Walter Mitty y los opinatrices

Lo dije en twitter pero como allí hay poco espacio lo repito aquí. Me ha gustado mucho “La La Vida Secreta de Walter Mitty“.

Es una película optimista que habla del periodismo, de la pasión por el trabajo bien hecho y de las carreras profesionales largas, construidas con esfuerzo y tesón,  frente a los arribistas tiempos actuales en los que cualquiera puede presumir de experto en algo con sólo un cursillo.

Es un film sobre tomar riesgos y cómo esos riesgos afectan a nuestra vida.

Su factura es impecable, las interpretaciones competentes.

Su banda sonora con temas de Jose Gonzalez y el fantástico “Dirty Paws” del Grupo Of Monster and Men ya están instalados en mi cabeza.

Con una versión del Space Oddity de Bowie interpretada por una de las mejores actrices de su generación: Kristen Wiig. Si no la conocen recuperen algunas de sus interpretaciones en Saturday Night Live.

La versión que interpretó Danny Kaye fue una de las películas favoritas de mi infancia y fui al cine pensado que la nueva versión  me iba a defraudar.

No ha ido así. Todo contrario.

Y no entiendo, por mucho que lo intento,  la crítica que hace un tal Eguren escribe para  los medios de Vocento,  la llama película “anodina y rutinaria” y luego se despacha a gusto. Eso me lleva a pensar en la famosa frase de “las opiniones son como el culo, todo el mundo tiene una”. Pero me lo pienso un poco más y veo en su estilo mucho “boyerismo”, es decir un intento de  epatar sin argumentar y sin profundidad intelectual en lo escrito. En la ecuación del trabajo crítico creo que además de ser buen profesional, de ser buen periodista también debiera estar incluido, de propina,  ser buena persona. Pero en los tiempos que corren eso es, en muchos casos, pedir demasiado.

anton_ego_motivation_by_keep_me_posted-d4t0y6v

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A algunos críticos, y sobre todo a algunos de los tertulianos que rellenan espacio de radio y televisión  les llamo opinatrices, una mezcla de opinadores y meretrices. Y creo que sería oportuno que los críticos (porque, en determinada medida, yo también lo soy) fuéramos criticados, pero eso sí, fabricando con rigor la opinión y explicando las razones.

Y ahora, si le apetece,  critique usted. 

Hacia Rutas Salvajes, Into the Wild

Si buscáis en Google críticas sobre la película “Hacia rutas salvajes” Into the Wild probablemente hallaréis decenas de ellas que la califican de pestiño, película fallida o aburrida. La dirigió Sean Penn en 2007 y está basada en en el libro que escribiera John Krauker sobre   Christopher McCandless un chaval recién licenciado que, decepcionando los  planes que sus absorbentes padres tenían sobre él, decidió  abandonar su vida en la civilización . Chris  se cambió de nombre por el de Alexander Supertramp, dejó sus posesiones y  regaló  sus 24.000 dólares de ahorros a la caridad para poner rumbo a la salvaje Alaska.

En el viaje encontró  aventuras, experiencia,  gente,  amor, el cariño que no tuvo de sus padres y finalmente la muerte.

chris mccandless, su última foto en ela autobús mágico
chris mccandless, su última foto en el autobús mágico

Los que han visto la película no entienden ese afán de irse hacia lo salvaje,  de abandonar la civilización. Es opinión unánime de que su  aventura no es mas que una locura. Que,   quien se enfrenta a la naturaleza en solitario y sin las armas de la civilización,  corre el peligro de no regresar.

Veo,  en esa decisión el acto supremo de  autonomía. En su vagar, en sus errores y en la dicha que encuentra en los amaneceres y el frío veo un reflejo del mejor libro sobre acercamiento a la naturaleza, el que  escribiera Henry David Thoreau, “Walden”, en el que se recogen frases tan bellas como  esta:  “La mayor parte de los hombres, incluso en este país relativamente libre, se afanan tanto  en innecesarios artificios y labores absurdamente mediocres, que no les queda tiempo para recoger los mejores frutos de la vida.”

En Euskadi hay una afición montañera pero alineada muy en nuestra linea de  lo gregario. Como los coros o las sociedades gastronómicas.  En cualquier club de montaña se nos   avisa de lo  peligroso que es entrar en la montaña sin  compañía pero, pese al riesgo asumido,  no pienso prescindir de ese placer solitario, quizás egoísta.  Plantar la tienda bajo un  risco, caminar en una senda embarrada, crestear un pico y simplemente oír el silencio.

Le entiendo a Thoreau, no me parece absurdo  el destino de Alex Supertramp. En ocasiones es necesario caminar hacia rutas salvajes. Allá vamos…

Beowulf y Afterplay

Este fin de semana asistíamos a dos espectáculos. Por un lado, y en el marco del Festival de teatro de Santurtzi, que este año alcanza su XXVIII edición, acudimos a ver Afterplay. Esta obra que interpretan Blanca Portillo y Helio Pedregal habla de la soledad, de la necesidad del otro y también de las pequeñas mentiras que contamos para construir el personaje que nos gustaría que los demás contemplaran cuando nos observan.

Beowulf habla curiosamente de lo mismo, de un héroe que debe mentir para construir la leyenda que los demás necesitan desesperadamente. Por un lado,  el teatro cuenta la historia de una forma minimalista. Por otra parte, el cine, atacado por la decadencia y las descargas de Internet busca nuevas vías para contar lo mismo: una historia. Beowulf es una película rodada con el sistema de captura de imágenes que ya se empleara en Polar Express. También en alguna salas se exhibe en tres dimensiones. Si se puede es recomendable acudir a verla en este formato sorprendente. Esta cinta es el indicador de por dónde irán las tendencias de las grandes productoras a la hora de fidelizar al público y hacerle acudir al cine. Y es que, para ver lo mismo que horas más tarde está en la manta, muchos no se toman la molestia de acudir a salas que en muchas ocasiones resultan más incomodas que las ya grandes pantallas planas caseras.

Porque al fin y al cabo se trata, de contar una historia y eso, desde el chamán que al lado del fuego relataba las peripecias de la caza, hasta la lanza tridimensional que te alcanza desde la pantalla en esta historia épica, poco ha cambiado. Si Beowulf fuera una gran película, el 3D y los acartonados personajes que recuerdan a un videojuego, se hubieran diluido en la narración. Pese a Angelina Jolie saliendo de un lago bañada en oro, la cosa queda pobre y extraña. Y para eso el mejor 3D, hoy por hoy, sigue siendo una obra de teatro en la que el actor te mira a la cara y, si tiene una buena noche, te emociona.

relacionado
Brad Pitt, Angelina Jolie y el barrendero de Castrejana

Californication y los pesados en el cine

Californication es una serie que ha sido actualidad por las protestas que generó su estreno en Australia.
No es para menos.  En el primer episodio su protagonista, David Duchovny, busca y recibe la inspiración divina en forma de fellatio (mamada, para entendernos) en una iglesia y con una monja como protagonista.  Como se suele decir a  partir de esa premisa inicial todo va para arriba.

Esa serie destroyer, que ha sido adquirida en España por Cuatro y de la que ya se piensa rodar una segunda temporada, cuenta la vida de Hank Moody, un escritor en crisis: adicto al sexo, que se droga y bebe y que es brutalmente sincero (en la línea de House) y que, pese a todo, cae simpático.

A mi desde luego me ganó para la causa con esta escena del primer episodio, en la que Duchovny, le hace a un pesado en el cine lo que todos, alguna vez,  hemos deseado hacer con los que nos estropean una película …

El primo de Revilla y Tierra

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha afirmado que un primo suyo, que «cuida vacas» en su localidad natal de Polaciones y que apenas sabe «leer y escribir», le ha mostrado su preocupación por las consecuencias del cambio climático, que le tiene “un poco acojonado.” “Mi primo me llamó hace unos días muy preocupado y me dijo: ‘Oye Revilluca que esta pasando algo muy gordo, que en la zona donde tú ibas de pequeño con el ganado las flores que salían en mayo están saliendo en octubre’ y eso le tiene bastante preocupado”.

Sin hablar tanto de “primos” este fin de semana se estrenaba en cines el documental de la BBC “Tierra”. De acuerdo que el guión sea un poco flojo, y que Constantino Romero parezca, en ocasiones, desganado mientras lo narra, pero las imágenes son extraordinarias. En ocasiones, es difícil pensar que no se hallan empleado infografías o trucos de animación.

El director de esta peli es Alastair Fothergill y la idea de la cinta parte de un proyecto televisivo, cómo no, de la BBC. «En la historia natural en el cine -cuenta Fothergill- hay dos películas maestras: “El viaje del emperador” y “Nómadas del viento”. Pero se desarrollan más a pequeña escala. Nosotros estábamos algo más locos: nos planteamos hacer una producción de dimensiones épicas en la que la estrella fuera el planeta». El resultado es espectacular. Fothergill y ocho equipos de rodaje siguieron durante cinco años a varias especies en diferentes rincones del mundo para demostrar cómo el cambio climático está afectando al ritmo vital del ecosistema.

Osos polares, ballenas rorcuales, gansos de nieve y elefantes le sirven a Fotherhill de protagonistas de esta historia, en la que vemos historias tan increíbles como la del oso polar fracasando en su intento desesperado de atacar a un grupo de morsas ( y muriendo) o la de una manada hambrienta de leones dando caza a un exhausto elefante. «El punto de partida era una película sobre la historia natural del planeta -explica el director del filme-. decidimos que la historia más importante era el viaje del sol de norte a sur cada año. Ése es el periplo que viven los animales de la película». Yo, de entre todos los protagonistas, me quedo con el ave del paraíso. ¡Vaya despliegue de seducción!

post relacionado: El primo de Rajoy