No es un indulto, es un insulto

Hechos probados:

Un señor muy, muy, muy borracho decide conducir su automóvil: Los expertos dicen que con su  nivel de 2,49 gramos de alcohol en sangre (el límite es de 0,5) lo extraño es que no caiga desplomado inconsciente.

Es una lástima pero no se desmaya. Su pequeño cerebro reptil, ajeno a la razón, la lógica y a la humanidad hace que tome la peor de las decisiones: decide conducir su Nissan Almera.

Este individuo circula a 140 kilómetros por hora en una carretera comarcal con límite de 70. Hace eses, derrapa, se salta señales;  es la una menos diez de la madrugada. Y de  improviso en una curva de izquierdas y con cambio de rasante invade el carril contrario y embiste de manera brutal a un vehículo de una familia que, respetando las normas, circula hacia su hogar tras una reunión familiar.

Consecuencias (habla Josetxo, una de las víctimas):

“Tras la colisión mi suegro falleció poco después, nuestra hija de cuatro años, sufrió un traumatismo craneoencefálico muy grave que hizo temer por su vida, pasando 8 días inconsciente en la UVI, otros 12 días consciente, recuperando poco a poco el habla, motricidad y 7 días en planta; mi suegra ingresó grave en la UVI, con politraumatismos, fémur roto, brazos rotos, ha teniendo dos estancias en la UVI, y dos intervenciones quirúrgicas; mi mujer  sufrió  fractura de cabeza de fémur y fémur; yo, por mi  parte, tengo polialtralgia ósea y muscular…”

Hechos probados:

En el asfalto queda un cadáver y una familia rota. Los que han sobrevivido quieren lo imposible: que los muertos vivan, que los heridos curen sus secuelas físicas y síquicas. Pero eso no puede ocurrir.  Ya que no se puede lo imposible, la familia pide, como poco, lo justo. La Justicia y la reparación. Una petición sincera de disculpas del homicida, cierta empatía con los que sufren por parte del criminal que tanto daño les ha hecho. Cuando creen que nada puede ser más malo, sucede lo peor. 

Humillación de las víctimas: 

El criminal y sus abogados deciden que en este país, matar borracho en la carretera puede (y suele) salir gratis o casi. Así que se aplican a conseguir que así sea. Dilaciones, trampas legales, mentiras y ocultación de pruebas. Desprecio a las víctimas. Un Horror. Un calvario.

Lo inmoral, lo amoral y lo criminal todo unido en un cóctel siniestro. Cuando llega el juicio, muy tarde, la familia tiene que oír como el sujeto dice a la jueza que “no entiendo porque tengo  que estar aquí ya que lo paga todo el seguro”.

Eso es lo que ese tipo entiende por reparación y perdón, por culpa y por castigo. Pagar las costas y los daños y ya está todo arreglado. Puede seguir con su vida.

Y no es eso. No ha roto una cafetera ni ha estropeado un grifo. Ha matado personas y destrozado vidas. Y no lo ha hecho por accidente sino por negligencia criminal. Y no entera, ni quiere enterarse, ni se enterará, salvo que la pena sea ejemplar y tenga tiempo para pensar en un sitio tranquilo. Para que no se vaya de rositas y a otra cosa. Debe saber lo que ha hecho y sus consecuencias. Es un criminal, un delincuente que no ha mostrado una pizca de empatía con las personas cuyas vidas ha tirado por el desagüe.

 Hechos:

Joaquín B. es condenado a tres años, en sentencia firme. La familia suspira con alivio. Tres años no son nada comparados con sus vidas, pero al menos entienden que, ya que no les ha pedido perdón, ni ha entendido nada de lo que ha hecho, ni les ha puesto fácil conseguir la reparación,lo justo es que lo pague. Confían en las virtudes pedagógicas de esa, muy limitada, estancia en prisión. Lo repiten, no quieren venganza, sólo reparación.

La última broma macabra:

Joaquín B. ahora ha pedido el indulto. No quiere pisar ni un solo día la cárcel. Y la familia herida llora de impotencia. Quieren impedir que ese indulto se materialice. Es la última broma macabra, la última herida, la última muerte para el fallecido. Piden tu apoyo, porque ahora  parece que los indultos a los homicidas viales se han puesto de moda. Porque parafraseando a Budd, “esa familia se merece justicia y el criminal se merece pasar una temporada en la cárcel”.

Que así sea.

SI CREES QUE ESTE INDULTO ES INJUSTO TE ESTAREMOS MUY AGRADECIDOS SI FIRMAS LA PETICIÓN EN CHANGE.ORG

Al Excmo Ministro de Justicia del Gobierno De España: No al Indulto en la causa 375/2012 de la APG

http://www.change.org/es/peticiones/al-excmo-ministro-de-justicia-del-gobierno-de-espa%C3%B1a-no-al-indulto-en-la-causa-375-2012-de-la-apg?

ps

 

Y si quieres más información sobre este asunto mándame un correo a dicky@delhoyo.com

Bobos, muy bobos y bobos al volante

Esto va sobre  la estupidez, sobre la arrogancia, sobre las desgracias que no ocurren porque sí. Del efecto perverso y destructivo de los mal llamados “accidentes de tráfico”. He conocido demasiadas personas a los que sujetos  sin corazón ni cerebro,  al volante de vehículos,  han privado de sus seres queridos. A estas alturas creo  que “accidentes de trafico” hay muy pocos. Para que algo ocurra como accidente, es decir,  que sea un suceso eventual del que involuntariamente resulta un daño  tienen que darse muchas   circunstancias. Pero la estadística y la piel me han hecho observar que la suma de automóvil más  soberbia da como resultado  la desgracia. Y eso es debido a la causalidad no a la casualidad.

Odio al moralina y espero que no les parezca mal a los que lo sufren que lo diga en alto,   pero a Enaitz no lo mató un accidente. Su madre Rosa lleva años empeñada, con suerte desigual, en tratar de que el que la hizo la pague.  O Flor, la madre de Helena, que ha hecho  del recuerdo de su hija un motivo para levantarse cada día. O el terrible caso que me contaba la gente de Stop Accidentes, una tragedia  que padecieron en su carne y en su sangre Josetxo y su familia. Y otros, algunos tan cercanos en el tiempo, tan absurdos, tan crueles que duelen y seguirán en nuestra memoria aunque pasen los años.

Y decía que esto va sobre la estupidez. Y estos días vemos un anuncio del Gobierno Vasco que incide en eso. En tono humorístico habla de esos hombres (porque, qué curioso, son hombres casi todos) que sacan de la carretera a los demás conductores. Que te dicen “yo controlo” aunque hayan bebidos dos patxaranes. Que van a 90 km por hora donde marca a 50 y se indignan porque el  coche que les precede respeta los límites y además se lo toman como algo personal.  De aquellos a los que el automóvil  saca lo peor de si mismos. De esos a los que un psicólogo debiera prohibir por su bien y por el del resto de la humanidad que se subieran a un automóvil.

Me parece muy bien este anuncio. Son bobos y punto. Pero conozco a esa gente y de algo estoy seguro. No sólo no les importa que se piense que son bobos. Se ufanan de su estupidez y hacen gala de ello. Machos alfa o, todo lo contrario, individuos apocados a los que la chatarra que les rodea les da la potencia testicular de la que carecen. El anuncio,   bueno y pertinente, podría  acabar con esta frase: “si en la carretera eres un bobo la gente pierde la vida por tu culpa” y además acabarás en la cárcel. Eso es algo tan claro que hasta los bobos lo entienden. Seguir leyendo “Bobos, muy bobos y bobos al volante”

Leonor

Se presenta Leonor. Ojos limpios. Una cadena de oro en el cuello con una alianza colgada. Era un encuentro esperado.  Un  abrazo. Y no se encuentran  las palabras. Torpemente cuento el asombro, la conmoción de ver  a su marido desvanecerse en una nube, en un fogonazo, en un ruido insoportable.  “No sufrió”  le aseguro convencido.  “Cuando la bomba explotó ellos ya estaban tranquilos, relajados, pensaban que todo había acabado y empezaron a sacar las bolsas llenas de explosivos del maletero  con tranquilidad, sin miedo”.

Ella cuenta que Manuel   salió de casa contento. Era el 89, un año de plomo con víctimas y bombas cada semana. Habían hablado de como encarar una muerte probable porque, cada día,  los pocos desactivadores debían enfrentarse a desafíos mortales. Pero estaba contento. Pensaba -dice Leonor- que su trabajo era importante y que lo estaban haciendo muy bien. Esa bomba, la que mato a Manuel, Jose María y Luis, fue un prodigio de maldad sofisticada. Estaba pensada para matar al  máximo número de personas y sólo el arrojo y la valentía y el sacrificio de tres artificieros logró que no muriese más gente.

El profesional que consigue que una bomba no explote lucha contra la entropía. Una bomba es el caos absoluto. La destrucción total y la muerte. Cada día explotan bombas dejando personas mutiladas, muerte y destrucción. Cuando un explosivo te muestra lo que puede romper en un segundo,  la vida no vuelve a ser lo que era.  Es como una graduación siniestra.

Es una vida sin el otro. La vida que lleva Leonor, con su anillo en el cuello.  Añorando lo que perdió pero dando un ejemplo de dignidad, sin odio, sin revancha.  Con esperanza de que lo mucho que nos ha dado  sirva para construir una sociedad en paz. Así sea.

Susana Lázaro y Josetxo Etxeberria

Este es el relato en primera persona de Josetxo Lázaro. El accidente que sufrió su familia supondrá para  Stop Accidentes del País Vasco su estreno como acusación particular en los juicios contra los presuntos homicidas que asolan nuestras carreteras.  Mis palabras sobran:

“En la madrugada del 2 de Enero del año en curso, sobre las 0:50 horas, Mi suegro Angel ( conductor), mi suegra Aurora ( plaza trasera central), mi mujer Susana ( plaza trasera tras copiloto), nuestra hija Haizea ( plaza trasera tras conductor) y yo, Josetxo ( copiloto) nos dirigíamos a Hendaia (nuestra casa). Tras haber cenado en casa de los suegros en Hernani, en una curva a izquierdas y con cambio de rasante nos embistió un Nissan Almera.

Tras la colisión mi suegro falleció poco después, nuestra hija de cuatro años, sufrió un traumatismo craneoencefálico muy grave que hizo temer por su vida, pasando 8 días inconsciente en la UVI, otros 12 días consciente, recuperando poco a poco el habla, motricidad, etc., en la uvi, y 7 días en planta, fue dada de alta del hospital el día 25 de Enero, recibiendo el alta médica el 22 de Marzo; mi suegra ingreso grave en la UVI, con politraumatismos, fémur roto, brazos rotos, ha teniendo dos estancias en la UVI, y dos intervenciones quirúrgicas, recibió el alta hospitalaria a finales de Abril, y continua de baja médica; mi mujer  sufrió  fractura de cabeza de fémur y fémur, permaneció ingresada hasta el 1 de febrero, todavía continúa de baja médica a la espera de otra intervención quirúrgica; yo, por mi  parte, tengo polialtralgia ósea y muscular, y me encuentro en tratamiento psiquiátrico por estrés postraumático en grado medio-alto, recibí el alta hospitalaria el día 25 de Enero, y continuo de baja médica.

Decir que ha sido muy duro, no refleja la realidad pasada, mientras nuestra hija se debatía en la uvi, en un primer momento a mí me inmovilizaron por una posible fractura de la L5, lo que me postraría en cama de por vida, con lo cual, y con la inestimable colaboración de todo el personal del hospital Donostia nos pusieron a mi mujer y a mí en una habitación y todos los días los celadores nos llevaban con nuestras camas a la uvi infantil ….

A día de hoy hay dos datos claros, el individuo que nos embistió arrojo una tasa de 2,49 gramos de alcohol en sangre y la velocidad a la que circulaba duplicaba la limitación de 70Km/h establecida en ese lugar.

Nada de lo que ocurra en los tribunales podrá compensar el año que hemos pasado, y los que quedan por venir. Nuestra única satisfacción es que la muerte de Ángel y nuestro sufrimiento sirva para un endurecimiento de las penas, que no todo se soluciona con dinero, y poner todos los medios a nuestro alcance, para que las tragedias en carretera, sean eso, tragedias, y no asesinatos.”

Stop Accidentes emprederá la acusación particular contra los homicidas de la carretera

La asociación STOP Accidentes del País Vasco ha anunciado que va a promover  la acusación popular en los juicios penales por siniestros de tráfico en los que se den comportamientos delictivos de  carácter antisocial, peligroso y que comporten riesgo para la vida de los otros usuarios.

Stop- Accidentes contará con un equipo de expertos sensibilizados con el problema de la violencia vial entre los que se encuentra un investigador de accidentes y una psicóloga, además de abogado y procurador.

Un accidente mortal ocurrido hace un año en Hernani es el  primer caso en el que ya se ejerce esa acusación popular. El presunto homicida, que será juzgado próximamente, quintuplicaba la tasa de alcohol y circulaba al doble de la velocidad permitida.

El objetivo de personarse en los juicios como acusación popular es conseguir las penas más altas para castigar aquellas conductas de violencia vial que generen muerte o lesiones graves. En definitiva, se busca retirar de la circulación al conductor delincuente y reducir así los delitos de homicidio o lesiones en la carretera.

Stop accidentes promoverá esa acusación en los casos de siniestros con víctimas por comportamientos temerarios como  velocidad excesiva, grave influencia de alcohol o drogas, conducción sin carné, carreras ilegales u otras formas de conducción antisocial.  Para promover la acusación, Stop Accidentes seleccionará los casos considerados como violencia vial y pedirá el consentimiento de las víctimas o de sus familiares en caso de fallecimiento.

La asociación aportará abogado y procurador especializados en este tipo de casos, un experto en investigación de accidentes que pueda realizar pruebas periciales con valor jurídico sobre las causas del siniestro o su evolución. Asimismo ofrecerá el servicio de una psicóloga que asista a las víctimas y familiares afectados durante el proceso judicial.

El primer caso en el que se ejerce ese tipo de acción judicial es el de un accidente mortal ocurrido el 2 de enero de 2007  en Hernani en el que un conductor,  imputado ahora de delitos de homicidio y lesiones por imprudencia, y contra la seguridad del tráfico, provocó presuntamente la muerte de una persona y lesiones graves a otras cuatro. Ese conductor arrojó una tasa de alcohol de 2,49 miligramos de alcohol por litro de aire, cinco veces el límite permitido, y según un informe pericial circulaba a 144 kilómetros por hora en un tramo limitado a 70. La vista oral de este caso aún no ha sido señalada, sin embargo Stop Accidentes pedirá la máxima condena que nuestro Código Penal permite para este tipo de delito.

Por último, Stop Accidentes hará el  ofrecimiento de acusación popular a la familia del hombre de 44 años que falleció recientemente en la A-8 en el accidente de un camión  hormigonera cuyo conductor dio positivo en drogas.

Enaitz Iriondo, la familia se prepara para afrontar el juicio

La familia de Enaitz Iriondo presentará en el juicio que se celebra pasado mañana en Haro (La Rioja) los informes de tres peritos, dos ingenieros y un médico, para demostrar que la responsabilidad del accidente fue del conductor y que por tanto no tiene derecho a reclamar los 20.000 euros por daños sufridos en su vehículo, según ha podido saber este periódico.

Uno de los expertos, Pedro Gutiérrez, ex ertzaina bilbaíno de la Unidad de Tráfico de Álava y máster en investigación de accidentes, observa «errores de bulto» en el atestado que elaboró la Guardia Civil y que libraba de culpa a Tomás Delgado Bartolomé. Según Gutiérrez, los agentes realizaron los cálculos de velocidad «sin tener en cuenta las deformaciones del coche y la bici». El atropello se produjo en una carretera secundaria cercana al camping de Castañares, en Haro, en verano de 2004.

«Tanto mi informe como el del perito de Maphre, que es totalmente ajeno, presentan un tipo de accidente totalmente diferente al de la Guardia Civil», asegura. Según Gutiérrez, el ‘Audi A8’, «uno de los utilitarios más caros del mercado y con mejores frenos», circulaba a «mucha más velocidad» de los 113’11 kilómetros por hora que apuntan los cálculos «erróneos» de los guardias civiles. El tramo está limitado a 90.

El perito de parte se basa en «la huella de frenada», de 170 metros de longitud, y en el estado en que quedaron tanto la bicicleta BH como el propio coche. «Si un vehículo se estrella contra una pared, la velocidad que lleva se transforma en abolladura; cuanto más rápido, más bollo», explica de forma gráfica el especialista, que también ha sufrido en carne propia la imprudencia de un conductor y es miembro de la asociación de víctimas y familiares Stop-accidentes.

Respecto al alcohol, la prueba realizada al conductor en el lugar del accidente por los miembros del instituto armado arrojó una tasa de 0,15 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, cuando el límite permitido es de 0,25. Sin embargo, Gutiérrez advierte de que Delgado sopló en el alcoholímetro 93 minutos después del siniestro, lo que a su entender es «técnicamente un positivo», ya que «el cuerpo elimina algo más de un 0,1 miligramos de alcohol cada media hora». Además, según se refleja en el atestado policial, el automovilista utiliza gafas para conducir y en ese momento «no las llevaba».

En opinión del profesional, el conductor circulaba de noche «influenciado por el alcohol, muy deprisa y encima sin gafas», por lo que su capacidad de visión y de reacción estaban afectadas, y por eso «embistió por detrás» al ciclista. A consecuencia del brutal impacto, el cuerpo de Enaitz fue lanzado «a 108 metros de distancia y por encima de unos cables».

«Mirar hacia otro lado»

El factor más importante de un accidente es el «humano» y las principales causas «la velocidad, la ingesta de alcohol y las capacidades psicofísicas: no veía bien».

En el juicio del miércoles «no se le va a condenar (al automovilista), porque no es eso de lo que se trata ahora», recuerda el perito de parte, pero para recibir la indemnización por daños que reclama «tendría que acreditar que la culpa del atropello fue exclusivamente del chaval». «Nuestra intención es probar cómo creemos que fue el accidente y que la responsabilidad no sólo es de Enaitz. Después, seguiremos luchando por que se reabra la causa penal para volver a la fase de instrucción», resume.

Como casi todos, Pedro Gutiérrez se indignó al escuchar el caso y pensó que «no podía mirar hacia otro lado. Ha matado a un niño y reclama dinero, pero ¿Dios mío! Con mi formación y habiendo sido también víctima de gente que hace barbaridades al volante, decidí que tenía que ayudarles».

fuente: EL CORREO, Ainhoa de las Heras

More about Enaitz Iriondo – Beaucoup plus de Enaitz Iriondo

Sigue la conmoción causada por el juicio que el miércoles sentará en el banquillo, en Haro, a los padres de Enaitz Iriondo.

El viernes hablaba con Rosa, la madre de Enaitz, desbordada de llamadas de medios de comunicación. Me comentaba su asombro ante la fuerza de la Comunidad de Internet. Os manda a todos los que le estáis apoyando un abrazo y os da las gracias. Desde mi experiencia como periodista le daba un par de consejos para que se enfrente a esta situación, de ser el centro de atención de medios de todo el mundo.

Lo importante en este caso, es que este brote de indignación popular y el ser primera plana en no caiga en el olvido en unos días. Que sirva para tomar medidas reales. Que se reabra el caso penal del conductor que mató a Enaitz. Y sobre todo para que no salga gratis en el futuro matar a alguien en la carretera y además humillar a la familia.

Esta semana es muy importante para la buena resolución del caso.

La noticia ha sido recogida incluso por la Agencia Associated Press (english):

Driver who killed teen sues for damage

By HAROLD HECKLE Associated Press Writer

MADRID, Spain—A speeding motorist who killed a teenage cyclist is suing the boy’s parents over damage to his luxury car, the government says.Enaitz Iriondo, 17, died instantly in August 2004 when businessman Tomas Delgado’s Audi A8 crashed into him at 100 mph near Haro in northern Spain, an Interior Ministry traffic report said. The speed limit was 55 mph.

Iriondo was not wearing reflective clothing or a helmet, the ministry report said. As the sun had set when he crossed the path of Delgado’s car from a side road, a regional court found both parties at fault and closed the case, the report said.

Delgado, whose insurance company paid Iriondo’s parents $48,500 in compensation for their son’s life, filed a suit in late 2006 to recover $29,400 in damages to his car and car rental costs, the ministry traffic report said.

“It’s the only way I have to claim my money back,” Delgado was quoted as saying by the newspaper El Pais, which first reported the story on Friday. El Pais said a ruling was expected next week.

Iriondo’s parents were shocked.

“It’s the final straw, a stab in the back,” Iriondo’s mother, Rosa Trinidad said, according to El Pais. “Before the lawsuit we thought the poor guy would find it hard to live the rest of his life with the thought of having caused our son’s death.

The European Union’s statistics office says Spain recorded 113 traffic fatalities per million inhabitants in 2004. The average for the 25-nation bloc was 95. In 2006, 3,016 people died on Spain’s roads.

También la redacción de Le Post ha reflejado la noticia (FRANÇAIS)

Il réclame 20.000 euros aux parents du garçon qu’il a tué
Par La rédaction du Post , le 25/01/2008

Un automobiliste espagnol estime qu’il doit être payé pour les réparations de sa voiture avec laquelle il a renversé un cycliste.

“Avant, nous pensions que le pauvre aurait à supporter la mort de notre fils toute sa vie. Mais là, les masques tombent…” Rosa Trinidad et Antonio Iriondo n’en reviennent pas.

26 août 2004. En vacances dans un camping de la région de la Rioja (nord-ouest de l’Espagne) avec ses parents et sa soeur, Enaitz Iriondo, jeune Basque de 17 ans, rentrait d’une fête entre copains. Sur son vélo, sans gilet réfléchissant ni casque lorsqu’il a été renversé sur la route, par Tomas Delgado Bartolomé, au volant de son Audi A8.

Le procès. Le juge d’instruction en charge du dossier n’a pas retenu d’infraction pénale dans cette affaire. Les parents du jeune homme n’ont eu que trois jours pour faire appel de cette décision. Sur les conseils de leur avocat, ils ont préféré demander une indemnisation devant un tribunal civil duquel ils ont obtenu 33.000 euros.

Janvier 2008. Le conducteur de la voiture demande aux parents d’Enaitz 14.000 euros pour les dommages causés à sa voiture et 6.000 pour le remplacement de celle-ci pendant les réparations parce qu’il “en avait besoin pour le travail”. “Moi aussi, je suis une victime”, explique l’homme dans le quotidien espagnol El Pais. “Pour le jeune homme, on ne peut plus rien faire. Pour moi, si.”

Outre ce coup de massue, la famille d’Enaitz se bat désormais pour la réouverture du dossier pénal parce que l’automobiliste a reconnu dans un reportage qu’il avait de l’alcool dans le sang au moment de l’accident. Trois experts ont également montré depuis l’accident que le conducteur roulait à 160km/h sur une route limitée à 90km/h.

Más Crónicas sobre la maldad y lo repugnante, Juicio a los padres de Enaitz Iriondo

Enaitz IriondoEsta semana leíamos en prensa el caso de dos conductores que, realizando una carrera ilegal mataron a un matrimonio ajeno a su absurda competición, también nos espeluznaba el suceso ocurrido en Bizkaia en el que el conductor de una hormigonera, que circulaba por la autopista drogado y dando bandazos, acabó con la vida de un trabajador, o la tragedia de una mujer de 57 años que murió, mientras esperaba el autobús, tras ser embestida por un Golf GTI conducido por un niñato bravucón.

Pero hoy me acuerdo de Enaitz Iriondo, porque los padres de este chaval de 17 años que en 2004 falleció en Haro atropellado cuando iba en bicicleta por un turismo, que según unos informes periciales, circulaba a 173,90 kilómetros por hora en una carretera donde la velocidad máxima permitida es de 90 Km/h y que, si el atestado se hubiera realizado de forma correcta hubiera dado una tasa de alcohol superior a la establecida, van a ser juzgados el próximo miércoles día 30 en Haro.

Habéis leído bien, van a ser juzgados sus padres. Y en la vista se verá la reclamación del conductor implicado en ese siniestro que pide a la familia de Enaitz nada menos que 20.000 euros por los daños sufridos en su vehículo siniestrado y por la sustitución del citado vehículo durante el tiempo que ha trascurrido desde la fecha del accidente. Me resulta imposible encontrar algo más inhumano y los calificativos que se me vienen a la cabeza para describir al individuo que reclama los daños que provocó en su AUDI 8 el cuerpo roto de Enaitz serían probablemente merecedores de una denuncia por injurias.

Ayer hablaba con Rosa, la madre de Enaitz, y me contaba lo mucho que están sufriendo y lo mucho que le han reconfortado las muestras de cariño que está recibiendo de personas anónimas que escriben en Internet sobre Enaitz. Ante este juicio que va contra el sentido común y la Humanidad os pido que difundáis en la medida de vuestras posibilidades esta información, También, que si os es posible, acompañéis en Haro a estas personas vencidas por la injusticia y la Inhumanidad pero nunca derrotadas. Enaitz no se merece esto.

EL DIA 30 DE ENERO A LAS 9:30 HORAS EN EL JUZGADO DE HARO TIENE LUGAR EL JUICIO POR LA DENUNCIA INTERPUESTA POR EL RESPONSABLE DE LA MUERTE DE ENAITZ.

OS PEDIMOS AYUDA A QUIENES PUEDAN ACOMPAÑAR A LA FAMILIA
TAMBIÉN AYUDARÁ QUE ESTA INFORMACIÓN SE DIFUNDA POR INTERNET

GRACIAS POR VUESTRO APOYO

actualización jueves 31 de enero de 2008:

El conductor que atropelló, causándole la muerte, a Enaitz Iriondo no se presentó a la vista celebrada ayer en el Juzgado de Haro por la demanda que interpuso contra los padres del joven de Durango. La jueza le obligo al pago de las costas del juicio lo que se interpreta como una inequívoca victoria moral para Rosa y Antonio.

Ahora el caso puede que se reabra por la vía penal pero con el condcutor en el banquillo. Seguiré informando.


GRACIAS A TOD@S

Si queréis saber más sobre este tema:

Ante la muerte de Enaitz Iriondo: carretera, inhumanidad y asco

Todo Internet se vuelca con los padres de Enaitz

Más sobre el caso Enaitz (actualización lunes 28 de enero de 2008)

La familia de Enaitz se prepara para afrontar el juicio (lunes 28 de nero de 2008)

ENGLISH: The story of Enaitz Iriondo

FRANÇAIS: Il réclame 20.000 euros aux parents du garçon qu’il a tué