Deus Irae

Tengo un amigo del que no diré su nombre (sólo que empieza por Per y que acaba por nan) que ha pasado un mal rato esta semana. Desde aquí le mando un abrazo y le animo. Ya que no podemos vernos por agendas apretadas se lo digo vía post: cuídate my friend.

probalemente no hay dios por lo que deja de preocuparte y disfruta de la vidaComo todas las buenas personas ese amigo se subleva y se mosquea cuando le toman el pelo y abusan de sus buena voluntad, de su bonhomía. Como todos los de mi quinta le presumo traumatizado por experiencias religiosas y es que, amigos, la Iglesia que ahora campa es casi una broma para los jóvenes, que se casan por de blanco y con arroz porque es guay y moderno. Pero esa iglesia fue una institución poderosa que moldeó con mano firme nuestras voluntades. No conozco nadie de mi quinta que no acceda, por librepensador y ácrata que se considere, con un sentimiento culposo al sexo. Y eso es culpa de la Iglesia. No conozco a nadie, salvo que sea un vegetal, que no haya ido a un colegio de curas en los siniestros años de la dictadura y que no haya experimentado un sentimiento de vergüenza y asco ante asuntos que debieran pertenecer al libre albedrío y al orden particular de la vida de una persona. Sí es cierto que, como reacción, muchos le estamos agradecidos a esa educación por habernos insertado, ventajas de la contrareacción, un saludable espíritu antisistema y de permanente duda, de rebeldía y de rebote. Pero para ese viaje no se necesitaban unas alforjas tenebrosas.

Ahora estamos en el momento de la verdad. En el que la sociedad será laica o descenderá al abismo de los fundamentalismos más absurdos. Se palpa, se ve. El lobby poderoso de la Iglesia pretende que no se le arrebate el poder del que ha gozado. Un poder que es equivalente a dinero, en contraposición descarada a los preceptos del fundador de la cosa. Ahora tira contra el aborto, y mueve masas. Y se le olvida mencionar que acabar con el aborto no dejará de ser una hipocresía. Que nadie aborta porque quiere y que las hijas de aquellos que protestan contra la ley,  siempre han podido abortar sin problemas en lujosas clínicas del extranjero. Invito a cualquiera que pase, como yo lo hice, una mañana en una clínica en la que se practican abortos para ver cuán terrible es  padecer esa experiencia. Que las mujeres o las (casi) niñas que han tenido que pasar por ese trance sólo desean que aquello nunca les hubiera pasado. Que abortar es cutre y doloroso y que deja una huella terrible. Que nadie lo hace por vicio o degeneración. Y es el asunto de la oposición al aborto implica, salvo en el caso de los engañados y los bienintencionados, un alto grado de  de hipocresía y, eso siempre ha molestado a los que van de cara y a los que, por así hacerlo, se la parten.

Doy gracias por haber asistido a un colegio religioso y a que la mano del cura de turno se deslizara peligrosamente por mi espalda hasta que le interrumpí el viaje de una certera bofetada. Doy gracias por un viaje a Alicante en el que mi aita se enfrentó a un cerril sacerdote que interrumpió el cassete de chistes de Arévalo que sonaba en el autobús  con voz tronante. Doy gracias en fin por las personas y las Instituciones que mantienen en su sitio a los que pretenden uniformizar el pensamiento. Por una sociedad laica,  cada uno en su casa y dios en la del que lo considere oportuno.

Anuncios

7 pensamientos en “Deus Irae

  1. Yo soy de los que opinan que la nueva estrategia de la iglesia es crecer dentro del victimismo. Ahora venden el rollo de que la iglesia es algo alternativo y rebelde porque todo el mundo se meten con ellos: que si el lobby gay, que si al poder no le interesa.

    Prefiero ignorarles a ver si se marchitan ellos sólos, dejándoles hablar se desacreditan sin ayuda de nadie.

  2. La sombra de la Iglesia siempre es más alargada de lo que nos parece, algunos hemos tenido la “suerte” de no estudiar en colegios religiosos como tal, pero viendo a muchos de los que salimos de estas guays ikastolas se puede constatar otro tipo, si no el mismo tipo de “catolicismo”.
    Basta con ver a buena parte de “nuestros” políticos, presentadores de tv,… bueno, basta con mirar a nuestro alrededor.
    ¡Todo el ánimo a Pernan en esta guerra!

  3. Joer, qué mano más larga tiene algunos… En la Iglesia deberían de abolir el voto de castidad. Que (intenten) vivan su sexualidad de una manera “normal” (¿Estoy pidiendo yo normalidad?… vaya) Creo que el voto de castidad es lo que les vuelve locos…

  4. “¡Dios mío!” – o sea, “Glups!” Gracias Dicky! Graciaaaaasss!!!! Yo no fui a colegio de curas, pero vamos, como si hubiera ido por el ambiente en que viví mi infancia-juventud… Estamos a punto de conseguir una escisión en la Iglesia Católica. Habrá una nueva “Iglesia Guay” (bueno, el nombre no creo que sea ése, pero algo así) que se despegará de los Rouco Varelas, Mazingers, etc. La nueva Iglesia Guay no condenará el aborto. Las mujeres celebrarán misas, que serán en círculo y con guitarras eléctricas, y donde todos hablarán, … algo parecido a reuniones de “Alcohólicos anónimos” que a los sermones actuales. Arrodillarse estará mal visto y todos deberán de ir desnudos y habrá café con leche y donuts de sabores para todos! Estoy trabajando en la propuesta…

    • A esa iglesia me apunto ya. Incluyo la claúsula de que sea una Iglesia en la que esté penalizado ser un fiel de la misma. O sea que, cuanto más decreídos más alto se subiría en su escalafón.

      Y si tu eres el sumo sacerdote contemplo la idea de hacerme obispo emérito, por lo menos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s