La desgracia de la Mujer Guapa

Lo reconozco, me intimidan las mujeres guapas. A los hombres guapos directamente los odio o trato de ignorarlos. Pero esto es un complejo  del que hablaré con el sicoterapeuta y que no viene al caso de este post. Una mujer guapa es muy difícil de gestionar. Te hacen sentir invisible, transparente o, directamente, con todas tus vergüenzas al aire. Me refiero, naturalmente,  a las vergüenzas psicológicas. Me veo en el pasado, en el presente y en el futuro intentando normalizar el contacto con las mujeres guapas y fracasando, que es gerundio.

El caso extremo, verbi gratia, tuvo su cima en el festival de cine de San Sebastián,  cuando al quedarme a solas en un salón del Maria Cristina con Lauren Bacall directamente perdí palabra y casi me desmayo intentando farfullar tres frases en inglés.  La mirada de sorna que me dedicó la protagonista de “Tener o no tener” la llevaré grabada a fuego durante el resto de mi vida.  Los hombres no sabemos como comportarnos con ese tipo de mujeres y así nos va. Nuestro limitado repertorio va desde el gruñido gutural, al servilismo o al ridículo. La peor de las enfermedades en las que se puede caer un hombre en una relación con la mujer guapa  es el pagafantismo.

Por eso creo, hay  muchos que se van  al extremo opuesto y directamente ignoran a esas mujeres. Porque parten de la base de que nunca estarán a la altura. Y eso es una desgracia para la mujer guapa.

Ellas piensan en su belleza como ventaja pero, amigas, siempre será una desgracia. Están  condenadas a un desolador mundo de hombres patéticos, balbuceantes, sobreactuados o directamente gilipollas.   No se preocupen, hay esperanza. Las mujeres  con la edad maduran y se hacen más sabias y sensatas.  Los hombres con los años se infantilizan y cada vez se compran juguetes más caros.  El cambio social y de roles permitirá a la mujer descartar a esos hombres y directamente acudir al género no manoseado. Si usted es una mujer guapa no lo dude, rompa la brecha generacional  y busque a los jovencitos.  A los hombres  les lleva toda la vida funcionando esa  misma táctica.

ps

hoy es 2 de marzo, pues eso, zorionak

Violencia de Género: el guardagujas de la Alemania Nazi

¿Hubiesen sido posibles los campos de concentración nazis sin la complicidad de gran parte de la sociedad alemana? Hubiera podido construirse una maquinaria de exterminio si por ejemplo, el humilde guardagujas de una estación perdida, en la ruta de Auswicht, no hubiera accionado el cambio de vías al paso de un convoy lleno de seres humanos destinado al matadero?

¿Sería posible una estadística de mujeres muertas y heridas por la violencia doméstica o el terrorismo machista sin una sociedad que mirara para otro lado? Del número de ataques denunciados sólo un 3 por ciento lo hace la familia. En muchas casas las paredes de papel permiten a los vecinos saber con certeza que en la habitación de al lado le están partiendo la cara a una mujer.

Pero lo peor es la complicidad activa. Convertir esa violencia en un espectáculo morboso. Unir a víctima y a verdugo en un programa de testimonios de telebasura. Banalizar algo tan grave. Son guardagujas de la alemania nazi la audiencia de ese programa que busca una emoción alimenticia que les adormezca la conciencia, los anunciantes que se aprovechan del tirón de la mierda, los directores de la cadena que buscan subir sus puntos de share, las productoras que se pelean por ofrecer carnaza para seguir con el programa, los directores del espacio que llevan al límite a sus redactores para buscar ese testimonio que enganche a la audiencia. Y los redactores; periodistas que bucean en asociaciones, comisarías, grupos de apoyo para conseguir, casi siempre con engaños, que acuda la asustada víctima a un plató de televisión en la  que será un cebo preparado para los lobos.

Yo durante dos meses fui un monstruo, colaboré con los nazis y ayudé a accionar el cambio de vías en uno de esos programas. Fui redactor de la telebasura y busque testimonios. Sólo conseguí una media docena. No me siento nada orgulloso,  pese a que, hace diez años, esos programas eran la peli “Bambi” de Disney comparados con los de ahora. Me pude haber negado, pero necesitaba ese trabajo y durante dos meses me fui para casa sintiéndome sucio y miserable. Me salvó la campana. El programa duró muy poco porque tuvimos la suerte de tener una presentadora mala, mala, mala y ETB lo retiró de su parrilla para poner otra cosa parecida realizada por otra productora. ¿Y si hubiera seguido la cosa? ¿Hubiera sido capaz de plantarme un día, de no accionar la palanca del cambio de agujas?

relacionados:

16 días (contra la violencia de género)
Si eres hombre…
No es no

Hoy, 25 de noviembre es la Jornada Mundial contra la Violencia sobre la Mujer

No es no

No es noUna servilleta del café Nervión, en la ribera de la Ría de Bilbao. A ver si se enteran algunOs cafres que cuando una mujer dice No es NO.

No a la violencia contra las mujeres.

No al terrorismo machista.

¡Hay que decirlo más!

Y sobre todo tenemos que decirlo más los hombres…

Posts relacionados:

16 días contra la violencia de género

Si eres Hombre…
Violencia de Género: el guardagujas de la Alemania Nazi

Si eres hombre…

La Campaña del Lazo blanco que se celebra este día tiene su historia. Historia que comienza en Canadá. En dicho país, a fines de los 80, un hecho -como en España el caso de Ana Orantes-, había conmocionado a todos: el 6 de diciembre de 1989 habían sido asesinadas 14 adolescentes por el solo hecho de cursar una carrera destinada a hombres: el asesino, al grito de “feministas”, se introdujo en la facultad y las mató. A partir de esa fecha un grupo de varones pensaron que tenían la responsabilidad de implicarse e implicar a otros hombres en hacer algo para que cosas así no sucedieran más, y lo primero era dejar de permanecer en silencio. En 1991 inauguraron la primera campaña del lazo blanco, símbolo de la paz, coincidiendo con la semana del 6 de diciembre . La campaña se ha seguido realizando todos los años en esa semana, también alrededor de otras fechas , tales como el día del padre, el día de la mujer o el día contra la violencia contra las mujeres. La campaña se ha transformado actualmente en una ONG que ofrece sus propuestas a quienes lo soliciten, dirigidas especialmente contra la violencia contra las mujeres, pero también contra la violencia masculina sobre otros varones y los niños y niñas.

Es una campaña dirigida a varones, con varios objetivos:

. implicarlos en la lucha contra la violencia contra las mujeres

. contribuir a romper el silencio masculino sobre el tema, y que los varones se pronuncien públicamente en el rechazo a la violencia


. invitarlos a cambiar los modelos machistas y los comportamientos personales machistas, que están en la base de la violencia de género.

Llevar el lazo blanco no significa un acto de culpabilización hacia los varones, ni un certificado de calidad que presentara al que lo lleva como un gran tipo. Ni se lleva para salir en la foto. Llevarlo significa aceptar el compromiso personal de no cometer permitir, ni silenciar la violencia contra las mujeres. También llevarlo ES UNA INVITACIÓN de hombre a hombre que significa:

Si eres hombre, comprométete.

Tú también dí ¡basta! a la violencia y al maltrato contra las mujeres

.Todavía hoy muchos varones siguen creyendo que ser hombre es:

.ser importante y tener autoridad sobre las mujeres.

.tener más derechos que ellas a tener la razón, el poder, disponer de tiempo libre y ser atendido en casa

.no expresar emociones, excepto las necesarias para controlar lo que se escapa de las manos, entre ellas la agresividad

.procurar ser autosuficiente, estando siempre algo a la defensiva, y poco atento a las necesidades ajenas

.tener que mostrar siempre que se puede, y usar la violencia contra otras personas como modo de demostrar la masculinidad

Pero esto no es ser hombre de verdad sino solo un obediente cumplidor de las enseñanzas sociales machistas retrógradas, que desconocen el valor del respeto y la cooperación . Esta obediencia todos y todas la pagamos cara: las mujeres con su salud y la vida, y nosotros mutilando nuestra humanidad sensible y solidaria.

discurso de Luis Bonino cono ocasión de la puesta en marcha de la Campaña del Lazo Blanco en España