cambio change exchange wechsler

Como contar en pocas líneas el vértigo que supone un cambio importante. Cómo explicar la nostalgia que siento al  dejar un proyecto al que he dedicado 10 años de  vida.

Como olvidar los malos ratos, lo que supuso enfrentarse a lo nuevo con muy pocas herramientas, las noches que pasé sin dormir, las chapuzas creativas, los éxitos y los fracasos.

Imposible olvidar los amigos que se hacen en el trabajo y que, seguro, que conservaré.

A los clientes por su paciencia con los fallos y su cariño y su agradecimiento por el trabajo que hicimos bien. Y la riqueza que ha supuesto conocer a tanta y tan buena gente.

Imposible , tampoco, olvidar las broncas (algunas descomunales) y las risas.

Ahora toca otra cosa y como se que nada es para siempre, me voy para otra temporada que también terminará, con ganas de trabajar, de aprender y de hacerlo bien. Y además el nuevo reto es muy interesante.

Otra etapa.

Conocer a alguien o no hacer nada

Algunas de las mejores historias y algunas de las mejores formas de contar esas historias están en los cómics. Ese “presunto arte menor” está suministrando en los últimos años  argumentos al cine y las novelas gráficas se convierten en éxitos de ventas compitiendo en igualdad de condiciones con los serios libros. Ya no son los tebeos para niños. Es mucho más. Y lo mejor es que el arte contar está en pleno proceso de crecimiento. Hay muchos autores con estilos personales que hablan de asuntos que antes no se hubieran planteado. Me acuerdo de Marjane Satrapi, de la que muchos somos fans. Pienso en la serie de obras de Guy DeLisle, empezando por su visión de un régimen autocrático (que no autocrítico) en Pyoyang, sus Crónicas Birmanas o el más reciente y delicioso, por lo sutil, por lo minimalista, por lo cariñoso, por el detalle (de regalármelo, gracias)  “Cómo no hacer nada“. (publicado por la generosa y arriesgada Editorial Astiberri)

una viñeta políticamente incorrecta de "No hacer nada"
una viñeta políticamente incorrecta de "No hacer nada"
Pero quiero hablar de un comic que se crea muy cerca de donde escribo. Una obra recomendable y de acceso gratuito. Una obra con función social
Para ayudar a evitar una crisis de valores están los filósofos del optimismo, los creadores de reflexiones, los que refuerzan con comunicaciones positivas el  deseo de salir adelante.

Yo Tarzan, tu Jane, Ellos Alicia y Pernan
Yo Tarzan, tu Jane, Ellos Alicia y Pernan

Aquellos que tenemos tan poco talento desearíamos tener mucho poder o muchos euros  para, al menos,  cumplir la función de Mecenas que estas gentes merecen. Me veo, como el pastelero de Cyrano, regalando bollos a personas como Alicia y Pernan que, en cuatro líneas claras reconfortan el espíritu, dan que pensar y sirven de tónico para la crisis. Su obra está en marcha y debiera ser vista, admirada e incluso estudiada en Universidades. Conocer a alguien se llama la cosa y reconforta casi tanto como un caldo de pollo para el espíritu.

Véanlo, oigan, y participen, se sentirán de lo más a gustito.

Bazkaria. Consejos de Comunicación

El viernes es la tercera edición de la Bazkaria. Una cita de networking empresarial que siempre está marcada en rojo en mi calendario de eventos importantes. Si queréis saber algo más acudir a su página y enteraros. Y si no llegáis a tiempo para esta edición es recomendable que la apuntéis para la próxima ocasión.

Cuando vamos a una cita de este tipo siempre tenemos mucho que contar pero tan importante como el qué es el cómo. Os dejo una serie de consejos que en mi caso me han sido de bastante utilidad.

hablar en público

Llegó el momento y hay que hablar en público y eso que parece muy sencillo es, para muchos, algo equiparable a la visita al dentista o (en ellas) a abrirse de piernas en el potro del ginecólogo. ¡Que no panda el cúnico! Como para todo en esta vida, también hay trucos y atajos para hacerlo bien y, al menos, no pasar un mal rato.

Para empezar, y aunque es malo señalar, es de destacar el (pésimo) nivel de la oratoria en nuestro país. Los políticos, los periodistas, los docentes, que son en teoría los que debieran cuidar el verbo y la palabra, son asesinos de las mismas o torturadores en los casos más leves.

Es una utopía contemplar en nuestros colegios asignaturas anglosajonas como el debate y el nivel de la discusión académica en nuestros adolescentes rara vez va más allá del “eh tío, que me rayas!”. Por lo tanto, nada de partir con la desventaja de creer que no vamos a dar la talla. Cualquier frase en la que incluyamos sujeto, verbo y predicado será un 10.  Si además utilizamos el complemento directo, Cicerón llorará de emoción contemplando nuestros progresos. Seguir leyendo “Bazkaria. Consejos de Comunicación”

Gracias a la RENFE, ma non troppo

Lo reconozco, soy un poco malo (pronunciese “malo” con el dedo meñique de la mano izquierda apoyado en la boca). Me fascina viajar en el tren de cercanías de la margen izquierda de Bilbao y contemplar las caras de estupor, incredulidad y sorpresa del personal cuando están hablando y se quedan sin cobertura en sus teléfonos móviles. Este tren tiene, en su trayecto desde la capital hasta Santurtzi,  un trayecto de sombra en todos los móviles de unos siete minutos, pero eso da para hacer un estudio sociológico sobre el enganche que tienen muchos a su telefonino. A la sorpresa suele suceder un periodo de intranquilidad, nerviosismo e incluso, como he contemplado esta misma mañana,  de agresividad. Un tipo al que se le ha cortado la conversación ha comenzado a golpear su móvil contra la barra del metal y yo, pensaba, ¡qué culpa tendrá el pobre bicho, no la pagues con la maquinita, pobrecilla!.

Una imagen del gran ilustrador Ron Cobb. Y ahora dónde enchufo la tele...

Cuando el tren abandona los túneles y aparece en la estación de Olabeaga casi se puede escuchar un suspiro colectivo de alivio y de inmediato se suceden las llamadas. Y es que, no es que me importe que me chillen a la oreja, pero si por lo menos se escuchara algo trascendente. Pero, como todo el mudo sabe, las conversaciones del móvil generalmente tratan sobre asuntos tan importantes como qué comida le espera al que interroga o que se hizo el pasado fin de semana. ¡Ah! y un clásico; las conversaciones en las que invariablemente se pone a parir a alguien.  No es que pretenda que el tren de la margen izquierda se discuta  sobre  la naturaleza de la angustia existencial en la obra de Kierkegaard, pero en muchos casos a estas conversaciones estaría muy bien aplicarlas  esa bella frase de que, “si lo que tienes que decir no es más bello que el silencio,  cállate la boca”.

Y hablando de silencio, en los trenes de cercanías me siento en ocasiones como el personaje de Álex en la “Naranja mecánica” cuando es torturado con música de su amado Beethoven. Me encanta Mozart pero si me ponen una vez  mas alguno de sus cuartetos de cuerda voy a acabar odiando al autor y por extensión a toda la música  barroca.

¿Qué fue de su agria polémica con Iñaki Gabilondo?

Acabo de regresar de asistir a un Curso de Verano de la Universidad del País Vasco en colaboración con la Fundación Fernando Buesa Fundazioa titulado “La promoción de los Valores democráticos en los Medios de Comunicación”. Han sido unos días repletos de informaciones y reflexiones interesantes pero, por encima de todas, me quedo con las palabras del maestro de periodistas Iñaki Gabilondo con el que tuve la suerte de compartir una hora y pico impagable. Iñaki Gabilondo además de ser una referencia profesional es una referencia ética. Su tono es el de una persona preocupada por la deriva moral de nuestra sociedad y como tal y con el grado de enfado necesario enfocó su conferencia.  Como decía el humorista Arangüena no existió una agria polémica con Iñaki Gabilondo pero si una serie de “verdades del barquero” que no puedo por menos que compartir.

Photo of the Spanish journalista Iñaki Gabilon...
Photo of the Spanish journalista Iñaki Gabilondo for the magazine Jot Down. (Photo credit: Wikipedia)

Las frases destacadas:

No acepto el caso habitual de algunos medios que dicen “voy a llegar hasta donde la raya de la Ley me dice que pare”.

El territorio de la civilidad que se supone que es un territorio compartido no se puede destruir en nombre de la libertad de expresión.

La política se está convirtiendo en una encarnizada lucha por el poder y el 95% de las ocupaciones de los partidos están dedicada a lograr el poder.

Esta es una sociedad brutalmente competitiva, es la sociedad de lo quiero todo y lo quiero ya y sin esfuerzo. Y esos contravalores democráticos nos los están vendiendo los Medios de comunicación.

La entronización del mensaje del que “sólo importa el éxito” y de que el éxito es sencillo” es  dinamita para la democracia. La gente que trabaja por poco dinero en trabajos honrados y ve a la gente encumbrada y enriquecida a todas horas horas, es un mensaje brutal y demoledor.

Obligaciones del periodista:

– Hablar y escribir correctamente su idioma.

– Saber discrepar y ser duro con la crítica pero sin perder el respeto.

– Los medios y los periodistas que sólo saben preferir odiando al no preferido transmiten un mensaje terrible .

– El modo de decir es tan importante como el mensaje.

El otro es un ser invisible y si no está, ¿dónde quedan sus derechos?

Estamos en un movimiento pendular después de la dictadura. Los valores democráticos como la disciplina, el respeto a la autoridad, la autoridad se nos han ido por el sumidero.

Hay que comunicar desde el respeto a los demás, sin hostilidad, la libertad de expresión ha costado muchos esfuerzos y muchas vidas para que ahor la empleemos como coartada para enseñar a una famosa sin ropa interior (ej: el caso Marta Chávarri).

Escribir blogs es bueno para la salud

Norman RockwellLa automedicación puede ser una de las razones de que la blogosfera haya triunfado. Los científicos (y los escritores) conocen , desde hace mucho tiempo, los beneficios terapéuticos de escribir sobre experiencias personales, pensamientos y sentimientos.

Pero además de servir como un calmante del estrés, la escritura expresiva produce muchos beneficios fisiológicos. Las investigaciones demuestran que mejora la memoria y el sueño, estimula la actividad celular inmune y reduce la carga viral en pacientes con SIDA. También incrementa la velocidad de curación del cuerpo después de una cirugía. Un estudio realizado en el campo de la Oncología muestra informes sobre pacientes con cáncer que realizaron ejercicios de escritura expresiva justo antes del tratamiento contra el cáncer, y que se sentían notablemente mejor, mental y físicamente, en comparación con los pacientes que no lo hicieron.

Los científicos esperan explorar las bases neurológicas que están en juego, sobre todo teniendo en cuenta la explosión de los blogs. Según Alice Flaherty, una neurocientífica de la Universidad de Harvard y del Massachusetts General Hospital, la teoría del placebo para el dolor es una ventana a través de la cual ver a los blogs. Como criaturas sociales, los seres humanos tienen una gama comportamientos relacionados con el dolor, como es la queja, que actúan como un “placebo para obtener satisfaccion”, dice Flaherty. Bloguear acerca de las experiencias estresantes pueden funcionar de manera similar.Flaherty, que ha estudiado sindromes como el de la hipergrafía (un incontrolable deseo de escribir) y el bloqueo del escritor (esa falta de inspiración momentanea que inhabilta a un escritor para continuar su tarea), también observa modelos de ciertas enfermedades para explicar el sistema mental que implica a los blogueros. Por ejemplo, las personas con manías suelen hablar demasiado. “Creemos que hay algo en el sistema límbico que está impulsando su deseo de comunicarse”, explica Flaherty. Ubicado principalmente en el cerebro medio, el sistema límbico controla nuestros procesos, ya sean relacionados con la alimentación, el sexo, el apetito, o la resolución de problemas. “Se sabe qé mecanismos están involucrados [en el proceso de hacer blogs], porque una gran cantidad de personas los escriben de una forma compulsiva”, dice Flaherty . Además, los blogs podrían dar lugar a la liberación de dopamina, en un proceso similar al que procan los estimulantes como la música, correr o disfrutar de obras de arte. Seguir leyendo “Escribir blogs es bueno para la salud”

Contar verdades

Hola Dicky. Soy tu futura sobri política (de Llodio) ¿sabes no?. Bueno me gustaría poder leer en tu blog algo relacionado con las diversas formas de comunicación del ser humano, ¿sería posible?.  Vamos algo semejante a la cuestión a la cual hiciste referencia en tu artículo “El poder del voto”, en el cual argumentabas que al haber nacido y vivido siempre con democracia, algunos jóvenes no la valoraban. Pues la razón sencillamente es la siguiente; un profesor y director del centro de daño cerebral del Hospital Aita Menni en Indautxu, me ha dado la oportunidad de dar una clase en la uni haciendo una exposición del caso de un paciente que pude tratar durante mi periodo de prácticas. El paciente  de unos 40 años aproximadamente sufrió un infarto cerebral, ahora un año después a pesar de los numerosos problemas que tiene relacionados con el habla,la comprensión global de su mensaje se capta (cogiéndole el truquillo). Me gustaría poder conocer algo sobre el tema de la comunicación para posibles preguntas que me puedan hacer durante la clase, porque al ser del itinerario de neuro la logopedia me queda muy lejos. 

Hola Esti;

Respecto al tema que me planteas es una cuestión tan general que sería necesario hablar del temario  la carrera de CC de la Información para poder contestarte de una forma global.Aun así este temario sería claramente insuficiente y nos tendríamos que meter en cuestiones como la biología, las matemáticas y un largo etcétera de especialidades.

Me parece que este asunto se puede abordar desde la vía de la neurociencia o la de la filosofía o simplemente la de la teoría de la información.  Desde la vía de la neurociencia hay un autor que es Oliver Sacks que ha escrito muchos libros sobre los problemas de construir un mensaje en las personas con desarreglos  psicológicos o neuronales. Te recomiendo, si lo encuentras en una biblioteca el libro “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero”.

Desde el punto de la filosofía hay una teoría muy interesante sobre nuestra dificultad de representar el mundo exterior. Platón explica en el mito de la caverna lo difícil que es para el ser humano llegar al conocimiento y una vez conseguido lo complicado que es representarlo, articular un mensaje para transmitir ese conocimiento.

Desde la visión de la teoría de la información  citaré una de las teorías más conocidas, la que articuló Marshall Mac Luhan cuando dijo aquello que el Medio es el Mensaje. ¿Qué significa esto? cito:

“Así como el medio es entendido como una extensión del cuerpo humano, el mensaje no podría reducirse entonces simplemente a «contenido» o «información», porque de esta forma excluiríamos algunas de las características más importantes de los medios: su poder para modificar el curso y el funcionamiento de las relaciones y las actividades humanas.

En esta línea, McLuhan definirá el «mensaje» de un medio como todo cambio de escala, ritmo o pautas que ese medio provoque en las sociedades o culturas. De esta forma, el ‘contenido’ se convierte en una ilusión, en el sentido de que éste se encuentra enmascarado por la intervención del medio (la mediatización).

Medio y mensaje funcionan en pareja puesto que uno puede contener a otro: el telégrafo contiene a la palabra impresa, que contiene a su vez a la escritura, que contiene al discurso… y así, por lo que el contenido se convierte en el mensaje del medio continente.”

Lo que llevado al caso que expones supone que un paciente con la capacidad disminuida por un problema neurológico transforma el mensaje por el medio (su cuerpo discapacitado) a la hora de expresarlo.

Y por último, otra cita de otro libro: Transito de Connie Willis sobre la dificultad de comunicar mensajes y sobre la imposibilidad del ser humano de conocer una realidad objetiva.

Pienso, luego soy, decía Descartes. Somos seres humanos porque reflexionamos sobre la realidad que nos rodea y tratamos de transmitir a otros seres humanos esa realidad subjetiva que pensamos. Lo que, llevado al caso que te ocupa hace que nos planteemos nuestra propia esencia como seres humanos.

En fin como siempre, una respuesta que deja más dudas que las que soluciona.

Errores de comunicacion: la excusa no pedida

El hecho: una menor es agredida de forma violenta en la localidad vizcaína de Ermua por un grupo de jóvenes. Varios adolescentes le golpearon con una barra de hierro, le quemaron el pelo y le arrollaron con una moto, ante la mirada indiferente de varios testigos.

La nota de prensa: El departamento de Educación de Gobierno Vasco difunde ayer un comunicado de prensa después de que se varios medios publicaran informaciones sobre la agresión. En esa nota de prensa se indicaba que la principal presunta agresora sufría “serios desajustes familiares”, mientras que la agredida -de la que se daban sus iniciales- tenía “una relación conflictiva” con el resto de alumnos.

El porqué de la nota: resulta complicado imaginar el proceso mental de los periodistas que han redactado esa nota. En primer lugar, la información que trasladan suena a una excusa no pedida. Todos sabemos, y ya lo decían en la Roma clásica que “excusatio non petita, acusatio manifesta” , que “el que se excusa se acusa”. Y además auto-excusarse por el hecho puntual de que, dentro de un sistema educativo, se den casos de agresiones, echando la culpa a las circunstancias personales de ofensores y ofendidos es además de feo, sospechoso.

¿No sería más sencillo y elegante trasladar a la sociedad y a los medios una petición de respeto a los implicados además de anunciar una investigación sobre lo sucedido? Una nota de prensa acusatoria, digámoslo de manera clara, es comparable a las maniobras de los estudiantes que, para justificar su suspenso, se chivan del resto de la clase.

La reacción: la lógica dice que es posible que la reacción de los allegados de esos menores con “serios desajustes familiares” sea la de un sano cabreo. Podrían pensar: “una parte de la culpa de que mi hija se pelee y agreda estará en mi casa pero también otra parte de la responsabilidad sera de los señores de ese Departamento que tan alegremente me acusan”.

Donde dije digo: así que el departamento de Educación, Universidades e Investigación asegura hoy en otra nota de prensa, que el objetivo de la información emitida era el de “no aumentar la alarma social” que estaba generando el hecho. Asimismo se insiste en que tampoco existió desde este departamento voluntad de “manifestar una falta de sensibilidad hacia las menores involucradas en el grave suceso, ni hacia sus familias”. “Pero si así pudiera haber resultado, no tenemos reparo alguno en pedir disculpas por ello”, matiza la nota de prensa.

Rectificar es de sabios: y comerse un error con “patatinas” también. La comunicación de crisis señala que la peor política es callarse cuando esta ocurre. Pero los manuales dicen que tampoco hay que contar todo con pelos y señales. Hasta llegar a ese punto, se podía haber pensado en el derecho a la intimidad de los implicados, desde ahora señalados como aprendices de delincuentes por aquellos que son los responsables de su educación. Y sobre todo pensar que por perfecta que creamos a nuestra organización, parte de la culpa no será siempre del empedrado de la calle, sino de nosotros mismos.

Por cierto, mando desde aquí un saludo al maestro de periodistas, el gran Julen Sordo. Con él de jefe de comunicación estas cosas, seguro, que no pasaban.

Siete razones por las que no me gustan los blogs

Gorka Bravo y Ursula AndressNo me gusta el blog porque para seguir el mainstream bloguero tengo que acortar mis artículos y mi cuerpo de periodista me pide poner más información, videos, apabullar con detalles y bibliografía. Es como cuando me pedían en la redacción  400 palabras para contar una noticia, pero en cotidiano.

No me gusta la sensación de que, cuando me ocurren cosas, tengo que ponerlas en el blog. Uno también tiene vida y no sólo hay que vivir en el ciberespacio. El blog puede ser, como decía Heinlein, una cruel amante.

No me gusta el que  a veces, en  las charlas con mis amigos hable de mis otros amigos, los que conozco a través del éter, pensando que forman parte de la cuadrilla y me miren como a un marciano.

No me gusta tener que guardarme información porque no sería conveniente para mis  interereses profesionales, o para mi trayectoria, etc. Os aseguro que a veces me encantaría abrir otro blog sólo para contar los confidenciales que me llegan (y quizás ya lo haya hecho…)

No me gusta hacer un blog porque todo lo que se hace en esta vida con pasión requiere compromiso y, en ocasiones el tiempo es limitado.

No me gusta hacer un blog porque soy un perfeccionista hasta la manía  y sufro cuando no puedo hacerlo todo lo bien que quisiera.

No me gustan los blogs cuando me sale la vena pesimista y pienso que la mayor parte de lo que escribimos es sólo ruido en el sentido que MacLuhan describió al exceso de información.

Por cierto, hoy este blog, cumple un año exactamente  en este formato.

Antes, mucho tiempo,  fue otra cosa, diferente, que se metamorfoseó en una bitácora y así vamos pasando los días. Gracias a todos los que habéis visitado esta casa virtual.

Añadido posterior: como las casualidades a veces ocurren, he recordado que hoy también es el cumpleaños de mi compañero y, sin embargo, amigo, Gorka Bravo. En ocasiones anteriores ya le he elogiado por su trabajo así que hoy me limito a felicitarle y a poner una foto suya corriendo raudo para enfrentarse, en buena compañía, al próximo “Día sin Coches”

La sentencia del 11-m y la comunicación

Juez Gomez Bermudezposts relacionados:
La intimidad de Laura Vega
El infierno de la Prensa y el 11-M

Hoy por fin se han conocido las sentencias del 11-M. Fuertes penas de prisión para los principales acusados y duras críticas del juez Gómez Bermúdez a los abogados que defendieron la “teoría de conspiración”. Respecto a este tema, conviene recuperar algunas reflexiones que hiciera el sociólogo Luis Arroyo el pasado mes de junio en un artículo publicado en EL PAÍS. Para este profesional, autor del libro “Los cien errores de la comunicación de las organizaciones” algunas de las estrategias de comunicación que el gobierno de Aznar promovió en los días siguientes al atentado fueron las causantes de la perdida de poder y de mucha de la crispación que luego se produjo.

El artículo se titula “¿Quién les dijo que si era ETA ganaban?” y en el se habla de la comunicación de crisis, un aspecto insoslayable en las organizaciones publicas y en las empresas, pero que por nuestro carácter latino siempre es desplazado en el escalafón de prioridades. Hay que recordar que siempre la peor de las estrategias, cuando existe una crisis, es negar la mayor o, como en este caso, desplazar las culpas y/o mentir. Los atentados más brutales de España, fueron tumba política para algunos y, con una mejor comunicación, algunos acontecimientos probablemente hubiesen dado un giro radical en nuestra historia.
Seguir leyendo “La sentencia del 11-m y la comunicación”

Héctor Alterio: “La poesía es una ventana”

Un poco de poesía siempre es un buen remedio para compensar tanta insensatez y estulticia.  La poesía es una ventana pero “que no se entere la policía porque podrían cerrarme la ventana”.

Este es un fragmento del recital “Como hace 3.000 años…” que ofreció Hector Alterio en la Biblioteca bilbaina de Bidebarrieta el pasado jueves, 18 de octubre, enmarcado dentro de los actos programados en Semana de la Poesía de Bilbao, Alterio interpretó poemas de León Felipe, Antonio Esteban Agüero y Pablo Neruda acompañado a la guitarra por José Luis Merlín. También, y en reconocimiento a la Semana de la Poesía, interpretó  poemas de Blas de Otero y Gabriel Aresti. Seguir leyendo “Héctor Alterio: “La poesía es una ventana””

Tres consejos para ser buen blogger

san pedro regaladoMe pone en un aprieto Galder al pedirme que le cuente cuáles son mis tres consejos para ser buen blogger.

Primero debiera hacer una reflexión: ¿qué es ser buen blogger?. Para mi un buen blogger y, ya que tengo el ejemplo a mano, es gente como el propio Galder, o cómo Marta Sepúlveda, o cómo Bocadorada. (Los no citados ya sabéis que también estáis en mi blogroll, pero el espacio es limitado). Estos brillantes seres humanos escriben sobre lo que saben, comparten generosamente sus conocimientos y, además, comunican sus ideas de manera atractiva y amena. El éxito, la fama, los ingresos de Adsense o el salir en el ciberp@is no creo que sean indicadores de que seas bueno. Dicho esto, y admitiendo que yo no estoy dentro de el selecto grupo, daré unos consejos. Si me los aplico quizás algún día llegue a ser un buen blogger.

Escribir bien ¿Qué considero escribir bien? No hay que ser un profesional del periodismo o escritura para escribir bien. De hecho, conozco a decenas de periodistas y escritores que escriben fatal. ¡A algunos hasta les pagan por hacerlo! Escribir bien es lograr que tu mensaje sea comprendido pero que también consiga sus objetivos. Puede que comuniques algo correctamente pero, a la vez, puede ser un ladrillo que aburra a las ovejas. Siempre hago hincapié en los cursos de comunicación que he impartido en las tres reglas: sencillez, claridad, concisión. Si quieres contar algo y no sabes cómo hacerlo y necesitas que se te entienda hazlo como Hemingway. Este señor ganó un premio NObel utilizando construcciones sujeto-verbo-predicado:

” Paul Smith comía macarrones. La noche era oscura. Un ruido se escuchó. Un hombre abrió la puerta. Un disparo sonó. Paul se desplomó sobre el plato. Su sangre se mezcló con el rojo del tomate”.

Lo que nunca, inoiz, never, rian se debe hacer es utilizar recursos estilísticos o expresiones que no estén a nuestro alcance. Eso que se llama registro idiomático y que evitará que seamos incluidos en HOYGAN la academia del español ofuscado.

Pasión. Como todos los aspectos de la vida pon pasión en tu actividad como blogger. No hagas de la misma una rutina. Habla de lo que te importa y cuando lo hagas, transmite que te gusta lo que haces. Una precisión; ser apasionado no significa ser un troll. Evita eso, que está muy feo.

Originalidad. Trata de encontrar nuevos temas de los que hablar o intenta buscar para los temas de los que todo el mundo habla un nuevo punto de vista. Aporta soluciones, contribuye al conocimiento común y hazlo de tal manera que la gente que te ha leído se marche de tu bitácora con la sensación de no haber perdido el tiempo.

Pues eso.