Viva la gente!

Me llama una querida amiga. En su día predominó el adjetivo. Hoy nuestra relación es más sustantiva. No se si se me entiende.
Bueno, el caso  es que me llama. Tiene buenas noticias y en estos tiempos yo me alegro. En realidad, como en el chiste, tiene una noticia buena y una mala. La buena, creo,  es que consigue un buen trabajo . La mala es que ha decidido que le ralla mazo la gente. La gente,  así en genérico,  le resulta insoportable y ella, que siempre fue muy de gentes y gentíos está asustada. No le apetece que le pase eso pero no puede evitarlo. Estuvo hace poco en un presunto paraíso vacacional y desde el minuto uno, el del embarque en el avión, comenzó su desfase. La gente en la cola le empujaba, le rozaba le sacudía los tobillos con los maletines rodantes. A pesar de que todos iban a acabar enlatados en el vueling de turno todos trataron de adelantarla en la fila. En el avión la dejaron unos simpáticos jugadores de hockey sin su sitio para el equipaje de mano. Tuvo pacientemente que aguantar en precario equilibrio hasta que todo el mundo se acomodó y al final pudo dejar su exigua maletita en el sitio denominado “a tomar por saco”.

Luego en las vaciones llegó lo que Kurt describió  en el Corazón de las Tinieblas como “el horror”. Bufets abarrotados, malos servicios, intentos de robo y sobre todo ella, que acudía sola al descanso fue apabullada por un sinfín de moscones de esos que piensan que una chica sin pareja y de vacaciones tiene el cartel puesto de “en venta”. Sudores, horrores, ancianos egoístas, tenderos abusones y un largo etcétera.

Y uno que está zen por precisamente lo contrario,  le recomienda que aísle a la gente en individuos. Que piense en la vida triste de todos y cada uno que se le han acercado a su toalla demandando favores inconfesables. Que se ponga en el lugar todos los que se le adelantaron en las filas en esos días y que les vea como personas humanas con sus brillos y sus oscuridades. Que, superponga a esas mezquindades su altura moral. Que piense que al quedar  de tonta ante todos  esos aprovechados, ha servido para levantar transitoriamente algún ego.   Que se lo apunte, en la casilla de actividades filántrópicas y que luego disfrute de la gente, de su gente.

Anuncios

3 pensamientos en “Viva la gente!

  1. yo entindo perfectamente tu amiga. no soporto los mogollones de gente, ni que vayan en masa como los borregos a empujones como si pudieran conseguir algo por ello. me pone de muy mala leche!
    y aunque relativices y hagas respiraciones profundas contando hasta 10, no puedes evitar pensar que le soltarias un guantazo a más de uno/a por ser tan imbécil (me encanta esa palabra!)

    que viva el ascetismo!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s