No es un indulto, es un insulto

Hechos probados:

Un señor muy, muy, muy borracho decide conducir su automóvil: Los expertos dicen que con su  nivel de 2,49 gramos de alcohol en sangre (el límite es de 0,5) lo extraño es que no caiga desplomado inconsciente.

Es una lástima pero no se desmaya. Su pequeño cerebro reptil, ajeno a la razón, la lógica y a la humanidad hace que tome la peor de las decisiones: decide conducir su Nissan Almera.

Este individuo circula a 140 kilómetros por hora en una carretera comarcal con límite de 70. Hace eses, derrapa, se salta señales;  es la una menos diez de la madrugada. Y de  improviso en una curva de izquierdas y con cambio de rasante invade el carril contrario y embiste de manera brutal a un vehículo de una familia que, respetando las normas, circula hacia su hogar tras una reunión familiar.

Consecuencias (habla Josetxo, una de las víctimas):

“Tras la colisión mi suegro falleció poco después, nuestra hija de cuatro años, sufrió un traumatismo craneoencefálico muy grave que hizo temer por su vida, pasando 8 días inconsciente en la UVI, otros 12 días consciente, recuperando poco a poco el habla, motricidad y 7 días en planta; mi suegra ingresó grave en la UVI, con politraumatismos, fémur roto, brazos rotos, ha teniendo dos estancias en la UVI, y dos intervenciones quirúrgicas; mi mujer  sufrió  fractura de cabeza de fémur y fémur; yo, por mi  parte, tengo polialtralgia ósea y muscular…”

Hechos probados:

En el asfalto queda un cadáver y una familia rota. Los que han sobrevivido quieren lo imposible: que los muertos vivan, que los heridos curen sus secuelas físicas y síquicas. Pero eso no puede ocurrir.  Ya que no se puede lo imposible, la familia pide, como poco, lo justo. La Justicia y la reparación. Una petición sincera de disculpas del homicida, cierta empatía con los que sufren por parte del criminal que tanto daño les ha hecho. Cuando creen que nada puede ser más malo, sucede lo peor. 

Humillación de las víctimas: 

El criminal y sus abogados deciden que en este país, matar borracho en la carretera puede (y suele) salir gratis o casi. Así que se aplican a conseguir que así sea. Dilaciones, trampas legales, mentiras y ocultación de pruebas. Desprecio a las víctimas. Un Horror. Un calvario.

Lo inmoral, lo amoral y lo criminal todo unido en un cóctel siniestro. Cuando llega el juicio, muy tarde, la familia tiene que oír como el sujeto dice a la jueza que “no entiendo porque tengo  que estar aquí ya que lo paga todo el seguro”.

Eso es lo que ese tipo entiende por reparación y perdón, por culpa y por castigo. Pagar las costas y los daños y ya está todo arreglado. Puede seguir con su vida.

Y no es eso. No ha roto una cafetera ni ha estropeado un grifo. Ha matado personas y destrozado vidas. Y no lo ha hecho por accidente sino por negligencia criminal. Y no entera, ni quiere enterarse, ni se enterará, salvo que la pena sea ejemplar y tenga tiempo para pensar en un sitio tranquilo. Para que no se vaya de rositas y a otra cosa. Debe saber lo que ha hecho y sus consecuencias. Es un criminal, un delincuente que no ha mostrado una pizca de empatía con las personas cuyas vidas ha tirado por el desagüe.

 Hechos:

Joaquín B. es condenado a tres años, en sentencia firme. La familia suspira con alivio. Tres años no son nada comparados con sus vidas, pero al menos entienden que, ya que no les ha pedido perdón, ni ha entendido nada de lo que ha hecho, ni les ha puesto fácil conseguir la reparación,lo justo es que lo pague. Confían en las virtudes pedagógicas de esa, muy limitada, estancia en prisión. Lo repiten, no quieren venganza, sólo reparación.

La última broma macabra:

Joaquín B. ahora ha pedido el indulto. No quiere pisar ni un solo día la cárcel. Y la familia herida llora de impotencia. Quieren impedir que ese indulto se materialice. Es la última broma macabra, la última herida, la última muerte para el fallecido. Piden tu apoyo, porque ahora  parece que los indultos a los homicidas viales se han puesto de moda. Porque parafraseando a Budd, “esa familia se merece justicia y el criminal se merece pasar una temporada en la cárcel”.

Que así sea.

SI CREES QUE ESTE INDULTO ES INJUSTO TE ESTAREMOS MUY AGRADECIDOS SI FIRMAS LA PETICIÓN EN CHANGE.ORG

Al Excmo Ministro de Justicia del Gobierno De España: No al Indulto en la causa 375/2012 de la APG

http://www.change.org/es/peticiones/al-excmo-ministro-de-justicia-del-gobierno-de-espa%C3%B1a-no-al-indulto-en-la-causa-375-2012-de-la-apg?

ps

 

Y si quieres más información sobre este asunto mándame un correo a dicky@delhoyo.com

El final de la escapada (en las curvas de Zorroza)

Es lo que tiene el vivir en una zona fronteriza. En un cruce de caminos. La gente de Carson City lo sabía y los de Zorroza también. Aquí, en la margen izquierda, en ocasiones ves pasar a la gente y en otras la ves quedarse. Permanecer estampados, como polillas atraídas por la bombilla,  dentro de sus vehículos en las,  más que famosas, míticas curvas de Zorroza. Y así, lo que empieza con una voz en megafonía que te saca del sueño mientras aulla un “¡¡pare su vehículo!!”, suele terminar invariablemente con un chirrido, un derrape y un automóvil incrustado en la acera. Con un coche con  el capó y el palier reventados tras llevarse por delante unos cuantos bolardos,  y con  la gasolina deslizándose peligrosamente.por la calle.  Y con dos señores esposados y  con la mitad del turno de la benemérita policia municipal de Bilbao comentando la jugada. A altas horas de la madrugada. No, perdón. A las cuatro y diez.

Y no es la primera vez. El  hombre (no el mismo siempre, claro), tropieza en esta curva, en coche  tras persecución policial, tres veces.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Bobos, muy bobos y bobos al volante

Esto va sobre  la estupidez, sobre la arrogancia, sobre las desgracias que no ocurren porque sí. Del efecto perverso y destructivo de los mal llamados “accidentes de tráfico”. He conocido demasiadas personas a los que sujetos  sin corazón ni cerebro,  al volante de vehículos,  han privado de sus seres queridos. A estas alturas creo  que “accidentes de trafico” hay muy pocos. Para que algo ocurra como accidente, es decir,  que sea un suceso eventual del que involuntariamente resulta un daño  tienen que darse muchas   circunstancias. Pero la estadística y la piel me han hecho observar que la suma de automóvil más  soberbia da como resultado  la desgracia. Y eso es debido a la causalidad no a la casualidad.

Odio al moralina y espero que no les parezca mal a los que lo sufren que lo diga en alto,   pero a Enaitz no lo mató un accidente. Su madre Rosa lleva años empeñada, con suerte desigual, en tratar de que el que la hizo la pague.  O Flor, la madre de Helena, que ha hecho  del recuerdo de su hija un motivo para levantarse cada día. O el terrible caso que me contaba la gente de Stop Accidentes, una tragedia  que padecieron en su carne y en su sangre Josetxo y su familia. Y otros, algunos tan cercanos en el tiempo, tan absurdos, tan crueles que duelen y seguirán en nuestra memoria aunque pasen los años.

Y decía que esto va sobre la estupidez. Y estos días vemos un anuncio del Gobierno Vasco que incide en eso. En tono humorístico habla de esos hombres (porque, qué curioso, son hombres casi todos) que sacan de la carretera a los demás conductores. Que te dicen “yo controlo” aunque hayan bebidos dos patxaranes. Que van a 90 km por hora donde marca a 50 y se indignan porque el  coche que les precede respeta los límites y además se lo toman como algo personal.  De aquellos a los que el automóvil  saca lo peor de si mismos. De esos a los que un psicólogo debiera prohibir por su bien y por el del resto de la humanidad que se subieran a un automóvil.

Me parece muy bien este anuncio. Son bobos y punto. Pero conozco a esa gente y de algo estoy seguro. No sólo no les importa que se piense que son bobos. Se ufanan de su estupidez y hacen gala de ello. Machos alfa o, todo lo contrario, individuos apocados a los que la chatarra que les rodea les da la potencia testicular de la que carecen. El anuncio,   bueno y pertinente, podría  acabar con esta frase: “si en la carretera eres un bobo la gente pierde la vida por tu culpa” y además acabarás en la cárcel. Eso es algo tan claro que hasta los bobos lo entienden. Seguir leyendo “Bobos, muy bobos y bobos al volante”

Importantes novedades en el caso Enaitz Iriondo

Enaitz IriondoNuestro amigo, el bravo e incisivo periodista Karim Asry, publica hoy en EL PAÍS un interesante artículo que aporta importantes novedades en el caso de Enaitz Iriondo. Las conclusiones del nuevo peritaje establecen que el conductor que atropelló a Enaitz circulaba a más de 140 km por hora lo que definitivamente establece que el primer peritaje de la Guardia Civil fue erroneo.

Reproduzco por su interés el artículo:

Los agentes de la Guardia Civil se equivocaron al realizar el primer atestado sobre el accidente que costó la vida a Enaitz Iriondo en La Rioja una noche de agosto de 2004. Cuando el conductor Tomás Delgado Bartolomé se llevó por delante el cuerpo y la vida de este joven de 17 años, su Audi A8 circulaba a entre 140 y 160 kilómetros por hora en una carretera comarcal donde la velocidad está limitada a 90, según fuentes conocedoras del caso. El atestado inicial levantado por los agentes indicó que el turismo iba a 113 km/h. Seguir leyendo “Importantes novedades en el caso Enaitz Iriondo”

Exultate Justi

Hay días tan perfectos que agradeces que algo o alguien disruptivo trate de estropeártelos un poco. Más que nada para que la perfección no sea completa y no sufras el “castigo de los dioses.”

Angels

Ayer fue uno de esos días perfectos. A las 11 de la mañana me llamaba una féliz Rosa Trinidad, la madre de Enaitz Iriondo, para contarme cómo les fue en el juicio, y cómo han sido los días que han pasado desde que el miércoles 23 de enero comentáramos en este pequeño blog la noticia de que un desalmado les reclamaba los daños en el coche que produjo la muerte de Enaitz Iriondo. Fue una conversación emocionante, como siempre que hablo con Rosa, en la que nos dijo que estaban físicamente exhaustos pero moralmente felices. Cuando me dijo que “la culpa” de que todo este asunto se hubiera empezado a mover era mía le dije que no, que era un cúmulo de casualidades felices, que hicieron de esta tragedia, la noticia más importante de los últimos tiempos en nuestro país.

En todo caso, en lo que coincidimos los dos, es que Enaitz, con su fuerza y su bondad había movido hilos allá donde esté, para ayudar a vencer esta batalla. Porque, como le dije a Rosa, esto es una batalla y la guerra continua. Es ahora el momento de seguir apoyando a la familia Iriondo, para conseguir que se reabra el juicio penal contra la “persona” que mato a su hijo.

No me engaño, tengo la certeza, como periodista con más de veinte años de experiencia en el oficio, que lo que hoy es portada mañana es una noticia olvidada. Por eso desde aquí os aseguro que no me voy a olvidar de Enaitz y a vosotros os pido que hagáis lo mismo. Lo último que me contaba Rosa es que Antonio, su marido, iba con la destrozada bicicleta de Enaitz hasta Logroño para que los peritos la examinen de nuevo y vean lo que es evidente para todo el mundo: que Enaitz no pudo saltarse un stop porque los daños en la bici están en la rueda trasera. Fue un alcance por velocidad excesiva del conductor.

Os decía que fue un día feliz, y es que además de la noticia de Enaitz. Al mediodía y por sorpresa, conseguí otra exclusiva periodística. Es cierto que no era de tanto calado como la anterior, pero también fue preciosa. Entrando en el juzgado de Bilbao, en la plaza de Jardines de Albia, conseguía grabar, scoop total, la boda de mis amigos Ana y Hector, y fui privilegiado testigo de la felicidad de dos personas y de cómo un proyecto de vida en común sigue adelante.

Después me llamaba otra amiga, Maria Eugenia, periodista como yo, y a la maravilla de escuchar su voz, se unía su petición de permiso para citar mi nombre en una de sus columnas en el periódico 20 minutos. Desde aquí lanzo un aviso: “si tu me dices ven lo dejo todo”.

Y last but not least, Pernan Goñi, nuestro compañero y amigo, se despidió con un lunch y un hastaluego. Ya le estamos echando de menos y eso que hace sólo doce horas que no escuchamos su voz en el teléfono “ekodriving, cursos de conducción ecológica y económica, dígamé…”

pd. exultate justi, una composición de Ludovico de Viana, se puede traducir como “alegrémonos las buenas personas”

Viva la Paz!!

Hoy no me da tiempo para escribir gran cosa. Sólo quiero gritar mi alegría porque, gracias a mucha gente, se haya comenzado a ver algo de justicia en el caso Enaitz.

A la hora que Antonio y Rosa conocían que se había retirado la demanda que les pedía 20.000 euros presentada por el conductor del automóvil que mató a su hijo, yo estaba en Vitoria grabando a unos niños.

La plaza de los Fueros, que diseñó el inolvidable Chillida estaba llena de escolares que celebraban con un acto muticolor, lleno de globos y pancartas, el Día Escolar de la No-violencia y la Paz. Este es el día que se recuerda a Ghandi, que fue asesinado un 30 de enero por un fanático integrista indio por defender, también, a los musulmanes de su país.

Mientras paseaba entre los niños, oyendo como en la megafonía sonaba el Imagine de John Lennon, cuatro de ellos, dos chicos y una chica, me han visto con la cámara y han comenzado a agitar una bandera con una paloma blanca. Uno ha gritado ¡Viva la Paz! y en ese grito ha quedado expresado todo.

Stop Accidentes emprederá la acusación particular contra los homicidas de la carretera

La asociación STOP Accidentes del País Vasco ha anunciado que va a promover  la acusación popular en los juicios penales por siniestros de tráfico en los que se den comportamientos delictivos de  carácter antisocial, peligroso y que comporten riesgo para la vida de los otros usuarios.

Stop- Accidentes contará con un equipo de expertos sensibilizados con el problema de la violencia vial entre los que se encuentra un investigador de accidentes y una psicóloga, además de abogado y procurador.

Un accidente mortal ocurrido hace un año en Hernani es el  primer caso en el que ya se ejerce esa acusación popular. El presunto homicida, que será juzgado próximamente, quintuplicaba la tasa de alcohol y circulaba al doble de la velocidad permitida.

El objetivo de personarse en los juicios como acusación popular es conseguir las penas más altas para castigar aquellas conductas de violencia vial que generen muerte o lesiones graves. En definitiva, se busca retirar de la circulación al conductor delincuente y reducir así los delitos de homicidio o lesiones en la carretera.

Stop accidentes promoverá esa acusación en los casos de siniestros con víctimas por comportamientos temerarios como  velocidad excesiva, grave influencia de alcohol o drogas, conducción sin carné, carreras ilegales u otras formas de conducción antisocial.  Para promover la acusación, Stop Accidentes seleccionará los casos considerados como violencia vial y pedirá el consentimiento de las víctimas o de sus familiares en caso de fallecimiento.

La asociación aportará abogado y procurador especializados en este tipo de casos, un experto en investigación de accidentes que pueda realizar pruebas periciales con valor jurídico sobre las causas del siniestro o su evolución. Asimismo ofrecerá el servicio de una psicóloga que asista a las víctimas y familiares afectados durante el proceso judicial.

El primer caso en el que se ejerce ese tipo de acción judicial es el de un accidente mortal ocurrido el 2 de enero de 2007  en Hernani en el que un conductor,  imputado ahora de delitos de homicidio y lesiones por imprudencia, y contra la seguridad del tráfico, provocó presuntamente la muerte de una persona y lesiones graves a otras cuatro. Ese conductor arrojó una tasa de alcohol de 2,49 miligramos de alcohol por litro de aire, cinco veces el límite permitido, y según un informe pericial circulaba a 144 kilómetros por hora en un tramo limitado a 70. La vista oral de este caso aún no ha sido señalada, sin embargo Stop Accidentes pedirá la máxima condena que nuestro Código Penal permite para este tipo de delito.

Por último, Stop Accidentes hará el  ofrecimiento de acusación popular a la familia del hombre de 44 años que falleció recientemente en la A-8 en el accidente de un camión  hormigonera cuyo conductor dio positivo en drogas.

Enaitz Iriondo, la familia se prepara para afrontar el juicio

La familia de Enaitz Iriondo presentará en el juicio que se celebra pasado mañana en Haro (La Rioja) los informes de tres peritos, dos ingenieros y un médico, para demostrar que la responsabilidad del accidente fue del conductor y que por tanto no tiene derecho a reclamar los 20.000 euros por daños sufridos en su vehículo, según ha podido saber este periódico.

Uno de los expertos, Pedro Gutiérrez, ex ertzaina bilbaíno de la Unidad de Tráfico de Álava y máster en investigación de accidentes, observa «errores de bulto» en el atestado que elaboró la Guardia Civil y que libraba de culpa a Tomás Delgado Bartolomé. Según Gutiérrez, los agentes realizaron los cálculos de velocidad «sin tener en cuenta las deformaciones del coche y la bici». El atropello se produjo en una carretera secundaria cercana al camping de Castañares, en Haro, en verano de 2004.

«Tanto mi informe como el del perito de Maphre, que es totalmente ajeno, presentan un tipo de accidente totalmente diferente al de la Guardia Civil», asegura. Según Gutiérrez, el ‘Audi A8’, «uno de los utilitarios más caros del mercado y con mejores frenos», circulaba a «mucha más velocidad» de los 113’11 kilómetros por hora que apuntan los cálculos «erróneos» de los guardias civiles. El tramo está limitado a 90.

El perito de parte se basa en «la huella de frenada», de 170 metros de longitud, y en el estado en que quedaron tanto la bicicleta BH como el propio coche. «Si un vehículo se estrella contra una pared, la velocidad que lleva se transforma en abolladura; cuanto más rápido, más bollo», explica de forma gráfica el especialista, que también ha sufrido en carne propia la imprudencia de un conductor y es miembro de la asociación de víctimas y familiares Stop-accidentes.

Respecto al alcohol, la prueba realizada al conductor en el lugar del accidente por los miembros del instituto armado arrojó una tasa de 0,15 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, cuando el límite permitido es de 0,25. Sin embargo, Gutiérrez advierte de que Delgado sopló en el alcoholímetro 93 minutos después del siniestro, lo que a su entender es «técnicamente un positivo», ya que «el cuerpo elimina algo más de un 0,1 miligramos de alcohol cada media hora». Además, según se refleja en el atestado policial, el automovilista utiliza gafas para conducir y en ese momento «no las llevaba».

En opinión del profesional, el conductor circulaba de noche «influenciado por el alcohol, muy deprisa y encima sin gafas», por lo que su capacidad de visión y de reacción estaban afectadas, y por eso «embistió por detrás» al ciclista. A consecuencia del brutal impacto, el cuerpo de Enaitz fue lanzado «a 108 metros de distancia y por encima de unos cables».

«Mirar hacia otro lado»

El factor más importante de un accidente es el «humano» y las principales causas «la velocidad, la ingesta de alcohol y las capacidades psicofísicas: no veía bien».

En el juicio del miércoles «no se le va a condenar (al automovilista), porque no es eso de lo que se trata ahora», recuerda el perito de parte, pero para recibir la indemnización por daños que reclama «tendría que acreditar que la culpa del atropello fue exclusivamente del chaval». «Nuestra intención es probar cómo creemos que fue el accidente y que la responsabilidad no sólo es de Enaitz. Después, seguiremos luchando por que se reabra la causa penal para volver a la fase de instrucción», resume.

Como casi todos, Pedro Gutiérrez se indignó al escuchar el caso y pensó que «no podía mirar hacia otro lado. Ha matado a un niño y reclama dinero, pero ¿Dios mío! Con mi formación y habiendo sido también víctima de gente que hace barbaridades al volante, decidí que tenía que ayudarles».

fuente: EL CORREO, Ainhoa de las Heras

La comunidad de Internet se vuelca con los padres de Enaitz

Varios medios de comunicación se han hecho eco de la reacción de los amigos de Internet, de todos vosotros, ante el juicio injusto que van a sufrir el próximo 30 de enero los padres de Enaitz. Os doy las gracias por vuestro apoyo.

Ayer me cuenta Galder que el tema se trató en la tertulia de Bloguers de RADIO EUSKADI. Fernan ha puesto el mp3 en fernan.com.es

En EL PAÍS este es el suelto que dentro de un artículo en el que parecen los padres de Enaitz se dedica al tema de la fuerza de Internet:


Internet se moviliza en favor de la familia

Internet se ha volcado en defensa de la familia del joven Enaitz Iriondo. Cientos de internautas han dejado sus mensajes en diversos foros, apoyando a sus padres y mostrando su incomprensión por la demanda del conductor. “Todo empezó con un vídeo que colgó nuestra hija en Internet”, relatan a EL PAÍS los padres de Enaitz. Un reportaje elaborado por Canal Sur puso rostro a todos los protagonistas del drama. Superó las 11.000 visitas en Youtube.En el documental se puede ver al conductor explicar por qué presentaba una tasa de alcohol en sangre (0,15) cuando la Guardia Civil le realizó el correspondiente control tras el accidente: “Estaba nervioso y le dije a alguien que me trajera un whisky con coca cola”.En la página meneame.net, una web construida por los propios usuarios, que votan las noticias, la información sobre la causa y el próximo juicio contra los padres del joven colgada en un blog alcanzó ayer la inusual cifra de 1.700 votos y superó los 123 comentarios. Casi todos iban en el mismo sentido: “No me lo puedo creer. Hay jueces que no tienen el más mínimo juicio”, se quejaba uno de ellos.”Recibimos 40 mensajes de gente de toda España desde que salió la noticia en el meneame”, cuenta la madre de Eraintz Iriondo. “Nos escribe gente que nos manda mensajes de ánimo, abogados que piden que luchemos por cambiar las leyes; incluso jueces nos escriben a veces. Todos están indignados”, detalla Rosa Trinidad, quien recibe la mayoría de los mensajes a través de la web stopaccidentes.com de la asociación homónima. Varios blogsblogosfera.En un foro sobre actuaciones policiales, la conversación se convirtió en un debate tipo CSI sobre las diligencias: “Tardaron más de hora y media en hacer la prueba de alcoholemia”.Los informes de tres peritos encargados por la familia concluyen que el conductor circulaba a más de 160 km/h en lugar de los 113 que indica el atestado del instituto armado. En el tramo en que se produjo el accidente la velocidad está limitada a 90 km/h. Estos peritos concluyen también que si la prueba de alcoholemia se le hubiera realizado a Tomás Delgado en el acto hubiese superado el límite.También se han hecho eco de la noticia y la difundieron en en el sitio web de Telecinco Esta es la información completa.

Los internautas se vuelcan con unos padres demandados por el conductor que atropelló a su hijo

Enaitz Iriondo tenía 17 años cuando murió atropellado por un coche en la localidad riojana de Haro en 2004. Iba en bicicleta cuando un Audi que circulaba a 173,90 kilómetros por hora en una carretera con límite de velocidad en 90 se lo llevó por delante. Enaitz murió, y el conductor pide ahora a sus padres 20.000 euros por los daños sufridos en su vehículo. El juicio será el 30 de enero. Los internautas se han volcado con la familia del joven a partir de la noticia publicada en http://www.turanzas.wordpress.com y recogida en Menéname.net.
Enaitz y su familia estaban de vacaciones en un camping en Haro en el verano de 2004. Según su madre, Enaitz solía ir en bicicleta. El 26 de agosto el joven regresaba al camping en bici cuando Tomás Delgado, al volante de su coche y circulando a gran velocidad, lo arrolló y lo mató.En un documental realizado por Canal Sur, el conductor explica por qué tenía una tasa de alcohol de 0,15 cuando la Guardia Civil le realizó el control de alcoholemia. Según él, tras el accidente, estaba tan nervioso que le pidió a alguien que le llevara un whisky con coca cola.El juzgado de instrucción que llevó el caso desestimó la denuncia penal, al valorar que no hubo “infracción criminal” en el comportamiento del conductor. “Nos dieron tres días de plazo para recurrir”, explicó la madre. Los padres estaban destrozados y el abogado les aconsejó que fueran por la vía civil y se olvidaran de la penal. Recibieron una indemnización de 33.000 euros de la aseguradora del coche, Winterthur Seguros, que reconoció “la existencia de un exceso de velocidad en la conducción del Sr. Delgado”, según la documentación del Tribunal.Años después del accidente, el conductor, que asegura ser un empresario industrial, ha interpuesto una demanda civil por el que solicita el pago de los desperfectos producidos en su coche por el atropello (valorados en 14.000 euros) y además pide otros 6.000 por el tiempo que ha tenido que utilizar otro coche sustituto para trabajar.Según han relatado los padres de Enaitz a http://www.turanzas.wordpress.com, al conductor le ha resultado difícil encontrar abogado para interponer la demanda y consideran “indignante que no se le haya impuesto ninguna multa, ni sanción, ni ningún tipo de castigo por lo ocurrido”. Ellos luchan por reabrir la causa penal.

El conductor asegura que “también soy una víctima en todo esto, lo del chaval no se puede arreglar, pero lo mío, sí”. Y añade que “no es que los 20.000 euros me hagan falta, pero no tengo por qué renunciar a ellos”, explica Tomás Delgado en El País, antes de culpar a “las aseguradoras” de lo ocurrido. KOD

posts relacionados:

Juicio a los padres de Enaitz

Ante la muerte de Enaitz Iriondo: carretera, inhumanidad y asco

Más sobre el caso Enaitz (actualización lunes 28 de enero de 2008)

ENGLISH: The story of Enaitz Iriondo

Seguir leyendo “La comunidad de Internet se vuelca con los padres de Enaitz”

Más Crónicas sobre la maldad y lo repugnante, Juicio a los padres de Enaitz Iriondo

Enaitz IriondoEsta semana leíamos en prensa el caso de dos conductores que, realizando una carrera ilegal mataron a un matrimonio ajeno a su absurda competición, también nos espeluznaba el suceso ocurrido en Bizkaia en el que el conductor de una hormigonera, que circulaba por la autopista drogado y dando bandazos, acabó con la vida de un trabajador, o la tragedia de una mujer de 57 años que murió, mientras esperaba el autobús, tras ser embestida por un Golf GTI conducido por un niñato bravucón.

Pero hoy me acuerdo de Enaitz Iriondo, porque los padres de este chaval de 17 años que en 2004 falleció en Haro atropellado cuando iba en bicicleta por un turismo, que según unos informes periciales, circulaba a 173,90 kilómetros por hora en una carretera donde la velocidad máxima permitida es de 90 Km/h y que, si el atestado se hubiera realizado de forma correcta hubiera dado una tasa de alcohol superior a la establecida, van a ser juzgados el próximo miércoles día 30 en Haro.

Habéis leído bien, van a ser juzgados sus padres. Y en la vista se verá la reclamación del conductor implicado en ese siniestro que pide a la familia de Enaitz nada menos que 20.000 euros por los daños sufridos en su vehículo siniestrado y por la sustitución del citado vehículo durante el tiempo que ha trascurrido desde la fecha del accidente. Me resulta imposible encontrar algo más inhumano y los calificativos que se me vienen a la cabeza para describir al individuo que reclama los daños que provocó en su AUDI 8 el cuerpo roto de Enaitz serían probablemente merecedores de una denuncia por injurias.

Ayer hablaba con Rosa, la madre de Enaitz, y me contaba lo mucho que están sufriendo y lo mucho que le han reconfortado las muestras de cariño que está recibiendo de personas anónimas que escriben en Internet sobre Enaitz. Ante este juicio que va contra el sentido común y la Humanidad os pido que difundáis en la medida de vuestras posibilidades esta información, También, que si os es posible, acompañéis en Haro a estas personas vencidas por la injusticia y la Inhumanidad pero nunca derrotadas. Enaitz no se merece esto.

EL DIA 30 DE ENERO A LAS 9:30 HORAS EN EL JUZGADO DE HARO TIENE LUGAR EL JUICIO POR LA DENUNCIA INTERPUESTA POR EL RESPONSABLE DE LA MUERTE DE ENAITZ.

OS PEDIMOS AYUDA A QUIENES PUEDAN ACOMPAÑAR A LA FAMILIA
TAMBIÉN AYUDARÁ QUE ESTA INFORMACIÓN SE DIFUNDA POR INTERNET

GRACIAS POR VUESTRO APOYO

actualización jueves 31 de enero de 2008:

El conductor que atropelló, causándole la muerte, a Enaitz Iriondo no se presentó a la vista celebrada ayer en el Juzgado de Haro por la demanda que interpuso contra los padres del joven de Durango. La jueza le obligo al pago de las costas del juicio lo que se interpreta como una inequívoca victoria moral para Rosa y Antonio.

Ahora el caso puede que se reabra por la vía penal pero con el condcutor en el banquillo. Seguiré informando.


GRACIAS A TOD@S

Si queréis saber más sobre este tema:

Ante la muerte de Enaitz Iriondo: carretera, inhumanidad y asco

Todo Internet se vuelca con los padres de Enaitz

Más sobre el caso Enaitz (actualización lunes 28 de enero de 2008)

La familia de Enaitz se prepara para afrontar el juicio (lunes 28 de nero de 2008)

ENGLISH: The story of Enaitz Iriondo

FRANÇAIS: Il réclame 20.000 euros aux parents du garçon qu’il a tué

Pausa accidental, la canción del leñador

Le pido a mi sobri, que está de visita, que me haga de secretaria para escribir unas pocas líneas. Este blog estará parado, por razones técnicas, un tiempo indefinido. Más o menos lo que tarde mi mano en cicatrizar. Y es que, amiguitos, haced caso al tío Dicky y cuando utilicéis maquinaria peligrosa, como una motosierra, no lo hagáis cansados, tras haber hecho una ruta de 17 km por los Picos de Europa, ni a la luz de una bombilla, ni sobrevaloréis vuestras habilidades.

Aprovecho estas líneas para agradecer al cirujano plástico del Hospital de Cruces, dr. Mario Llop, por su impecable labor de zurzido de tendones y colgajos. A los amabilísimos facultativos del centro de salud de Posada de Llanes en Asturies que me hicieron las primeras curas, me pararon la hemorragia y me inyectaron una milagrosa inyección de voltarem. También aprovecho para dar las gracias a mis gruesos guantes de piel de becerro que evitaron que algún que otro dedo acabara por el suelo.

Lo más surrealista de esta experiencia fue, sin embargo, el rato que compartí box en urgencias con un hiperacelerado y peligroso neng que había sido generosamente rociado con un spray de defensa. Desde aquí hago un aviso a la chica que le dio la dosis. “Que se prepare esa chorba –repetía el amigo del chándal blanco– porque la voy a matar“.

O sea que mientras lo cosa se mejora reflexionaré sobre la suerte de haber nacido en un país en el que existe la anestesia, el nolotil y un adecuado sistema de salud pública. Y cuando decida hacer labores tan masculinas como cortar leña, lo decían los Monty Phyton en la “canción del leñador”, tendré más cuidadín.

Feliz Hannuka a todos, nos leemos a la vuelta.

Titanic y el naufragio del Explorer. 2 símbolos

“Siempre recordaré la oscuridad y el frío”
Edith Haisman, superviviente del Titanic

Hundimiento del TitanicEstos días, mientras se hundía lentamente el Explorer, tras chocar con un iceberg en aguas de la Antártida, muchos se acordaban del Titanic. En ese naufragio ocurrido el 14 de abril de 1912, el navío tardó solo dos horas y 42 minutos en irse al fondo y arrastró consigo a 1.523 personas, la que hoy se considera cifra oficial de muertos. En esta ocasión no ha habido muertos; las razones: había botes salvavidas para todos, las comunicaciones funcionaron y en una hora se acercaron otros barcos y helicópteros al rescate.

No se qué ocurre con el Titánic, pero es curioso que algo que sólo he comentado dos veces y de pasada sea una de las vías de entrada a mi blog más importantes.

Es posible que, como dice la escritora Connie Willis, el Titanic simbolice la arrogancia prometeica, el hombre desafiando al destino y perdiendo. También puede ser un símbolo del orgullo frankensteniano, el hombre poniendo su fe en la ciencia y la tecnología y recibiendo su castigo por parte de la naturaleza. O la futilidad de la empresa humana. También puede ser el agua la que sea simbólica. En la mayoría de las culturas cruzar el agua es la representación del paso a la muerte. Los egipcios, por ejemplo, viajaban a la Tierra de los Muertos en una Barca de Oro, Eneas cruzó con Caronte la Laguna Estigia y Frodo zarpó desde los Puertos Grises. El Titanic puede ser también símbolo político de una sociedad estructurada en clases, de los males de la oligarquía, de la represión de las mujeres…

CDQ, CDQ, SOS, SOS, CDQ, SOS, Vengan de inmediato. Hemos chocado con un iceberg. CDQ. Posición 41º, 40′ N, 50º, 1′ O, CDQ, SOS

relacionados:

Transito, Connie Willis y el Titanic se hunde

90 al fondo, y la orquesta del Titánic sigue tocando

43