Bob, ¿quén es Bob?

Hay una anécdota significativa sobre Bob Dylan. Una noche de hace tres años,  una agente de policía de Nueva Jersey recibió una llamada. Un hombre mayor de aspecto excéntrico y conducta sospechosa estaba rondando el vecindario. La policía se acercó y le pidió que se identificara.  “Soy Bob Dylan” dijo Robert. La agente, claro, no le creyó. Es como si un tipo con melenas y túnica respondiera al preguntarle por su afiliación: “Soy Jesucristo”. Bob fue detenido, conducido a la comisaría y allí fue presentado al sargento que concluyó “ese tipo no es Bob Dylan”. Fin de la historia.

Bob Dylan, cumpleaños feliz

Bob Dylan, cumpleaños feliz

Es ilustrativo de su carácter y de su genio. Puedes haber seguido a Robert desde tu más tierna infancia. Puedes haber oído sus discos hasta que el vinilo haya quedado rayado. Puedes haberte armado de paciencia y de diccionarios para descifrar el sentido que esconde en cada una de sus letras y seguirás sin saber quién es Bob y qué te cuenta. A cada uno, al oído, nos ha contado cosas muy diferentes.

Bob es cristiano, es judío. Ha sido folkie, rocker, ha hecho blues, gospel, jazz. La gente que le ha tratado describe a un hombre huraño o a una persona amable. Nadie sabe quién es Bob. Pero nos gusta. Forma parte de las vidas y de la banda sonora de muchos. Es una leyenda y cada día se reinventa y nos sorprende.  Como nosotros. Cada día nuevos, cada día diferentes, buscando la utopía y en ocasiones tocándola con los dedos.  Oliendo el perfume cálido que sale del cuerpo de la que te rodea con sus brazos.   No necesitas más. En ocasiones saber mucho significa saber poco. Ya lo dijo Bob (por cierto, ¿quién es Bob?):

Sometimes it’s not enough to know what things mean, sometimes you have to know what things don’t mean.

Anuncios

4 pensamientos en “Bob, ¿quén es Bob?

  1. NO, precisamente, quería decir lo contrario. Se vé que el teclado me da problemas (de hecho he repetido la opinión por los errores u horrores que habia cometido involuntariamente). NO, creo que no hay “treinta y tantos” Dylans: o “tropocientos” un número en si indeterminado y bestial. Al menos para mi. Salvo que entendamos el “vale todo” que es lo que, precisamente, critico en la anterior opinión. Y es que Dylan, Bob, o Roberto destacó y pasará a la historia por lo hecho en obras como “blonde on blonde” y no por otras aventuras. Y lo peor que les puede suceder a esta gente es dar saltitos en el vacío. Y saltar al vacio en este caso es intentar meterte en terrenos ignotos por el mero hecho (yo diría atrevimiento) de meterte sin dominar el terreno. Es salir “embarrado” ( a sabiendas) o pretender intentar hacer ver a aquellos de los que sabes que SIEMPRE te van a aplaudir a rabiar una inmensa mayoria manipulada o que se deja manipular (porque tu ego asi te lo dicta) que tú dominas todo y “lo tuyo-mío es bueno porque si” nacida esa creencia a la luz que dieron sus verdaderos y genuinos oropeles (nacidos en los “blonde on blnde” por ejemplo).
    Esto le sucede a un tio que es muy bueno en lo suyo, que es genial y que tiene una ristra de aduladores y un ego importante: cree que todo el monte es orégano.la vanidad es un tremendo pecado. No llega a la envidia, pero es producto, en el fondo, de la misma. De ahi la aventuras (fallidas) con lo eléctrico ( se llevó el palo de lo “puristas” de la acústica junto a su armónica) y no digamos ya cuando sus aventuras son el terrenos como el jazz o el gospel. Es como si se le hubiese ocurrido “arrancarse” por “seguidillas” en un momento ¿indeterminado?.
    Charlie Parker, el “creador” del Jazz llamado Moderno ( hay un “antes y despues de”) hizo sendos “Manifiestos” imperecederos que grabó para las casas discográficas Savoy y Dial ( se venden 8 CDs por ahi imprescindibles para entender todo el jazz desde los años 40 hasta hoy), luego alguien y su ego le dijeron que era un cuasi Stravinsky ( al que admiraba y escuchaba, como a Debussy) y se decantó, un día, por meter cuerdas en su música. El producto es de puro consumo. Se oye.Es Parker obviamente. Y tras la escucha, se olvida.
    Menos mal que Parker, un carente de amor y un autodestructivo nato, admiraba la música “country” y la escuchaba en todo momento con una sola finalidad y no llegó a más. Una vez le preguntaron como haciendo la música que hacía SOLO escuchaba “country” en cuanto podía. Su respuesta fué sencilla dada la naturaleza personal del artista: las letras de las desventuras que en esas cancioncitas y la formas expresivas de como se contaban le conmovian profundamente. Solo nos hubiese faltado que con el saxo alto un día el chico de Kansas City se nos hubiese cascado un gorro tejano y con banjos por doquier nos hubiese “deleitado” con un “Crazy” o “I walk the line” junto a kenny Clarke, Bud Powell o Miles Davis en el combo de “country-bop”( ja, ja, ja). Como bien es sabido los mayores asistentes a los conciertos de Parker, por ejemplo en el Minton de N.Y., eran otros músicos que iban a aprender las nuevas armonías y ritmos de este genio. Parker nunca se puso el gorro tejano. Simplemente sabia que era de Kansas City y es lo que habia mamado: a los bluesman de alli, a Lester Young, Mary Lou Williams, Andy Kirk o Count Basie. Le metió cuerdas (“With strings” se llama el invento) por razones comerciales y un ego que por sus carencias afectivas era facil de manipular por los Norman Granz de turno. En Paris le tiraron hasta ramos de flores. Pero Parker es y será, Charles Jr. Parker por lo hecho para la Dial y la Savoy. Exclusivamente.

  2. ESCRITO ANTERIOR CON LA PERTINENTES CORRECCIONES PERSONALES:
    Bueno las pretensiones de Robert o Bob Dylan para, yo diría, intentar ser camaleónico en el ámbito de la música popular son de alto nivel. Esto es, yo diría que Bob Dylan (dejemos a un lado, por manido, la procedencia del nombre artístico) ha intentado de todos lo modos posibles utilizar los más variados estilos musicales, y lo que es peor, pretender dominarlos. Y además algunos/as oyentes hasta se lo creen.
    Mi disco favorito es “Blonde on Blonde”, soy por mi edad de procedencia “rockera” pero ese disco creo es uno de los mejores discos de Dylan. No domino el inglés como para entender esa voz nasal y menos aún lo que dice cuando canta. Debo pues leer la letra después o simultaneamente para saber lo que ha escrito. Otra cosa diferente es, además, proceder a la hermeneútica, para despues intentar “entender” lo que el músico-poeta quiere decir en el real contenido de sus letras. La originalidad de su estructura, sin embargo nos hace o hacia ver que estabamos ante uno de los mejores poetas de habla inglesa del la segunda mitad del siglo XX.
    En los géneros que entra no se porta mal en el rock, pese a loa “alaridos” de los puristas al abandonar el escueto acompañamiento de la guitarra acústica y la armónica. Otra cosa muy diferente son sus pretensiones o, para mi, pretenciosidades en el dominio de ciertos estilos musicales. Porque el individuo en cuestión ha intentado navegar por el jazz o algo parecido, y eso, amigo, son palabras mayores.
    Me considero sin falsas petulancias un buen conocedor de la música de jazz, y mi oído después de muchísimas escuchas esta habituado y “educado” al lenguaje de ese estilo: el jazz. Por todo ello, habiendo oido desde el hot más primitivo hasta las últimas vanguardias del free o new thing y las llamadas fusiones, los intentos de Robert por introducirse en el género, en el jazz, no dejan de ser juegos banales y por supuesto fallidos. Pecado de su pretenciosidad, y porqué no decirlo, ignorancia.
    Alguno puede creer que un mero riff en una guitarra o incluir una sección de viento hace desarrolando una música con unos ciertos toques manidos hace que digamos que tal grupo o individuo hace “jazz” o lo que sea. Esa es una “desgracia” que padece quien es conocedor de un género músical cualquiera y sobre el que, de repente, gente que carece de toda idea o habla de oidas, pretende no solo opinar, que pueden, sino sentar cátedra en lo que dicen o hacen. Este es el caso de Bob cuando se sale a “plantar geranios en un pinar”.
    Partiendo de que lo que conocemos por rock de los sesenta es un mero hijo del jazz, hijo rico por el dinero generado, pero pobre si comparamos ambos géneros y sus lenguajes, Dylan pretende “engañar” intentando entrar en terrenos que le son totalmente ignotos y para cualquier conocedor del jazz, su intromisión es una simpleza o estupidez de alguien que llega al punto de considerar al
    público una masa ignorante a la que se le puede meter de todo, porque esta (y tal vez es cierto) le alabará y seguirá aunque el engañador te lleve a un barranco de cierta profundidad y lo que es peor, nos invita a tirarnos por el mismo sin protección alguna. Solo para el deleíte del que te ha llevado al “huerto”.
    Excelente músico-poeta , el cantante de folk en habla inglesa tal vez más creativo de los últimos 50 años. En ese género no solo lo podemos considerar ( y él mismo tambien) un Maestro, sino que se le puede llamar el Maestro del género.
    Lo demás que hizo, e insisto, sobre todo en sus pretensiones con la música de origen negro (JAZZ, gospel(¿), blues, y a veces hasta el rock que tiene tal origen) no son más que pretenciosidades y cantos cara a la galería. para su propio autobombo. Del cual siempre ha estado muy necesitado. No sabiendo yo muy bien el porqué de esos desvaríos en un tio tan genial.

  3. Bueno las pretensiones de Robert o Bob Dylan para, yo diría, intentar se camaleónico en el ámbito de la música popular son de alto nivel. Esto es, yo diría que Bob Dylan (dejemos a un lado, por manido, la procedencia del nombre artístico) ha intentado de todos lo modos posibles utilizar los más variados estilos musicales, y lo que es peor, pretender dominarlos.
    Mi disco favorito es “Blonde on Blonde”, soy por mi edad de procedencia rockera pero ese creo es uno de los mejores discos de Dylan. No domino el inglés como para entender esa voz nasal y menos aún lo que dice. Otra cosa es, además, proceder a la hermeneútica, para despues intentar “entender” lo que el músico-poeta quiere decir.
    En los géneros que entra no se porta mal en el rock. Otra cosa muy diferente son otras pretensiones o, para mi, pretenciosidades. Porque el individuo en cuestión ha intentado navegar por el jazz, y eso, amigo, son palabras mayores.
    me considero sin petulancias falsas y buen conocedor del jazz, y mi oído después de muchisimas escuchas esta habitaudo al lenguaje de ese estilo: el jazz. Por todo ello, habiendo oido desde el hot más primitivo hasta las últimas vanguardias del free o de la fussion, las posibles pretenciones de Dylan con respecto al jazz no dejan de ser eso, pretensiones. Un mero riff no hace jazz ni nada por el estilo. Pratiendo de que el rock, sobre todo el más cercano a lo que es el rock´n´roll es un mero hijo del jazz, hijo rico por el dinero generado, pero pobre si comparamos ambos géneros y sus lenguajes, Dylan pretende “engañar” intentando entrar en terrenos que le son totalmente ignotos y para cualquier conocedor del jazz, su intrmisión es eso, una intromisión y una simpleza o estupidez de alguien que llega al punto de considerar a el público una masa ignorante que le apludirá haga lo que haga.
    Excelente músico-poeta del cantante de folk creativo, ahi, en ese genero no es solo un Maestro, es el Mestro de la segunda mitad del siglo XX. Lo demás que hizo, e insisto, sobre todo en sus pretensiones con la música de origen negro (JAZZ, gospell, blues, y a veces hasta el rock que tiene tal origen) no son más que pretenciosidades y cantos cara a la galería. para su propio autobombo. Del cual siempre ha estado muy necesitado. No sabiendo yo muy bien el porqué de esos desvaríos en un tio tan genial.

    • Ostras! Gabriel, qué honor y qué placer leer las opiniones que has compartido. Eso me reafirma en mi opinión de que hay tantos Dylans como personas que escuchamos su obra. Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s