Cuentos para gente impaciente

gente-impacienteHay libros que te encuentras y libros que te buscan. Hay que libros que recomiendas y otros que casi  no merece la pena ni hablar de ellos. En ocasiones,  ni tan siquiera finalizar su lectura. Hoy hablo de un libro que recomiendo, que me ha buscado y que recomiendo su lectura. Hablo de “Cuentos para gente impaciente”, una colección de relatos cortos editada en Bubok.es y que debe su existencia a Javier de Ríos Briz, conocido por su blog http://www.guiadeconcursos.com/, un sitio en Internet para mantenerse informado de lo que sucede en el mundillo de los certámenes literarios.

Javier nos cuenta en la introducción a sus relatos que “no son excesivamente buenos, ni están pulidos, pero creo sinceramente que son relatos que merecen la pena…”. Empezaré discrepando en el primer punto. Son relatos de juventud, que duda cabe, pero si algo se les puede reprochar a estos relatos es que leyédolos puedes atisbar demasiados retazos de la vida de su autor. En ocasiones, hay  tanto detalle que el lector pudoroso no deja de sentirse un poco incómodo al atisbar las  partes más íntimas de una personalidad.

En cuentos como “Capitán” o “La momia” la anécdota pequeña se tranforma en una mirada inclemente a nuestras debilidades como seres humanos. En muchos de los relatos, los que fuimos niños pequeños asilvestrados en un pueblo, recuperamos ese espacio rural como lugar en la memoria.

Son relatos en los que los niños se muestran como los proyectos de hombres que serán y como el proyecto acabado de seres humanos para el resto de sus vidas. Esos momentos de la infancia, la magdalena proustiana, son importantes en la narrtiva de Javier. Una narrativa trabajada, elegante y llena de compasión. En “la vida sigue, papá” nadie que haya perdido a un ser querido puede permanecer indiferente. Ese relato me trae ecos de otro gran libro sobre la pérdida de la identidad. Somos lo que recordamos, somos la memoria, la angustia y los retazos de nuestra vida que se alejan.

Antes de que llegue “el colchonero lanero” neoliberal y nos cambie nuestras creencias y nuestros valores por unos nuevos, más acordes a estos tiempos fenicios y olvidadizos, no estaría mal acercarse a Bubok y leer estos cuentos pacientes para gente impaciente. Yo al menos, he disfrutado, me he emocionado y en cierta manera me he estremecido. Algo más de lo que este fin de semana ha conseguido hacer el ultimo escritor de moda Stieg Larsson con sus fuegos de artificio literarios.

Anuncios

2 pensamientos en “Cuentos para gente impaciente

  1. Pingback: Primeras reseñas de Cuentos para gente impaciente | La viga en mi ojo

  2. Realmente Dicky te has mojado hasta las cachas en esta reseña, algo que no tiene precio y que te agradezco.

    No hay tanto en estos relatos de mi como pueda parecer en primera instancia, y puede que sí haya cosas de mi que pasan de largo imperceptibles. Me explico, tal y como yo entiendo la literatura la credibilidad está en el detalle más ínfimo, más diminuto, y sobre esa parte “se tiene control” pero puede que el escritor se deje caer algún retazo de su personalidad en otros rincones del relato. Eso, a mi juicio, es inevitable.

    Hay algo que has aprehendido a la perfección: los niños son un reflejo de los hombres que serán y los ancianos el reflejo del hombre que han sido. Todo se reduce a un juego de espejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s