Discurso de Elizabeth I en Tillbury. Comunicación en tiempo de Crisis

¿Qué le pide un pueblo a sus gobernantes?  Básicamente dos cosas. Buena gestión y capacidad de liderazgo. En los momentos de Crisis y de Urgencia, es necesario que exista  liderazgo y acompañamiento.

Recuperamos uno de los grandes momentos discursivos de la historia y lo analizamos.   #yatal.

Es el día 19 de Agosto de 1588. La Armada Española, anunciada por la propaganda política del adversario como “la Invencible” está a la vista de las costas inglesas. Es un momento decisivo en la Historia. Un cruce de caminos. La reina Isabel I sabe que de este reto saldrá, en caso de victoria, reforzada como reina. La otra posibilidad, la de la derrota es inimaginable. Si pierde lo perderá todo: su reinado, y hasta el futuro de su Dinastía y de su Religión. Ella, pese a las peticiones de su “Privy Council” decide dejar la seguridad de Londres y acudir a donde se espera la batalla. Allí dará a sus tropas un discurso potente y simbólico. Son unas palabras que en su día sirvieron para firmar un pacto entre ella y su pueblo. La “Reina Virgen” estará casada en adelante con su pueblo, será sólo para ellos y para nadie más. Después de ese día dará cominezo la que es conocida como la Edad de Oro.

Ella, sabe en ese discurso que se lo juega todo. Ese discurso a sus tropas reunidas en las colinas de Tillbury, con las agitadas aguas del canal a la vista es, por un lado un intento de subir la moral de unos soldados asustados por un enimigo que creen superior y por otro lado un mensaje a la oposición interna para reforzar su autoridad. Una autoridad que, no olvidemos,  sufrió ataques a lo largo de reinado.

Uno de los planes asociados por sus enemigos al plan de conquista era propiciar un levantamiento interno que se uniera a la invasión . Los españoles contaban con que los católicos ingleses se unieran al ejercito invasor y derrocaran a los Tudor. Un deseo futil. El pueblo inglés odiaba a todo lo extranjero. Un profundo sentimiento nacionalista que ha perdurado en el tiempo y que provocó el comentario de Petruccio Ubaldini, un protestante italiano que vive en la Inglaterra de la época y que afirma: “it is easier to find flocks of white crows than one Englishman (and let him believe what he will about religion) who loves a foreigner.” Seguir leyendo “Discurso de Elizabeth I en Tillbury. Comunicación en tiempo de Crisis”

Viento

Viento.

Un estado de ánimo o un fenómeno meteorológico. El viento es, quizás, de entre todos los meteoros el más metafórico. Estamos en mitad de vientos de cambios, el viento nos mueve a su antojo, el viento cuando sopla fuerte y se convierte en huracán, tifón y ciclogénesis,  nos aparta de nuestro camino. Churchill que era maestro de la motivación, le dijo a su pueblo en plena Guerra Mundial, cuando en  la batalla de Inglaterra pintaban bastos,  que el cometa sólo se eleva con el viento en contra. Los hindús, que son gente forjada en la adversidad, proclaman: “no hay árbol que el viento no haya sacudido”. Esto quiere decir que no te preocupes amigo o amiga; eso pasará. Siempre habrá una adversidad en tu pasado, presente o futuro a la que hacer frente. En nuestra decisión está ser hojas en el viento o sauces flexibles que se adaptan frente a las ráfagas de la mala fortuna y luego se ponen en pie cuando pasa el tifón; si es que pasa. Suele pasar. (A veces).

Viento
Viento

Lo dice Quique González, y le acompaña Edu Ortega (grande) en el directo: Soy veraneante accidental en la ciudad del viento,  Subo la montaña que se oculta tras el vuelo de tu falda. En la ciudad del viento.

Bobos, muy bobos y bobos al volante

Esto va sobre  la estupidez, sobre la arrogancia, sobre las desgracias que no ocurren porque sí. Del efecto perverso y destructivo de los mal llamados “accidentes de tráfico”. He conocido demasiadas personas a los que sujetos  sin corazón ni cerebro,  al volante de vehículos,  han privado de sus seres queridos. A estas alturas creo  que “accidentes de trafico” hay muy pocos. Para que algo ocurra como accidente, es decir,  que sea un suceso eventual del que involuntariamente resulta un daño  tienen que darse muchas   circunstancias. Pero la estadística y la piel me han hecho observar que la suma de automóvil más  soberbia da como resultado  la desgracia. Y eso es debido a la causalidad no a la casualidad.

Odio al moralina y espero que no les parezca mal a los que lo sufren que lo diga en alto,   pero a Enaitz no lo mató un accidente. Su madre Rosa lleva años empeñada, con suerte desigual, en tratar de que el que la hizo la pague.  O Flor, la madre de Helena, que ha hecho  del recuerdo de su hija un motivo para levantarse cada día. O el terrible caso que me contaba la gente de Stop Accidentes, una tragedia  que padecieron en su carne y en su sangre Josetxo y su familia. Y otros, algunos tan cercanos en el tiempo, tan absurdos, tan crueles que duelen y seguirán en nuestra memoria aunque pasen los años.

Y decía que esto va sobre la estupidez. Y estos días vemos un anuncio del Gobierno Vasco que incide en eso. En tono humorístico habla de esos hombres (porque, qué curioso, son hombres casi todos) que sacan de la carretera a los demás conductores. Que te dicen “yo controlo” aunque hayan bebidos dos patxaranes. Que van a 90 km por hora donde marca a 50 y se indignan porque el  coche que les precede respeta los límites y además se lo toman como algo personal.  De aquellos a los que el automóvil  saca lo peor de si mismos. De esos a los que un psicólogo debiera prohibir por su bien y por el del resto de la humanidad que se subieran a un automóvil.

Me parece muy bien este anuncio. Son bobos y punto. Pero conozco a esa gente y de algo estoy seguro. No sólo no les importa que se piense que son bobos. Se ufanan de su estupidez y hacen gala de ello. Machos alfa o, todo lo contrario, individuos apocados a los que la chatarra que les rodea les da la potencia testicular de la que carecen. El anuncio,   bueno y pertinente, podría  acabar con esta frase: “si en la carretera eres un bobo la gente pierde la vida por tu culpa” y además acabarás en la cárcel. Eso es algo tan claro que hasta los bobos lo entienden. Seguir leyendo “Bobos, muy bobos y bobos al volante”

Euskadi Saboreala

Euskadi, saboréala es el lema de la nueva imagen de promoción turística del País Vasco que ha presentado hoy en Madrid el lehendakari, Patxi López, y que pretende poner en valor los principales atractivos turísticos de la comunidad  autónoma vasca. La nueva imagen ha sido presentada por el Gobierno vasco en un acto en la Bolsa de Madrid, que ha reunido a 600 representantes de distintas instituciones, políticos, empresarios, y personalidades de la cultura y el deporte.
Con una tipografía “moderna, universal y amable”, el lema pretende trasladar la idea de una nueva marca fuerte y poderosa, que transmita claramente los valores tradicionales, la modernidad y la personalidad del País Vasco, según han indicado hoy los responsables de Turismo de esta comunidad. Así, la palabra “Euskadi” aparece en mayúsculas, “para darle entidad”, pero con proporciones de letra minúscula, “para transmitir calidez”, y en verde mar, “un color diferencial”, “elegante” y “con cierta sofisticación”. El logotipo incorpora un símbolo que se inicia bajo la “A” de “Euskadi” en forma de ola, y que pretende representar el arte, la moda y la naturaleza.
Euskadi, saboréala es, en definitiva, una invitación a conocer una tierra y unas gentes.  Comprobar de primera mano la amabilidad de sus personas, la belleza de sus paisajes y alicientes como la cultura y la gastronomía. No permitas que nadie, ni tan siquiera yo, te lo cuente. Ven a Euskadi y saboréala. Buen provecho! On egin!
Más para saborear en Euskadi:


Olentzero

En otras zonas del mundo se piden regalos a papa Noel, santa Claus, los Reyes Magos, al niño Jesús. En el País Vasco tenemos a Olentzero.

Me cae muy bien el Olentzero, frente a  otros otorgadores de regalos navideños políticamente correctos,  nuestro Olentzero es un currela, ecologista y sostenible (hace carbón con los residuos madereros de bosques autóctonos), es fumador, tiene fama de ser tragón y bebedor y además es un pelín misántropo,  porque sólo baja a la civilización en fechas navideñas. Vamos, que es tipo de lo más normal, con sus defectos y sus virtudes, al que todo se le perdona ya que trae regalos a los niños.

Los duendes de Papa Noel, que son un poco cabroncetes, son, en la versión vasca,  los Galtzagorris. Este año en nuestra empresa hemos sido un poco Galtzagorris y le hemos ayudado al Olentzero en lo que sabemos,  que es la comunicación y el tema de los audiovisuales. Este es el vídeo que ha creado mi compañero Iban con la ayuda del mismísimo carbonero.

Y ya puestos, y como tenemos un poco de enchufe,  aprovecho para mandar mi carta al Olentzero para el próximo año, estos son mi deseos:

– Que Obama no nos salga rana
– Que Hillary no nos meta en otra guerra
– Que la economía mundial se regule, aunque sólo sea un poquito.
– Que la crisis no signifique xenofobia.
– Que la crisis no suponga olvidarnos del Medio Ambiente
– Que no volvamos a tener que hablar de ETA porque ya haya quedado relegada al pozo (séptico) de la Historia
–  Y en lo personal y para mis amig@s: salud, dinero (el justo) y disfrute  (en abundancia).

Alucino como un pepino

Me pilló lejos de cualquier grabadora de vídeo y mira que estoy rodeado de ellas.  Pero hubiera dado cualquier cosa  por poder grabar el programa BURP que el otro día emitió la nueva cadena ETB3. No me considero un mojigato, más bien todo lo contrario, pero lo que vi fue tan, tan, tan flipante que no podía dar crédito . Igual es que todo era un chiste y no me enteré demasiado y que no le pillé la gracia.

La escena: un tipo con una especie de  tanga de leopardo pone a contra la pared a dos chicas y un chico que lucen caretas. Una vez dispuestos les baja las bragas y el respectivo calzoncillo y empieza, a brochazos,  a pintarles el culete pajarero. Entre brochazo y brochazo se contonea con simulado placer.

A todo esto, yo pienso ” ya sólo falta que les meta la brocha por el culo para que la performance sea completa”. Y dicho y hecho.  NO,  no es que el pincel se vaya allá donde no brilla el sol. No. El artista finaliza la obra poniendo una especie de banderita en la raja que forman las nalgas de los pintados.

Como diría el del tomate ¡qué fuerte, qué fuerte, qué fuerte!

Y es que, si lo que quieren es “epatar al burgués”  es preciso decir que eso ya lo hicieron hace mucho, mucho tiempo, Baudelaire, Bukowski, Hunter S. Thompson y compañía.

Si lo que quieren es hacer una broma, es pelín escatológica y eso no se hace a las nueve de la noche que hay niños,  Y luego les da por pintarse el culo y poner la casa y las ropas  perdidas, por no hablar que se pueden hacer daño con los pinceles.

Me soprendo hablando como un abuelo;  pero es que yo también hice en su época programas culturales en la televisión vasca y entonces, lo más sorprendente y rompedor era Lindsay Kemp montando el gori en las ruedas de prensa yendo  hasta arriba de lo que fuera.  (eso lo contaré otro rato)

En un reportaje relacionado con el estreno del nuevo canal lo llamaban  “espejo para la juventud”. Espero que, visto este programa concreto, sea un espejo deformado, al estilo de los del Callejón del Gato de Valle-Inclán.

Todo lo anterior dicho sea sin acritud.

Por cierto, Lontzo,  aprovecho para mandarte un saludo y decirte que la nueva web de EITB.COM mola mazo. Mucho más clara, mucho más limpia, mucho más informativa.  Sólo echo de menos, por ejemplo, que pongáis el programa BURP íntegro para enteder la semiótica de la cosa de manera un poco más relajada, que el otro día se me cortó la cena.

Video viral

Lo reconozco, les estoy haciendo el juego. Para que un vídeo se convierta en un éxito viral tiene  que haber cientos de tipos como yo que lo manden a su lista de correo o que lo publiquen  en sus bitácoras.

Todos conocemos casos de historias absurdas que, sin pretenderlo han sido portada de revistas, artículos de periódicos e incluso han transportado a la fama a personas. Hace mucho tiempo cuando empezaba a escribir en este blog hablé del caso de mi amigo Txemi del Olmo. Txemi trabajaba entonces en la radio (ahora es un reconocido actor de doblaje) y un día, en plan gracioso,  decidió hacer una parodia de los anuncios cutres que tenía que grabar en su emisora. Nació de su imaginación la marca “La Crus del Gorbea” y el resto ya es historia.

Otro éxito viral de características similares ha sido el que ha conseguido Alejandro Fernández, del que tuve  primera noticia en un video que me envío Jonrom desde facebook. Este hombre, conocido Alfcorn se hizo famoso con la broma de Epi y Blas y el Primavera Sound. Luego ha explotado su vis cómica haciendo anuncios entre los que destaco el realizado para la marca de automóviles FIAT. “Hola señor Pollo, Hola sr. Pavo”.

Y por ultimo mi promesa de contribución al éxito viral.

El próximo mes de septiembre, si sobrevivimos a las vacaciones, veremos el estreno de una película que se presume insustancial. No obstante, en la misma se han juntado tres de mis actores favoritos (sólo falta  Philip Seymour Hoffman). La peli, de nombre Trophic Thunder ha comenzado a calentar motores con una campaña pensada en exclusiva para Internet. Los publicistas que para esto de la web no suelen ser nada finos (dan por contado que hay cosas que se compran con dinero o con nombres y eso no suele ser así en lo ciber) han afinado  bastante y han creado un micropelícula que, de salvaje y de acertada con el metalenguaje y los códigos de la red estoy seguro que va a tener éxito. Y si no es así, seguro que os echáis unas risas. ¡vaya pedazo de actores riéndose de si mismos (Downey Jr. y sus problemas con las drogas y la justicia, Jack Black explotando su fama de descerebrado y Ben Stiller de presunto capo enloquecido de la historia).  La película que aquí se subtitulará “Una Guerra muy perra” tiene guión (atención) de Etan Cohen y se centra en la filmación de una película de guerra que, sin saberlo sus protagonistas, acaba con su rodaje incrustado  en un conflicto de verdad.

Lo mejor, seguro, esta promo.

Elogio de la Melancolía

“El peor enemigo de nuestra felicidad es la imagen de la felicidad que nos venden”.

No recuerdo donde leí este comentario y siento no poder citar a su autor, pero no puedo estar más de acuerdo. Vivimos en una sociedad profundamente infeliz porque la fachada que hay que proyectar a los demás, siempre e ineludiblemente, es la del éxito. Somos una sociedad adolescente en la que, frente a valores como la inteligencia, o la urbanidad se vende (nos venden) valores como la juventud o una rebeldía de salón. Y, atención, brothers & sisters, hace algún tiempo descubrí que uno sólo es joven durante unos escasos diez años de la vida. Eso sí, muchos se aferran a una perpetua adolescencia mental. El resto de nuestras existencias, según nos cuentan nuestros queridos publicistas, debiéramos estar condenados a la fustración y a la amargura. Somos infelices porque podemos pensar en serlo. Las sociedades más felices son curiosamente las más pobres. Como muy bien decía el doctor Corbalán nadie en un poblado de África tiene tiempo para pensar en su felicidad. Tienen bastante con planear cómo conseguirán dar de comer a sus hijos cada día.

Así que yo, blanco, occidental, y habitante de una de las regiones más ricas del planeta reivindico el poder de la melancolía, una melancolía inconformista y pesimista. Una melancolía irónica y descreída. Un risa ante lo inevitable, un luchar contra lo que sabes de antemano que te va a derrotar porque, sólo con el fracaso se aprecian los éxitos. Dice, en un poema, el poeta venezolano Rafael Cadenas que “el éxito es el fracaso asumido, y el éxito no asumido es el fracaso”.

La suerte de este trabajo de periodista que, testarudamente, decidí para mi vida cuando sólo tenía cuatro años, es la de encontrarte con personas tan inteligentes, irónicas y divertidas como el filósofo y hermeneuta Andrés Ortiz-Osés. Grabar sus palabras y transmitirlas para que otros las aprovechen. Compartir el conocimiento como se comparte con los amigos un buen vino. Os dejo con su reflexión sobre la melancolía. Yo, ni aunque viviera mil años, podría decir algo que fuera, tan sólo, la mitad de lúcido.

Si queréis contemplar toda su charla podéis hacerlo en el canal Forum de www.deusto.tv.

Amy Winehouse me mata

La descubrí hace cosa de un año y desde entonces les tengo asfixiados a la gente de la redacción con Amy. Al principio me decían: ¿quién es esa chica que canta con voz de cazallera? pero yo creo que ya le están pillando el punto.

La canción y el vídeo de Amy que más me gustan es el “Fuck me Pumps” y creo que, marketing aparte, Winehouse ha triunfado en los Grammy porque la chica, y su musica, son lo que ves (y cómo lo oyes). Auténtica, proletaria, mestiza y con un olafto muy fino para el soul.  Y para los que os preguntéis que significa en inglés “fuck me pumps” os dejo dos curiosas descripciones del término.  Realmente gamberra.

Seguir leyendo “Amy Winehouse me mata”

Pagagnini, bravo por Yllana, bravo por Malikian

pagagniniAyer hablaba del daño que puede hacer una crítica. Hoy voy a hablar de una obra de teatro sólo para recomendaros que, si está representándose en vuestra localidad, no os la perdáis. El espectáculo se llama Pagagnini y es una producción de Yllana.

Es una maravilla y yo, que creía haber perdido la capacidad de la sorpresa en el teatro, me quedé perplejo y en un alucinado estado de felicidad.

«Un concierto y obra de teatro a la vez», así define PaGagNini el gran violinista libanés Ara Malikian , al que acompañan Eduardo Ortega, Thomas Potiron y Gartxot Ortiz. «Somos cuatro músicos profesionales y lo musical no nos costó trabajo porque lo llevamos haciendo toda la vida, pero lo actoral sí. Tuvimos que estar varios meses de ensayos con los directores de Yllana para poder entender lo que querían de nosotros», explica sobre el proceso Malikian, que reconoce que el proyecto surgió porque «me encanta el humor y la música y si se pueden combinar los dos, aún mejor». Seguir leyendo “Pagagnini, bravo por Yllana, bravo por Malikian”

Disclaimer: NO lea este correo electrónico

El sitio web británico The Register organizó un concurso para que sus lectores le mandaran el disclaimer de correo electrónico más absurdo. En realidad, todos esos anuncios de confidencialidad son de por sí bastante bizarros y además, como muy bien se cuenta desde iabogado, de dudosa legalidad. No obstante las modas se hacen costumbres atávicas  y el derecho consuetudinario las transforma en leyes de hecho. Así que, si no os queda más remedio,  siempre podréis  poner como Disclaimer el texto que ganó el concurso. Sólo les falto añadir eso de “la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte”.

AVISO LEGAL

IMPORTANTE: Este correo está destinado a su destinatario arriba indicado y puede contener información confidencial, secreta o inadecuada para personas hipersensibles con baja autoestima, sin sentido del humor o con creencias religiosas irracionales. Si usted no es el destinatario pretendido, toda difusión, distribución o reproducción de este correo será un acto prohibido y demostrará una irritante falta de educación.

Salvo que la palabra abscuatulación se haya utilizado en su contexto adecuado en algún punto distinto a este aviso, no tiene ninguna utilidad legal ni gramatical, y puede ser ignorada. No se han causado lesiones a animales en la transmisión de este correo, aunque el perrito del vecino tiene los días contados, para qué nos vamos a engañar.  A aquellos de ustedes que sufran un miedo insuperable a lo desconocido les complacerá saber que no existe ningún mensaje oculto que aparezca al leer esta advertencia al revés. No obstante, si coloca un círculo de sal alrededor de usted y su ordenador podrá asegurar que ni usted ni sus mascotas sufrirán daño alguno. Si ha recibido este correo por error, le rogamos que añada nuez moscada y huevos, pase el conjunto por la batidora y caliéntelo en el horno durante 40 minutos”

No se que dirían los amigos de Iurismática, especialistas en derecho TICs sobre este texto…