Walter Mitty y los opinatrices

Lo dije en twitter pero como allí hay poco espacio lo repito aquí. Me ha gustado mucho “La La Vida Secreta de Walter Mitty“.

Es una película optimista que habla del periodismo, de la pasión por el trabajo bien hecho y de las carreras profesionales largas, construidas con esfuerzo y tesón,  frente a los arribistas tiempos actuales en los que cualquiera puede presumir de experto en algo con sólo un cursillo.

Es un film sobre tomar riesgos y cómo esos riesgos afectan a nuestra vida.

Su factura es impecable, las interpretaciones competentes.

Su banda sonora con temas de Jose Gonzalez y el fantástico “Dirty Paws” del Grupo Of Monster and Men ya están instalados en mi cabeza.

Con una versión del Space Oddity de Bowie interpretada por una de las mejores actrices de su generación: Kristen Wiig. Si no la conocen recuperen algunas de sus interpretaciones en Saturday Night Live.

La versión que interpretó Danny Kaye fue una de las películas favoritas de mi infancia y fui al cine pensado que la nueva versión  me iba a defraudar.

No ha ido así. Todo contrario.

Y no entiendo, por mucho que lo intento,  la crítica que hace un tal Eguren escribe para  los medios de Vocento,  la llama película “anodina y rutinaria” y luego se despacha a gusto. Eso me lleva a pensar en la famosa frase de “las opiniones son como el culo, todo el mundo tiene una”. Pero me lo pienso un poco más y veo en su estilo mucho “boyerismo”, es decir un intento de  epatar sin argumentar y sin profundidad intelectual en lo escrito. En la ecuación del trabajo crítico creo que además de ser buen profesional, de ser buen periodista también debiera estar incluido, de propina,  ser buena persona. Pero en los tiempos que corren eso es, en muchos casos, pedir demasiado.

anton_ego_motivation_by_keep_me_posted-d4t0y6v

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A algunos críticos, y sobre todo a algunos de los tertulianos que rellenan espacio de radio y televisión  les llamo opinatrices, una mezcla de opinadores y meretrices. Y creo que sería oportuno que los críticos (porque, en determinada medida, yo también lo soy) fuéramos criticados, pero eso sí, fabricando con rigor la opinión y explicando las razones.

Y ahora, si le apetece,  critique usted. 

Discurso de Elizabeth I en Tillbury. Comunicación en tiempo de Crisis

¿Qué le pide un pueblo a sus gobernantes?  Básicamente dos cosas. Buena gestión y capacidad de liderazgo. En los momentos de Crisis y de Urgencia, es necesario que exista  liderazgo y acompañamiento.

Recuperamos uno de los grandes momentos discursivos de la historia y lo analizamos.   #yatal.

Es el día 19 de Agosto de 1588. La Armada Española, anunciada por la propaganda política del adversario como “la Invencible” está a la vista de las costas inglesas. Es un momento decisivo en la Historia. Un cruce de caminos. La reina Isabel I sabe que de este reto saldrá, en caso de victoria, reforzada como reina. La otra posibilidad, la de la derrota es inimaginable. Si pierde lo perderá todo: su reinado, y hasta el futuro de su Dinastía y de su Religión. Ella, pese a las peticiones de su “Privy Council” decide dejar la seguridad de Londres y acudir a donde se espera la batalla. Allí dará a sus tropas un discurso potente y simbólico. Son unas palabras que en su día sirvieron para firmar un pacto entre ella y su pueblo. La “Reina Virgen” estará casada en adelante con su pueblo, será sólo para ellos y para nadie más. Después de ese día dará cominezo la que es conocida como la Edad de Oro.

Ella, sabe en ese discurso que se lo juega todo. Ese discurso a sus tropas reunidas en las colinas de Tillbury, con las agitadas aguas del canal a la vista es, por un lado un intento de subir la moral de unos soldados asustados por un enimigo que creen superior y por otro lado un mensaje a la oposición interna para reforzar su autoridad. Una autoridad que, no olvidemos,  sufrió ataques a lo largo de reinado.

Uno de los planes asociados por sus enemigos al plan de conquista era propiciar un levantamiento interno que se uniera a la invasión . Los españoles contaban con que los católicos ingleses se unieran al ejercito invasor y derrocaran a los Tudor. Un deseo futil. El pueblo inglés odiaba a todo lo extranjero. Un profundo sentimiento nacionalista que ha perdurado en el tiempo y que provocó el comentario de Petruccio Ubaldini, un protestante italiano que vive en la Inglaterra de la época y que afirma: “it is easier to find flocks of white crows than one Englishman (and let him believe what he will about religion) who loves a foreigner.” Seguir leyendo “Discurso de Elizabeth I en Tillbury. Comunicación en tiempo de Crisis”

Amigo becario, periodista en ciernes…

Es verano, casi no hay noticias.

Las noticias que ocurren en verano pertenecen en su mayor parte a la categoría “temas insustanciales y/o intrascendentes”.

Cuando, en verano, se produce una noticia de verdad, suele ser tan grande que desearías que no hubiera ocurrido (caída del muro de Berlín, terremoto en San Francisco, etc.) Si eso ocurre, reza y pide ayuda.

Para tus compañeros de redacción tendrás el mismo valor que cualquiera de las piezas de mobiliario. No esperes a que te den trabajo, busca temas, proponlos o directamente preséntate con una pieza creada y cruza los dedos. Lo peor que te pueden decir es que no la van a publicar o emitir. Lo mejor, que te empiecen a prestar un poco de atención y/o respeto.

Si no hay temas, inventa. Busca en hemerotecas noticias que quedaron sin cerrar, pregunta a quienes te rodean por problemas en tu zona de influencia, busca asuntos de interés humano. Baja a la calle y mira con ojos curiosos lo que te rodea. Casi cada persona encierra una buena historia. Es tu habilidad la que conseguirá construir de eso un reportaje.

Baja con los veteranos al bar, aprenderás más que en la redacción. Pon la oreja y quédate con los trucos del oficio. Cuando vas, ellos suelen estar regresando.

Si eres periodista no desprecies a los cámaras ni a los fotógrafos. Son los que más saben y los que menos cuentan que saben. Son una tribu dentro de la tribu. Yo los compararía con el cuerpo de Rangers, desbrozan el camino del plumilla. A veces con una cámara y una fotografía se hacen mejores crónicas que con dos páginas de un periódico. Ni se te ocurra sentirte superior a ellos, si lo haces perderás muchas oportunidades de aprendizaje.

Emilio Morenatti
Emilio Morenatti

Si estás convencido de que vas a continuar con el periodismo piensa que el adjetivo vocacional es el que mejor se le aplica. No esperes hacerte rico ni famoso. Aspira como mucho a ganarte la vida con mucho esfuerzo. Si no te compensa a nivel profesional y humano dedícate a otra cosa. Todavía estás a tiempo.

La noticia que te han encargado cubrir no suele ser la más importante. Dale la importancia que requiere, ni más ni menos.

Si vas a trabajar delante de una cámara cuida tu aspecto. Si vas a hablar delante de un micrófono vocaliza. Hay cientos de trucos. Escucha a los mejores locutores y actores de doblaje y trata de descubrir sus trucos e imitarlos. Si escribes, al menos, no cometas faltas de ortografía. El word trae un corrector de texto, pero esa no es la solución definitiva. A escribir se aprende escribiendo y leyendo mucho. En la escritura  imita lo mejor de los mejores  también hasta que encuentres tu propio estilo.

La beca acabará y entonces llegará un sueldo penoso, si llega. Estás a tiempo de pensar en opositar. Esta profesión suele ser una mierda pero ¡amigo! es nuestra mierda y cómo nos gusta su aroma.

Rumores, Blogs, Política y Virus

 

la_sombra_del_poder_-_500_-_04

 

 

 

 

 

 

 

El problema o la virtud es que, pese a que seguimos siendo una profesión denostada y con un prestigio inferior al de pianista de burdel, ahora todo el mundo trata (creo que de manera inconsciente) ser periodista.  No me parece mal;  pero frente a los prudentes,  hay quienes se agarran a su juguete informativo como los chavales que conducen el coche de sus padres sin carnet.

Así, en dos días, la gripe porcina se convierte en un noticia viral por los twitters y los blogs. Así, entre los rumores políticos de esta semana  escucho pasmado uno que me incumbe y que desconozco quien lo ha propagado  y a quién beneficia (a mi no, desde luego).

Y recuperando la expresión de que “el medio es el mensaje” empiezo a destacar que el determinados Medios, por su uso, pasan a no ser demasiado creíbles. Y me refiero al mundo de los blogs que empiezan a ser mirados de soslayo por los periodistas de prestigio. En la película “La Sombra del Poder” se establece ese recelo entre  los periodistas 2.0 y los plumillas analógicos de toda la vida.

En definitiva, frente a quienes propugnan por establecer rígidas leyes para quienes publican en blogs, y otras iniciativas como las de crear carnets de bloggers,  yo creo que sobraría para esta actividad el marco de normas legales que controlan el uso de la libertad de expresión y también las leyes que penalmente castigan la difamación, las opiniones racistas o injuriosas. Es mucho pedir que todos los que escriben un blog sepan de deontología del periodismo   cuando una importante cantidad de aquellos que han conseguido un título de periodista  ejercen su oficio sin tener la menor idea de ética periodística. Apliquemos entonces el menos común de los sentidos a la cosa: el sentido común.

La sentencia del 11-m y la comunicación

Juez Gomez Bermudezposts relacionados:
La intimidad de Laura Vega
El infierno de la Prensa y el 11-M

Hoy por fin se han conocido las sentencias del 11-M. Fuertes penas de prisión para los principales acusados y duras críticas del juez Gómez Bermúdez a los abogados que defendieron la “teoría de conspiración”. Respecto a este tema, conviene recuperar algunas reflexiones que hiciera el sociólogo Luis Arroyo el pasado mes de junio en un artículo publicado en EL PAÍS. Para este profesional, autor del libro “Los cien errores de la comunicación de las organizaciones” algunas de las estrategias de comunicación que el gobierno de Aznar promovió en los días siguientes al atentado fueron las causantes de la perdida de poder y de mucha de la crispación que luego se produjo.

El artículo se titula “¿Quién les dijo que si era ETA ganaban?” y en el se habla de la comunicación de crisis, un aspecto insoslayable en las organizaciones publicas y en las empresas, pero que por nuestro carácter latino siempre es desplazado en el escalafón de prioridades. Hay que recordar que siempre la peor de las estrategias, cuando existe una crisis, es negar la mayor o, como en este caso, desplazar las culpas y/o mentir. Los atentados más brutales de España, fueron tumba política para algunos y, con una mejor comunicación, algunos acontecimientos probablemente hubiesen dado un giro radical en nuestra historia.
Seguir leyendo “La sentencia del 11-m y la comunicación”

Tres consejos para ser buen blogger

san pedro regaladoMe pone en un aprieto Galder al pedirme que le cuente cuáles son mis tres consejos para ser buen blogger.

Primero debiera hacer una reflexión: ¿qué es ser buen blogger?. Para mi un buen blogger y, ya que tengo el ejemplo a mano, es gente como el propio Galder, o cómo Marta Sepúlveda, o cómo Bocadorada. (Los no citados ya sabéis que también estáis en mi blogroll, pero el espacio es limitado). Estos brillantes seres humanos escriben sobre lo que saben, comparten generosamente sus conocimientos y, además, comunican sus ideas de manera atractiva y amena. El éxito, la fama, los ingresos de Adsense o el salir en el ciberp@is no creo que sean indicadores de que seas bueno. Dicho esto, y admitiendo que yo no estoy dentro de el selecto grupo, daré unos consejos. Si me los aplico quizás algún día llegue a ser un buen blogger.

Escribir bien ¿Qué considero escribir bien? No hay que ser un profesional del periodismo o escritura para escribir bien. De hecho, conozco a decenas de periodistas y escritores que escriben fatal. ¡A algunos hasta les pagan por hacerlo! Escribir bien es lograr que tu mensaje sea comprendido pero que también consiga sus objetivos. Puede que comuniques algo correctamente pero, a la vez, puede ser un ladrillo que aburra a las ovejas. Siempre hago hincapié en los cursos de comunicación que he impartido en las tres reglas: sencillez, claridad, concisión. Si quieres contar algo y no sabes cómo hacerlo y necesitas que se te entienda hazlo como Hemingway. Este señor ganó un premio NObel utilizando construcciones sujeto-verbo-predicado:

” Paul Smith comía macarrones. La noche era oscura. Un ruido se escuchó. Un hombre abrió la puerta. Un disparo sonó. Paul se desplomó sobre el plato. Su sangre se mezcló con el rojo del tomate”.

Lo que nunca, inoiz, never, rian se debe hacer es utilizar recursos estilísticos o expresiones que no estén a nuestro alcance. Eso que se llama registro idiomático y que evitará que seamos incluidos en HOYGAN la academia del español ofuscado.

Pasión. Como todos los aspectos de la vida pon pasión en tu actividad como blogger. No hagas de la misma una rutina. Habla de lo que te importa y cuando lo hagas, transmite que te gusta lo que haces. Una precisión; ser apasionado no significa ser un troll. Evita eso, que está muy feo.

Originalidad. Trata de encontrar nuevos temas de los que hablar o intenta buscar para los temas de los que todo el mundo habla un nuevo punto de vista. Aporta soluciones, contribuye al conocimiento común y hazlo de tal manera que la gente que te ha leído se marche de tu bitácora con la sensación de no haber perdido el tiempo.

Pues eso.