porque será una tema excesivamente reiterado, y al público porque la saturación equivale a anestesia moral en los destinatarios de la noticia. Y como ejemplo de esto último sólo tenemos que acudir a los, casí cien civiles muertos de media al día en la Guerra Civil de Irak.Forges y el Cambio Clkimatico

Es innegable, a la vista de los datos científicos que, cada vez están más cerca los efectos catástroficos que, para nuestro modo de vida, provocará el Cambio Climático, pero también cada vez existe más indiferencia hacia esos mismos efectos. Y eso por no hablar de los “expertos” que en calculadas operaciones de “grupo de presión” están actuando para minimizar los daños para las grandes corporaciones que provocan, con su actividad, la emisión de CO2 o el efecto invernadero. Esta semana muchos medios recogían la noticia promovida por el grupo de presión ultraliberal “Tennessee Center for Policy Research” en el que se comentaba que Al Gore tiene una elevada factura de la luz en su mansión. Con el mismo sesgo, un economista de prestigio, Xavier Sala i Martin, equiparaba el asunto del Cambio Climático con una crisis de finales del siglo XIX. Entonces la humanidad se enfrentaba a un serio problema medioambiental: el estiércol. La población urbana se disparaba y, dado que el medio de transporte principal eran los coches de caballos, los excrementos se acumulaban peligrosamente causando hedor, enfermedades respiratorias y fiebres tifoideas. Sala i Martin concluía que “los sabios, que proyectaban una explosión demográfica a lo largo del siglo XX, predijeron una crisis ecológica sin precedentes. Han pasado doscientos años y el miedo a morir sepultados por excrementos ecuestres se ha evaporado. Los que no han desaparecido son los sabios catastrofistas. Es como si tuvieran su propia ley de la termodinámica: ni se crean ni se destruyen, sólo se transforman. Ahora nos dicen que durante el siglo XXI el planeta se calentará hasta 6,4 grados, el nivel del mar subirá provocando inundaciones masivas, los huracanes serán más destructivos y habrá más sequías y más inundaciones.” Fin de la cita, menos mal que el fin de la Naturaleza y de nuestro modo de vida  tal y cómo los conocemos es un asunto que se puede equiparar, tan sólo, a la mierda de caballo.

Es posible que el Cambio Climático se convierta en una moda que desaparezca de los medios de comunicación. Es posible (y perdón por la autocita: https://turanzas.wordpress.com/2007/01/14/gracias-por-fumar/ ) que los grupo de presión y los think tanks hagan bien su trabajo y desvien la atención hacia otros asuntos. Lo que probablemente no ocurrirá y para eso está la obstinada realidad, es que el Cambio Climático (y sus perniciosos efectos) desparezcan de nuestra vida cotidiana. Cuando la mitad de España esté desertificada el problema del agua será un asunto de primer orden. Cuando las enferemedades tropicales llamen a la puerta de la próspera Europa será tiempo de preocuparse. Cuando urbanizaciones contruidas, no ya a pie de playa, sino en las propias playas sean devoradas por la marea la moda del Cambio Climático dejará de ser una especulación para ser “una verdad incómoda”. Al menos tan incómoda como pisar un zurullo de caballo con el zapato.

Los Medios de Comunicación pueden “acabar” con el Cambio Climático

Cambio GlobalLa escritora Connie Willis en su novela “Oveja Mansa” habla de los problemas de una investigadora a la hora de encontrar el origen de las modas que, con periodicidad de una gripe atacan a las sociedades occidentales. La pregunta que intriga a la protagonista es uno de los misterios más grandes de las culturas y sociedades humanas: ¿cómo demonios se originan las modas? ¿De donde salen esas efímeras sociales y/o estéticas modas? Esas modas absurdas,en las que si no estás a la última en el objeto de la moda eres un paria social. Al hablar de estas modas lo hacemos de asuntos que van desde las muñecas Barbie hasta el grunge, de los patinetes a Risto Mejide o Prison Break.Y si hablamos de modas, deberemos hacerlo también, del Cambio Climático y los Medios de Comunicación . Hace unos años, y hablo con conocimiento de causa porque dirigí un programa sobre ecología en Radio EUskadi, llamado “Frontera Azul”, el hablar de temas ecológicos era enfrentarse al desierto. Era una labor ingrata porque, no había interlocutores, salvo los cuatro militantes de grupos ecologistas y algunos abnegados científicos. No había oyentes porque para escuchar una noticia, supongamos, sobre la desertificación del Levante español, había que integrarse dentro de una miltancia medioambiental. El programa duró una temporada en antena y luego se me pidió una reconversión temática. Era demasiado pronto para hablar de algo que no estaba de moda.

Ahora ocurre todo lo contrario. Desde “La verdad incómoda” de Al Gore, el medio que no habla de cambio climático o que no le dedica un amplio reportaje, no está en la “onda” de lo que pide el lector. Y este es un asunto que se retroalimenta. A mayor despliegue de informaciones alarmantes sobre el futuro que nos espera, mayor número de noticias que se generan. Y esas informaciones ya no se integran en secciones exóticas, sino que llevan la etiqueta de economía y sociedad. El asunto es que “El cambio climático” está llegando en los Medios, a un punto de saturación a partir del cual dejará de interesar a los redactores jefes, porque será una tema excesivamente reiterado, y al público porque la saturación equivale a anestesia moral en los destinatarios de la noticia. Y como ejemplo de esto último sólo tenemos que acudir a los, casí cien civiles muertos de media al día en la Guerra Civil de Irak.Forges y el Cambio Clkimatico

Es innegable, a la vista de los datos científicos que, cada vez están más cerca los efectos catástroficos que, para nuestro modo de vida, provocará el Cambio Climático, pero también cada vez existe más indiferencia hacia esos mismos efectos. Y eso por no hablar de los “expertos” que en calculadas operaciones de “grupo de presión” están actuando para minimizar los daños para las grandes corporaciones que provocan, con su actividad, la emisión de CO2 o el efecto invernadero. Esta semana muchos medios recogían la noticia promovida por el grupo de presión ultraliberal “Tennessee Center for Policy Research” en el que se comentaba que Al Gore tiene una elevada factura de la luz en su mansión. Con el mismo sesgo, un economista de prestigio, Xavier Sala i Martin, equiparaba el asunto del Cambio Climático con una crisis de finales del siglo XIX. Entonces la humanidad se enfrentaba a un serio problema medioambiental: el estiércol. La población urbana se disparaba y, dado que el medio de transporte principal eran los coches de caballos, los excrementos se acumulaban peligrosamente causando hedor, enfermedades respiratorias y fiebres tifoideas. Sala i Martin concluía que “los sabios, que proyectaban una explosión demográfica a lo largo del siglo XX, predijeron una crisis ecológica sin precedentes. Han pasado doscientos años y el miedo a morir sepultados por excrementos ecuestres se ha evaporado. Los que no han desaparecido son los sabios catastrofistas. Es como si tuvieran su propia ley de la termodinámica: ni se crean ni se destruyen, sólo se transforman. Ahora nos dicen que durante el siglo XXI el planeta se calentará hasta 6,4 grados, el nivel del mar subirá provocando inundaciones masivas, los huracanes serán más destructivos y habrá más sequías y más inundaciones.” Fin de la cita, menos mal que el fin de la Naturaleza y de nuestro modo de vida  tal y cómo los conocemos es un asunto que se puede equiparar, tan sólo, a la mierda de caballo.

Es posible que el Cambio Climático se convierta en una moda que desaparezca de los medios de comunicación. Es posible (y perdón por la autocita: https://turanzas.wordpress.com/2007/01/14/gracias-por-fumar/ ) que los grupo de presión y los think tanks hagan bien su trabajo y desvien la atención hacia otros asuntos. Lo que probablemente no ocurrirá y para eso está la obstinada realidad, es que el Cambio Climático (y sus perniciosos efectos) desparezcan de nuestra vida cotidiana. Cuando la mitad de España esté desertificada el problema del agua será un asunto de primer orden. Cuando las enferemedades tropicales llamen a la puerta de la próspera Europa será tiempo de preocuparse. Cuando urbanizaciones contruidas, no ya a pie de playa, sino en las propias playas sean devoradas por la marea la moda del Cambio Climático dejará de ser una especulación para ser “una verdad incómoda”. Al menos tan incómoda como pisar un zurullo de caballo con el zapato.

El rebaño ciego

En el tema de la ecología y el cambio climático hay dos corrientes de pensamiento. Están los que creen que el mundo se dirige a un desatre irreparable y los que piensan que todo es una exageración de los ecologistas y los medios de comunicación. Como en todo, creo  que la  visión intermedia   suele ser la más acertada.
Mi opinión, y la de muchos que saben más que yo de esos temas, es que vamos camino de un desastre climático, que  conducirá a un desatre social, que, a su vez,  servirá como mecanismo de compensación para detener puntual o definitivamente los desmanes de género humano sobre la Tierra.

el rebaño ciego - John BrunnerDe eso habla el libro que  os recomiendo,  una obra de John Brunner titulada  “El Rebaño ciego” . En este libro, escrito en 1970,  se describe el mundo de principios del Siglo XXI (nuestra época actual). Este mundo imaginado  se aboca el desatre total por la contaminación química y biológica. Los niños mueren de disentería, malaria, tifus, avitaminosis (y no sólo en los países del Tercer Mundo,  también Europa sufre una gran hambruna por la contaminación definitiva y total  del Mediterraneo). Mientras, los adultos contemplan cómo su esperanza de vida se acorta cada día que pasa y  son cada vez más conscientes que no habrá una nueva generación. “El rebaño ciego”, sin embargo, no es panfletario en la denuncia del consumo desenfrenado y la amoralidad empresarial y política. Todos los datos están documentados y son presentados de manera rigurosa. Es un libro que está viendo como muchos de sus presupuestos se están cumpliendo
cuarenta años después.  En el  que no da tiempo para coger cariño a los  personajes  pues estos circulan luchando  en guerras sin sentido y son mutilados  y muertos por las bombas de su propio gobierno o por catástofes naturales y enfermedades.

En la cúpula de ese gobierno está el  Prexy, un presidente de EE. UU.  que es
inútil y un imbécil  y que recuerda terriblemente a George W. . La única esperanza es un antiguo lider universitario, Austin Train, que se esconde bajo falsas identidades, y que tiene una teoría crítica con su presente que cala en grupos de jóvenes idealistas y adultos desencantados.

Muy recomendada su lectura! Para saber más:

John Brunner
Una verdad incómoda
ekopass
http://www.breathingearth.net/
Seguir leyendo “El rebaño ciego”