Walter Mitty y los opinatrices

Lo dije en twitter pero como allí hay poco espacio lo repito aquí. Me ha gustado mucho “La La Vida Secreta de Walter Mitty“.

Es una película optimista que habla del periodismo, de la pasión por el trabajo bien hecho y de las carreras profesionales largas, construidas con esfuerzo y tesón,  frente a los arribistas tiempos actuales en los que cualquiera puede presumir de experto en algo con sólo un cursillo.

Es un film sobre tomar riesgos y cómo esos riesgos afectan a nuestra vida.

Su factura es impecable, las interpretaciones competentes.

Su banda sonora con temas de Jose Gonzalez y el fantástico “Dirty Paws” del Grupo Of Monster and Men ya están instalados en mi cabeza.

Con una versión del Space Oddity de Bowie interpretada por una de las mejores actrices de su generación: Kristen Wiig. Si no la conocen recuperen algunas de sus interpretaciones en Saturday Night Live.

La versión que interpretó Danny Kaye fue una de las películas favoritas de mi infancia y fui al cine pensado que la nueva versión  me iba a defraudar.

No ha ido así. Todo contrario.

Y no entiendo, por mucho que lo intento,  la crítica que hace un tal Eguren escribe para  los medios de Vocento,  la llama película “anodina y rutinaria” y luego se despacha a gusto. Eso me lleva a pensar en la famosa frase de “las opiniones son como el culo, todo el mundo tiene una”. Pero me lo pienso un poco más y veo en su estilo mucho “boyerismo”, es decir un intento de  epatar sin argumentar y sin profundidad intelectual en lo escrito. En la ecuación del trabajo crítico creo que además de ser buen profesional, de ser buen periodista también debiera estar incluido, de propina,  ser buena persona. Pero en los tiempos que corren eso es, en muchos casos, pedir demasiado.

anton_ego_motivation_by_keep_me_posted-d4t0y6v

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A algunos críticos, y sobre todo a algunos de los tertulianos que rellenan espacio de radio y televisión  les llamo opinatrices, una mezcla de opinadores y meretrices. Y creo que sería oportuno que los críticos (porque, en determinada medida, yo también lo soy) fuéramos criticados, pero eso sí, fabricando con rigor la opinión y explicando las razones.

Y ahora, si le apetece,  critique usted. 

Mr. Nobody

Mr Nobody está en su lecho de muerte. Es muy, muy viejo y es una rareza. Será la última persona que muera en un mundo en el que todos los seres humanos son  inmortales. Su mente trata de recordar su pasado pero es complicado. Su memoria es frágil, está perdiendo el sentido de la realidad y ya no distingue lo real de lo inventado. Imagina cómo hubiera sido su vida si hubiera tomado decisiones diferentes. Se imagina feliz con otra mujer, se ve desgraciado, se intuye con malas compañías, se adivina con hijos y sin ellos. Es una película de posibilidades desperdiciadas, de realidades inventadas y en la que el destino está fabricado por nuestra determinación y también por el azar. Mr Nobody va a dejar de ser y no sabe si ha sido lo que piensa que ha sido, o si esas existencias posibles simplemente no fueron.

Nos inventamos vidas y cuanto más larga es nuestra trayectoria más tratamos de idealizar esos momentos del pasado. Somos autoindulgentes con nuestros errores pasados y muchas veces ni siquiera admitimos como reales las pertinaces realidades.

Mr. Nobody
Mr. Nobody

En un juego de PC del siglo pasado, llamado Heart of China, se podían tomar diferentes decisiones pero, cuando nuestra opción era relevante, aparecía un señalador de caminos que te indicaba que la senda que ibas a tomar era un camino de ida y no de  vuelta.

En nuestra vida hay múltiples decisiones que tomamos cada día. Si hemos de hacer caso a las más alocadas teorías científicas cada una de esas elecciones provocan un universo diferente en el que nuestros otros yoes, los que hemos generado simplemente al elegir otra marca de champú , tendrán una vida independiente. (Reconozco que me encanta usar el plural de yo, es tan poco habitual que merece la pena ser rescatado: yoes, yoes, yoes, yoes…).

En Beautiful Girls de Ted Demme,  hay un diálogo en una cabaña situada sobre un lago helado en el que la mujer, objeto de deseo, le dice a aquel que la desea que, muchos otros también se preguntan porqué él tienen la suerte de ser el compañero de otra mujer, la suya. Todo eso para enseñar(nos) que nuestras suertes son envidiadas por otros. Pese a que, en ocasiones, no nos sintamos afortunados.

Y en esa gran obra maestra de la filosofía moderna que es Babylon hay una frase que remata lo que muchos piensan y pocos se atreven a decir: “La vida es una mierda y luego te mueres.” O no.

La desgracia de la Mujer Guapa

Lo reconozco, me intimidan las mujeres guapas. A los hombres guapos directamente los odio o trato de ignorarlos. Pero esto es un complejo  del que hablaré con el sicoterapeuta y que no viene al caso de este post. Una mujer guapa es muy difícil de gestionar. Te hacen sentir invisible, transparente o, directamente, con todas tus vergüenzas al aire. Me refiero, naturalmente,  a las vergüenzas psicológicas. Me veo en el pasado, en el presente y en el futuro intentando normalizar el contacto con las mujeres guapas y fracasando, que es gerundio.

El caso extremo, verbi gratia, tuvo su cima en el festival de cine de San Sebastián,  cuando al quedarme a solas en un salón del Maria Cristina con Lauren Bacall directamente perdí palabra y casi me desmayo intentando farfullar tres frases en inglés.  La mirada de sorna que me dedicó la protagonista de “Tener o no tener” la llevaré grabada a fuego durante el resto de mi vida.  Los hombres no sabemos como comportarnos con ese tipo de mujeres y así nos va. Nuestro limitado repertorio va desde el gruñido gutural, al servilismo o al ridículo. La peor de las enfermedades en las que se puede caer un hombre en una relación con la mujer guapa  es el pagafantismo.

Por eso creo, hay  muchos que se van  al extremo opuesto y directamente ignoran a esas mujeres. Porque parten de la base de que nunca estarán a la altura. Y eso es una desgracia para la mujer guapa.

Ellas piensan en su belleza como ventaja pero, amigas, siempre será una desgracia. Están  condenadas a un desolador mundo de hombres patéticos, balbuceantes, sobreactuados o directamente gilipollas.   No se preocupen, hay esperanza. Las mujeres  con la edad maduran y se hacen más sabias y sensatas.  Los hombres con los años se infantilizan y cada vez se compran juguetes más caros.  El cambio social y de roles permitirá a la mujer descartar a esos hombres y directamente acudir al género no manoseado. Si usted es una mujer guapa no lo dude, rompa la brecha generacional  y busque a los jovencitos.  A los hombres  les lleva toda la vida funcionando esa  misma táctica.

ps

hoy es 2 de marzo, pues eso, zorionak

Avatar y el Fumar

No me ha gustado nada Avatar de James Cameron. No es una postura snob, os lo aseguro. Se que es una película que ha encantado a la mayoría y por eso he hecho un esfuerzo: me la he visto dos veces. Quería descartar que en el primer visionado hubiera estado influenciado por mi estado de ánimo o que quizás,  el dolor de cabeza que me dieron las gafas de marras  me hubiera impedido disfrutar de la peli. Y sigo en mis trece, no me ha gustado, ni en 3D ni en 2D. Me parece una película mentirosa, un canto al cinismo, un pastel y un engaño.

Podría enumerar miles de argumentos pero en el terreno de las emociones todos tenemos razón y razones:  los  repugnantes humanos a los que nos ha disgustado   y los élficos e inefables  na’vi a los  que les parece una obra maestra avant-garde.

Pero en lo que no hay discusión posible es en el tema de los cigarrillos que se fuma el personaje de la doctora.  Eso, amigos, es  publicidad subliminal pura y dura.

No soy ningún moralista y creo que  es lógico que,  si una película está rodada en un garito o en los años setenta en un transporte público, o  por ejemplo,  en un frontón de pelota vasca,  los personajes fumen como carreteros.  Pero pese a los intentos de Cameron de justificar esos cigarrillos,  no me cuela.   Este asunto me recuerda casi al pie de la letra un diálogo de la película “Gracias por fumar”. En este film,  el lobby de presión de las tabaqueras intentaban llegar a un acuerdo para introducir cigarrillos en películas de gran presupuesto. En una conversación con los productores la gente del lobby inistía en que fumaran los protagonistas de una historia que se desarrollaba en una estación espacial.  El cineasta les replicaba horrorizado:  “pero es un lugar con una atmosfera de oxigeno puro, si encienden un cigarrillo arderá toda la nave”. Suponiendo que,  aunque en Avatar no se encuentren en una estancia de esas características, el hecho de que  en  los laboratorios  se tenga que generar una atmósfera artificial, en un planeta hostil para los pulmones humanos,  imposilita el capricho fumador de la doctora.  Así que, entre col y col new age, la lechuga del cáncer de pulmón para todos los públicos.

Frase del guión de “Gracias por fumar”: ”debemos cambiar los hábitos de los americanos, en estos tiempos sólo fuman tabaco los psicópatas y los europeos”).

Hacia Rutas Salvajes, Into the Wild

Si buscáis en Google críticas sobre la película “Hacia rutas salvajes” Into the Wild probablemente hallaréis decenas de ellas que la califican de pestiño, película fallida o aburrida. La dirigió Sean Penn en 2007 y está basada en en el libro que escribiera John Krauker sobre   Christopher McCandless un chaval recién licenciado que, decepcionando los  planes que sus absorbentes padres tenían sobre él, decidió  abandonar su vida en la civilización . Chris  se cambió de nombre por el de Alexander Supertramp, dejó sus posesiones y  regaló  sus 24.000 dólares de ahorros a la caridad para poner rumbo a la salvaje Alaska.

En el viaje encontró  aventuras, experiencia,  gente,  amor, el cariño que no tuvo de sus padres y finalmente la muerte.

chris mccandless, su última foto en ela autobús mágico
chris mccandless, su última foto en el autobús mágico

Los que han visto la película no entienden ese afán de irse hacia lo salvaje,  de abandonar la civilización. Es opinión unánime de que su  aventura no es mas que una locura. Que,   quien se enfrenta a la naturaleza en solitario y sin las armas de la civilización,  corre el peligro de no regresar.

Veo,  en esa decisión el acto supremo de  autonomía. En su vagar, en sus errores y en la dicha que encuentra en los amaneceres y el frío veo un reflejo del mejor libro sobre acercamiento a la naturaleza, el que  escribiera Henry David Thoreau, “Walden”, en el que se recogen frases tan bellas como  esta:  “La mayor parte de los hombres, incluso en este país relativamente libre, se afanan tanto  en innecesarios artificios y labores absurdamente mediocres, que no les queda tiempo para recoger los mejores frutos de la vida.”

En Euskadi hay una afición montañera pero alineada muy en nuestra linea de  lo gregario. Como los coros o las sociedades gastronómicas.  En cualquier club de montaña se nos   avisa de lo  peligroso que es entrar en la montaña sin  compañía pero, pese al riesgo asumido,  no pienso prescindir de ese placer solitario, quizás egoísta.  Plantar la tienda bajo un  risco, caminar en una senda embarrada, crestear un pico y simplemente oír el silencio.

Le entiendo a Thoreau, no me parece absurdo  el destino de Alex Supertramp. En ocasiones es necesario caminar hacia rutas salvajes. Allá vamos…

La colina de Watership


Cuando eres un conejo sólo eres presa. Tratarás de llegar a la Colina de Watership pero habrá mas de mil predadores deseando tu muerte. Por debajo de tu lugar en la cadena trófica sólo estarán los vegetales y las bacterias que descomponen la carroña.

Un conejo tiene que emplearse a fondo para no ser comido y su vida dependerá de su rapidez, de su astucia animal y de la suerte. En definitiva todo lo que haga en su existencia , generalmente breve, tendrá más un componente de fortuna que de decisión autónoma.

¿No os suena esa vida de conejo a otras vidas que muchos llevamos? Somos arrojados a la corriente de la vida, afortunados de vivir en un lugar del mundo no demasiado hostil pero, definitivamente sujeto a los caprichos de predadores que, para nuestras cortas miras, son tan inaprensibles como los zorros o el cazador humano  para los conejos.

Sawyer lee la Colina de Watership en la Isla de Lost
Sawyer lee la Colina de Watership en la Isla de Lost

Cuando creces hay lecturas que se debieran  recuperar. No es lo mismo leer la Colina  de Watership con catorce años que con cuarenta. Y probablemente, y espero contarlo, tampoco será lo mismo hacerlo con setenta años.

La colina de Watership es un libro de conejos que tratan de sobrevivir y en su limitado conocimiento del mundo,  buscan estrategias para encontrar su lugar en la tierra. Puede ser leído como un libro de aventuras, como un libro de aprendizaje, como un relato lleno de amor a la naturaleza o como un Zen del Conejo filosófico.

Sus pequeños cuentos, que unidos dan lugar a la epopeya, son metáforas de las sociedades humanas acomodadas y complacientes con su destino, pero también son relatos de rebeldía utópica y revolucionaria,

Es también una historia de animales que piensan y sienten y actúan de la manera en la  que probablemente actuarán los animales. Que nadie espere a unos conejos humanos. Tienen miedos, tienen una visión limitada de su entorno, sufren y calman sus necesidades con su instinto.

La colina de Watership es ya un relato clásico. Su autor Richard Adams  publicó con mucho esfuerzo una pequeña edición de dos mil ejemplares que casi no se vendieron. Un golpe de suerte hizo de este libro una historia de culto. Por cierto, La colina de Watership es el libro que  obsesiona a Sawyer  durante la primera temporada de Lost y  casi acaba con su vista.

Si todo en esta serie de tv tiene una segunda lectura, Watership tiene dos, tres o varios cientos de interpretaciones. Te sugiero que encuentres la tuya.

Stanley Kubrick

Si el cine es el arte de componer historias que dejen huella,  Kubrick es el maestro.

Recuerdo la sabana africana, unos hombres primitivos disputándose el agua. El hallazgo de la primera herramienta/arma y su ascenso al cielo para en un fundido magistral convertir ese hueso asesino en una nave espacial.

Recuerdo a HAL implorando que no acaben con su vida artificial y entrando en la oscuridad de la muerte,  que es perder memoria y las  esencias del Yo. Y Bowman entra en el monolito y  comienza un viaje sicodélico y me asusta  un grito,  en mitad del cine, dos butacas más adelante,  de un tipo que expresó en voz alta lo que yo también sentía en ese momento: “¡no entiendo nada!.

¿Quién es Espartaco? pregunta el desafiante y victorioso general romano a los esclavos que han perdido la batalla.

-“Yo soy Espartaco!!”

Y aunque haya  perdido la batalla de defender a tres soldados acusados de cobardía ante el enemigo.  el defensor (Espartaco – Douglas) se planta ante el general y chilla “Caballeros del jurado, hay ocasiones en que me siento avergonzado de pertenecer a la raza humana y ésta es una de ellas…”

Porque la guerra amigos es muy dura y aunque el recluta patoso enloqueciera y  se volara  la cabeza en los baños y de paso le pegara un tiro al instructor  sargento de artillería Hartman, esto de Vietnam no va de libertad ni de comunismo:

– “Aclarate las neuronas pardillo. ¿Crees que luchamos por la libertad? Esto es una matanza. Si me van a reventar las pelotas por una palabra. Mi palabra es: PUTADA”.

La libertad es otra cosa. Libertad es saltarse las normas y acabar sin un duro, repudiado y huyendo. Libertad es perder el sentido y pintar de rojo las pequeñas uñas de los dedos de sus pies. Libertad es someterse a sus caprichos de niña y ser su esclavo. Pero es que ella, amigos,  lo merecía: “Lo-li-ta. Luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. La lengua emprende un viaje de tres pasos paladar abajo hasta apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes: Lo. Li. Ta.”

Y suena Handel y su Sarabande, y te encumbras y lo pierdes, y los pífanos marcan el paso de las líneas de granaderos y aunque  te intentes llamar Barry Lyndon no serás más que un patán irlandés y claro, la fortuna te alcanzará  en forma de mala fortuna.

Y salvo el divino Ludwig Van, no hay nada en este mundo que merezca tanto la pena,  “Y nosotros, los jóvenes e inocentes málchicos, no teníamos la culpa de nada. Cierto cierto cierto.”

Heeere’s Johnny!….


filmografía de Stanley Kubrick

Stanley Kubrick (EE.UU.)
Nueva York, 26 de julio de 1928 – Londres, 7 de marzo de 1999

Largometrajes

Como Director

1953 · Fear and Desire ·
Co-Guionista: Stanley Kubrick

1955 · El beso del asesino (Killer’s Kiss) ·
Co-Guionista: Stanley Kubrick

1956 · Atraco Perfecto (The killing) ·
Co-Guionista: Stanley Kubrick

1957 · Senderos de Gloria (Paths of glory) ·
Guión: Stanley Kubrick, Calder Willingham, Jim Thompson

1960 · Espartaco (Spartacus) ·
Guión: Dalton Trumbo

1962 · Lolita (Lolita) ·
Guión: Vladimir Nabokov

1964 · ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú (Dr. Strangeloeve or: How I learned to stop worryng and love the bomb) ·
Guión: Stanley Kubrick, Terry Southern, Peter George

1968 · 2001 una odisea del espacio (2001: A space odissey) ·
Guión: Stanley Kubrick, Arthur C. Clarke

1971 · La naranja mecánica (La naranja mecánica) ·
Guión: Stanley Kubrick basado en la obra de Anthony Burgess

1975 · Barry Lyndon (Barry Lyndon) ·
Guión: Stanley Kubrick

1980 · El resplandor (The shining) ·
Guión: Stanley Kubrick, Arthur C. Clarke

1987 · La chaqueta metálica (Full metal jacket) ·
Guión: Stanley Kubrick, Michael Herr, Gustav Hasford

1997 · Eyes wide shut ·

Cortometrajes

1951 · Day of fight ·

1951 · Flying Padre ·

1953 · The seafarers ·

Para saber más:

Stanley Kubrick: Un director de culto por
Susana Hermoso-Espinosa García

El día de la Marmota

Phil Connors y Rita en el Dia de la Marmota
Phil Connors y Rita en el Día de la Marmota y un ejemplo de dieta saludable

Hoy dos de febrero es el día de la Marmota. Con el tiempo esta expresión se ha incorporado a nuestro imaginario colectivo como sinónimo de una vida repetitiva. Como metáfora de la condena de, cada día, repetir las mismas rutinas, estar enfrentado a trabajos, relaciones o familias que no acaban de llenar las ansias de trascendencia de nuestras vidas.

Estas fechas, lo dicen los sicólogos, son para aquellos que habitamos en el hemisferio norte del globo, las peores. Hemos soportado un largo invierno (en nuestro caso un larguísimo invierno) y nuestro cerebro nos dice que la situación tiende a prolongarse hasta el infinito. Necesitamos luz, necesitamos sol y todo hace pensar que, por lo menos durante otro mes seguiremos sumergidos en la oscuridad.

Por eso, la película que dirigió en 1993 Harold Ramis,  y que aquí se llamó “Atrapado en el Tiempo” nos sirve de ejemplo para confiar en que los “días de la Marmota” acabarán por terminarse  y que, después del Invierno,  llegará la primavera.

En la película,  un atormentado y ególatra “hombre del tiempo” se ve obligado a repetir una y otra vez lo que para él es el sinónimo de día imperfecto. Una jornada con los paletos de Punxsutawney para narrar la salida de Phil la Marmota que predice las semanas que restan de invierno. Phil Connors, el hombre del tiempo es un hombre amargado, mal compañero, peor persona. Una “prima donna” como muchas de las que hemos visto aquellos que hemos trabajado en televisión. En su castigo, que es la repetición de lo que , para él, es un día anodino,  nos encontramos con ecos del Mito de Sísifo. Cuando el periodista se enfrenta a la situación se plantea diversas estrategias. En primer lugar lo ve como una oprtunidad y hace todo lo prohibido y extravagante;  lo que haría, sin duda, cualquier persona amoral  sin miedo al futuro o al castigo. Luego lo ve como una condena:  el aburrimiento, el vacío existencial  y la soledad hacen que intente suicidarse en numerosas ocasiones. Y por fin descubre la oportunidad que hay en su situación ydecide mejorar como persona. Aprende idiomas, piano, escultura, adquiere cultura, se conviere en un doctor autodidacto y, sobre todo gana en comprensión, empatía y humanidad. En esa actitud  encontará la llave para huir de su castigo.

La moraleja de la película es obvia. Cuanto más nos concentramos en ser felices sin contar con los demás,  más pequeño es nuestro mundo. Aunque sea por puro egoísmo debemos plantear nuestra vida como un regalo y un servicio. Porque todo lo demás empobrecerá lo que nos rodea y nos hará, consecuentemente, más infelices.

Acabará el Invierno, no hay duda de ello. Y si no acaba siempre podremos hacer lo que dice un proverbio Maorí: mira al sol y las sombras siempre estarán detrás de ti.

Video viral

Lo reconozco, les estoy haciendo el juego. Para que un vídeo se convierta en un éxito viral tiene  que haber cientos de tipos como yo que lo manden a su lista de correo o que lo publiquen  en sus bitácoras.

Todos conocemos casos de historias absurdas que, sin pretenderlo han sido portada de revistas, artículos de periódicos e incluso han transportado a la fama a personas. Hace mucho tiempo cuando empezaba a escribir en este blog hablé del caso de mi amigo Txemi del Olmo. Txemi trabajaba entonces en la radio (ahora es un reconocido actor de doblaje) y un día, en plan gracioso,  decidió hacer una parodia de los anuncios cutres que tenía que grabar en su emisora. Nació de su imaginación la marca “La Crus del Gorbea” y el resto ya es historia.

Otro éxito viral de características similares ha sido el que ha conseguido Alejandro Fernández, del que tuve  primera noticia en un video que me envío Jonrom desde facebook. Este hombre, conocido Alfcorn se hizo famoso con la broma de Epi y Blas y el Primavera Sound. Luego ha explotado su vis cómica haciendo anuncios entre los que destaco el realizado para la marca de automóviles FIAT. “Hola señor Pollo, Hola sr. Pavo”.

Y por ultimo mi promesa de contribución al éxito viral.

El próximo mes de septiembre, si sobrevivimos a las vacaciones, veremos el estreno de una película que se presume insustancial. No obstante, en la misma se han juntado tres de mis actores favoritos (sólo falta  Philip Seymour Hoffman). La peli, de nombre Trophic Thunder ha comenzado a calentar motores con una campaña pensada en exclusiva para Internet. Los publicistas que para esto de la web no suelen ser nada finos (dan por contado que hay cosas que se compran con dinero o con nombres y eso no suele ser así en lo ciber) han afinado  bastante y han creado un micropelícula que, de salvaje y de acertada con el metalenguaje y los códigos de la red estoy seguro que va a tener éxito. Y si no es así, seguro que os echáis unas risas. ¡vaya pedazo de actores riéndose de si mismos (Downey Jr. y sus problemas con las drogas y la justicia, Jack Black explotando su fama de descerebrado y Ben Stiller de presunto capo enloquecido de la historia).  La película que aquí se subtitulará “Una Guerra muy perra” tiene guión (atención) de Etan Cohen y se centra en la filmación de una película de guerra que, sin saberlo sus protagonistas, acaba con su rodaje incrustado  en un conflicto de verdad.

Lo mejor, seguro, esta promo.

Drenaje, Drenaje!!!

Nunca acabaré de entender la manía aleatoria de los distribuidores de cine de traducir algunas películas y conservar el título original en otras. Cuando todos nos habíamos aprendido que la peli de Bardem se llamaba “No country for old men” van y nos cascan la traducción literal de “No es país para viejos” que suena rara, rara, rara.

Pero para Premio al Traductor del Año nos quedamos con el “Pozos de ambición” con que han coronado a la muy impresionante “There wil be blood”. Y es que la sangre tiene un papel importante en la historia y no respetando en la traducción ese inquietante “habrá…” lo que hacen es cambiar el sentido de toda la película. La sangre en el sentido de violencia, en el aspecto religioso, en su paralelismo con el petróleo que surge de una tierra herida que da y lo quita todo.

No cuento nada nuevo si avanzo que Daniel Day-Lewis hace una interpretación merecedora de Oscar. Por lo que interpreta, excesivo y generoso, y por lo que se guarda, contenido y violento. Es una bomba a punto de estallar que, con sólo su mirada, dice y hace más que muchos actores en toda una carrera.

En nuestros cines nos perdemos su voz original, es imposible hacer justicia con un actor de doblaje a este gran interprete por mucho que se intente, pero nos queda, repito, la mirada y esos grandes diez primeros minutos sin diálogo. Seguir leyendo “Drenaje, Drenaje!!!”

Blasfemando en el vórtice del Universo

Alex de la Iglesia, peazo director de cineDiez razones por las que me gusta Álex de la Iglesia:

1.- Porque es de Bilbao (y de mi quinta)

2.- Porque es brutalmente sincero en su trabajo

3.- Por la chapa promocional que nos regaló de Acción Mutante con el logo del grupo.

4.- Por “Acción Mutante”

5.- Por ser el diretor que realmente descubrió a Javier Bardem en “Perdita Durango”, y para qué vamos a hablar de Rosie Pérez

6.- Por retratar con una precisión quirúrgica a las comunidades de vecinos (y al ser humano) en la Comunidad.

7.- Por tener el cuajo de rodar un spaguetti western crepúscular en Almería en “800 balas”

8.- Por los “Los Crímenes de Oxford” que nos regalará a Leonor Watling en su mejor momento, a un Elijah Wood que es mucho más que Frodo Baggins y por recuperar al maravilloso John Hurt

9.- Porque su próximo proyecto es llevar al cine uno de mis cómics favoritos “La Marca Amarilla” con Kenneth Charles Branagh como prota

10.- Por estar escribiendo el mejor, más realista y surrealista blog basado en el rodaje de una película: “Blasfemando en el vórtice del Universo”

y bonus 11.- (imitando la voz de ‘Alex): “Porque aunque soy gordo y sudo, hago cine nenaaa!!”

ah y se me olvidaba, bonus 12: Porque es la voz del “Socavador” en la película “Los Increíbles”

No robarías un bolso, no robarías un coche…

Hoy se celebra el día de los Santos Inocentes. Normalmente se asocia a bromas, pero de lo que hoy hablo es de una inocentada muy cruel. Para ilustrar esta fecha he elegido una parodia de los anuncios que nos hacen ver cuando alquilamos legalmente un DVD o cuando pagamos religiosamente por ir al cine a ver una película. Los nerds de la fantástica serie británica IT Crowd ven estupefactos las consecuencias de la piratería.

Sin ir tan lejos como en el anuncio, en estas fechas en las que parece que don Vito Corleone se saldrá con la suya y tendremos que tragar con el Canon Digital, no esta de más recordar que esta ley es ilegal y contraria a Derecho. Es el mejor ejemplo de prevaricación ya que prejuzga a todos los usuarios y nos convierte en presuntos culpables al contrario de lo que dice la Constitución. Existen otras vías para que los artistas tengan una retribución justa por su actividad intelectual, el Canon es simplemente un abuso y una actuación equiparable a la de un cartel mafioso.